LA MADRE TERESA, EL PEQUEÑO DEMONIO

Alrededor de 100 millones de dólares –cálculo conservador- recogen anualmente desde hace décadas las hermanas de la organización de la Madre Teresa, a Través de sus muchas organizaciones de caridad, además de cantidades inimaginables de donativos en especie. ¿A dónde va y ha ido siempre todo este dinero? … ¿Para los pobres? … ¡Nada! … Todo lo contrario, sus misiones eran verdaderas “casas de la muerte”. Todo ese dinero va directamente al Vaticano.
La orden de la Madre Teresa ha estado desde el principio dedicada a hacer operaciones multimillonarias para el Vaticano en nombre de la caridad. Todo es mentira. La Madre Teresa es un mito, esta mujer fue un pequeño Demonio de la élite. No me vengo enterando ahora que la han santficado, de hecho sé todo eso y más desde que esta mujer vivía y era impensable concebir una sospecha contra ella, la verdad es mucho peor de lo que todos ustedes se puedan imaginar.

.

MÁS SOBRE EL TEMA:

La verdad sobre Teresa de Calcuta: todo menos una santa

Anuncios

8 comentarios en “LA MADRE TERESA, EL PEQUEÑO DEMONIO

  1. Madre Teresa de Calcuta
    La campeona de la codependencia victimaria en el siglo XX y de la ética altruista-victimista de control
    “Es justicia, y no caridad, lo que hace falta en el mundo.” Mary Wollstonecraft.

    Se ha cuestionado usted, ¿Por qué hay tanta propaganda a la caridad en los últimos años?
    ¿Por qué esta propaganda se extiende de forma viral por todos los medios, no sólo a través de la educación y la religión sino como política social? ¿Por qué la “caridad” es la política social universal? ¿Por qué la política social no es simplemente la JUSTICIA? … Responder a esto es responder a la pregunta de por qué la élite inventó el mito de la madre Teresa. Ellos han inventado la caridad para quitarnos la justicia y para “sustituir” a la justicia, porque es lo que más falta en el mundo, porque sin justicia no puede haber un mundo libre.

    Por la misma razón, ellos (la élite Illuminati) inventaron la “ética”, para sustituirnos la conciencia. Ellos específicamente “inventaron” la ética altruista de control, para manipularnos mediante la codependencia victimaria en cadena.
    Ya desde principios del siglo XX (1903) y desde finales del XIX (1897) los judeosionistas masones anunciaron que propagarían por el mundo lo que ellos llamaban la “PUBLICIDAD DEL MARTIRIO” (Protocolos de Sion). Tal importancia daban a esta “publicidad del martirio” que la resaltaba así, con mayúsculas. Y cumplieron con creces su amenaza, inventado el mito de la madre Teresa de Calcuta.

    Por cierto, éste artículo que está usted leyendo es ciencia espiritual avanzada (o demonología). Muchas personas que lean esto no están preparadas para entenderlo, porque lo que digo aquí contradice los fundamentos de su ética, que es la ética de control, la manera en que se les ha enseñado a pensar y actuar, y si alguien cuestiona o contradice esto, se enfurecen; por el contrario, aceptan “sin cuestionarlo” todo lo que les venga de la autoridad oficial y de los medios de desinformación oficial. Esta “incuestionablidad” es la evidencia misma de que las gentes se encuentran bajo control mental. Como se vive bajo el “control mental” como una normalidad a los que logramos escapar a ese control se nos juzga de chiflados.

    Dejar de actuar de manera “victimista” es muy difícil porque enfrenta a los demás a un fuerte dilema: “¿Debemos ayudar a los demás o no?” … Éste es el mayor dilema ético y de conciencia que existe, un dilema que sólo se resuelve con el verdadero despertar de la conciencia, sabiendo que la prioridad es el amor a nosotros mismos, y que éste amor-propio es la fuente de todo bien, de la coherencia biológica que presiden las leyes del cosmos.
    Esto es algo que Osho, por ejemplo, entendía muy bien. Muchas personas también están “preparadas” para entender lo que aquí expongo y no me juzgarán tan a la ligera.

    La ética del amor incondicional es la ética de la conciencia y nace del amor a sí mismo, sin el cual no puede existir un verdadero amor por los demás. La élite que nos programa como esclavos nos lo ha planteado a la inversa: ellos dicen a través de sus religiones y propagandas que sólo “odiándose uno mismo”, sacrificándose por los demás, etc, es como logramos amar al prójimo y hacer el bien, de acuerdo con los mandatos divinos. Ésta es la base misma de esa “ética altruista de control” de la que hablo y con la cual se nos ha mantenido desde siempre en la esclavitud.

    En fin, que la madre Teresa de Calcuta era un agente encubierto (como el agente 007 del luciferianismo Illuminati. Para entender por qué esta mujer es un ícono para el mundo hay que entender también por qué es un mito y un poderoso instrumento de la élite y de la oscuridad; en pocas palabras hay que tener la capacidad para ver el mal intrínseco.

    El amor a sí mismo también ha sido re-encriptado como “soberbia” a través de las religiones mesiánicas de salvación, donde la obediencia, la sumisión, la mansedumbre y la esclavitud aparecen re-encriptadas como “humildad”: “Venid a mí todos los que estáis trabajados y cansados y yo os haré descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprenden de mí, que soy manso y humilde de corazón” (Mateo 11:29). “Si alguien quiere ser mi discípulo, tiene que negarse a sí mismo, tomar su cruz y seguirme” (Mateo 16:24), y añade el “Mesías” o “Salvador” “SI alguien viene a mí y no aborrece a su padre y a su madre, a su mujer e hijos, a sus hermanos y hermanas, y aún hasta su propia vida, no puedes ser mi discípulo” (Lucas 14:26). “El que quiera ser grande, que se haga el servidor de todos, y el que quiera ser el primero, sea esclavo de todos” (Marco: 10-45). “Así como yo fui enviado (para “sacrificarse” y ser “esclavo de los demás”), así yo os envío (para sacrificaros, autoesclavizaros y servir a los demás) (Juan 20:21). “Sobrellevar los unos las cargas de los otros, y cumplid así la ley de Cristo” (Gálatas 6:2) Esta es la base fundacional de la “cadena de miseria victimista-codependiente” de nuestro planeta esclavo.
    Todos estos principios fundacionales LUCIFERIANOS que han servido como fundamento de nuestra ética altruista-victimista contemporánea de control y cuya Encripción de Caída es evidente, son aberraciones de la ética Illuminati de control y de la subyugación elitista que surgió desde la antigua Babilonia y Sumeria para quitarnos nuestro poder divino, controlarnos y esclavizarnos. La realidad de la Encripción/Caída de una gran parte del cuerpo de creencias contenidas en el evangelio de Cristo como Agenda Illumnati de control no deja lugar a dudas, su genealogía babilónica-luciferiana es evidente: el cristianismo es una agenda luciferiana para quitarnos nuestro poder divino, para esclavizarnos y aniquilarnos.
    Todo esto se reduce a la enseñanza luciferiana que sembró en el mundo Teresa de Calcuta: “El que no vive para servir, no sirve para vivir”. El “servicio” en el lenguaje Illuminati es la servidumbre total de la humanidad, un servicio-servidumbre donde el individuo se convierte en un sirviente, en un esclavo de la élite del poder.
    Según los antiguos y Altos Concilios Masónicos luciferinos de la antigua Babilona, hace unos 5500 años, donde los humanos-Illuminati, presididos por sus dioses-demonios (Anunnakis y ángeles caídos), fueron iniciados en la falsa ciencia sagrada, en el satanismo científico masónico y en los paradigmas que sostiene la jerarquía Illuminati gobernante, se estableció desde entonces que el ciudadano-esclavo perfecto, es decir, sumiso y controlado, debería hacerse un sirviente de las necesidades de los demás, a fin de desempoderarlo.

    ¿Qué implica esto? Que el ser humano fue iniciado desde hace milenios en una ética altruista-victimista de control que básicamente le arrebata todo su poder basado en la autoresponsabilidad y que sabotea la genuina dirección de su esfuerzo personal evolutivo.
    La ética altruista-victimista de control se convirtió desde entonces en la publicidad del MARTIRIO, la cual ha servido como base a todas las religiones, códigos y legislaciones.
    Desde entonces, el amor a sí mismo ha sido re-encriptado como “soberbia”, mientras la sumisión y la humillación, la esclavitud voluntaria y el autodesprecio han sido re-encriptados como “humidad” e introducidos en el subconsciente de las masas a través de las doctrinas cristianas.

    He escrito esta mañana este artículo que está usted leyendo porque veo numerosos comentarios indignados en torno al articulito “Teresa de Calcuta, el pequeño demonio” que hice ayer como introducción o resumen al enlace que compartí sobre la madre Teresa de Calcuta (¿madre? ¿Madre de quién?): “La verdad sobre Teresa de Calcuta, todo menos una santa”, donde aparecen una recopilación de artículos, investigaciones y denuncias contra esta señora, Agnes Gonxha Bojaxhiu, hoy santa Teresa de Calcuta.
    Aunque no es mi estilo entrar a los dimes y diretes, el tema de Teresa de Calcuta amerita una respuesta más a fondo acerca de si tengo algo más que eso (“criticas”, “injurias” o “calumnias”) o si tengo algo que enseñar, pues ella es un personaje que es para muchos una especie de divinidad y para otros una especie de dilema, ya que no saben ni qué pensar al respecto.

    Mi respuesta a los comentarios de ayer fue ésta:

    Personajes insospechados, populares y carismáticos abundan y son falsos, como la psicópata social Teresa de Calcuta, propagandista a sueldo a través de la Iglesia católica para hacer la publicidad del MARTIRIO (Agenda sionista-masónica) y perpetuar el dolor y sufrimiento de todos los seres humanos de este desdichado planeta-prisión, promoviendo activamente, a través de la excusa del cristianismo y de una falsa caridad, la dependencia victimista y la codependencia victimaria en cadena. La ética altruista-victimista es la base ideológica de nuestro sistema de control lluminati.
    El nivel de engaño y de mentira que mueve e impulsa a la humanidad hacia la oscura dirección encubierta del Nuevo Orden Mundial es mucho peor de lo que se imagina. Personajes modélicos como Teresa de Calcuta, han sido puestos aquí para perpetuar el mal sobre la tierra, promoviendo la co-dependencia victimaria en cadena, donde el objetivo es destruir el amor a nosotros mismos y desviarnos del camino evolutivo de la responsabilidad personal plena. Por desgracia, la inmensa mayoría han perdido toda lucidez y voluntad, y están quedando atrapados por los paradigmas de la red-Illuminati de control, realmente lamentable, pues mientras no se entienda que es realmente el amor a sí mismo no hay salvación posible.
    Aún cuando el mito fuera cierto, la vieja monja no se sacrificaba por los desgraciados, se realizaba a través de ellos. Esa es la monstruosa paradoja, que no hay tal sacrificio. Sacrificio habría sido morir por la defensa de esos desdichados, o más aún, hacer el sacrificio de su realización personal, de su (falsa) caridad despiadada, luchando con todas sus fuerzas porque esos infelices no siguieran naciendo. Pero ella predicaba que el sufrimiento es un don de Dios, un instrumento para llegar a Él, y, por ende, debe prevalecer el sufrimiento en el universo, jamás debe ser erradicado, ella hacía propaganda al concepto cristiano de que el sufrimiento es una virtud; por eso, porque necesitaba del dolor ajeno, no tenía ningún embarazo en bendecir el sufrimiento humano, en legalizarlo, en darle su aprobación a todos los males que carcomen a los desgraciados. Santurrona depredadora de llagas.
    ¡Estos caritativos remisos no desean liquidar el mal, imploran de rodillas porque no escaseen los pobres y los leprosos, porque no se reduzcan las cotas de sufrimiento, ni las enfermedades, ni la miseria, ni la hambruna, ni las ampollas, ni las costras, ni las llagas! Ah, ¿qué sería de ellos entonces? ¿No dice la misma Iglesia, en sus propias palabras textuales (en los folletos que distribuye gratuitamente en las iglesias) que “la miseria es indispensable para mantener el equilibrio del organismo social”? Claro, el equilibrio surge del desequilibrio, es una ley dialéctica. ¡La miseria es indispensable para mantener a los curas en la opulencia! ¿Qué compasión por el prójimo van a sentir estos travestidos depravados? ¿No nos dicen que el sufrimiento y la miseria son indispensables para ganar la gloria? … Por eso tildaba de asesinato al aborto para poder izar en sus brazos a los niños leptosomáticos, sidosos, hambrientos y cadavéricos (para la foto, para posar en las revistas), para poder seguir poetizando sobre la pobreza y las llagas, idealizando el sufrimiento ajeno, profesionalizando la compasión, eliminando la distinción entre la caridad y la propaganda.
    La campeona de la codependencia victimaria es nada menos que la madre Teresa de Calcuta, quien veía el sufrimiento de los demás como el único camino a la autorrealización personal. La condición para que su vida tuviera sentido es que siguieran existiendo desfavorecidos que sufran, para ofrecerles su servicio “des-interesado” (una mentira). Ella trabajaba intensamente en el mantenimiento de ese sufrimiento de los demás, no eliminando sino reforzando las circunstancias dramáticas en que los miserables vivían.
    Teresa de Calcuta pasó su vida manifestando pobres y necesitados, porque los necesitaba en su realidad. Debió haberles pedido perdón a esa legión de desfavorecidos, porque ella misma los creó. Lejos de eso, los consideraba indispensables para sí, eran su única vía para llegar a su propia realización egocéntrica; sin ellos nada, ni su vida misma, tendría sentido. Y era coherente con esta creencia profundamente retorcida y egoísta, con el odio que sentía por sí misma: al considerar el sufrimiento como una virtud, la virtud más elevada, se encargaba especialmente de que los enfermos de sus asilos sufrieran lo suyo.
    Un ejemplo entre miles: las jeringas se reutilizaban hasta que los enfermos no podían externar más su dolor, a pesar de los cientos de millones de dólares en donaciones, cuyo verdadero destino no se ignora: el Vaticano, ya que ese dinero nunca se empleó en aliviar el sufrimiento de sus pobres. Al margen de esto, aunque hubiera aplicado todos esos millones en aliviar el sufrimiento de la gente, hubiera causado, a nivel energético, el mismo daño ilimitado que de hecho causó esta mujer, la campeona de la codependencia victimaria en el siglo XXI, que ha contribuido, con su “ejemplo” a promover la codependencia victimaria en cadena, alimentando el actual caos y vampirismo energético que sumen al mundo en el drama. El mundo inocente y dormido admira y honra su labor como la mayor obra de compasión realizada hasta hoy, pero lo que ella hizo está en las antípodas de la verdadera compasión, lo que hizo no es compasión sino egoísmo y falsa caridad, una retorcida labor “caritativa” (por lo demás totalmente falsa) nacida de la perversión de un ego inmenso y bizarro. La verdadera compasión consiste en disolver las raíces del sufrimiento, no en mantenerlo a cualquier precio para que prevalezca el orden del caos de la jerarquía gobernante.
    Total, la caridad altruista se inventó para quitarnos la justicia, como el “amor al prójimo” se inventó para destruir el amor a sí mismo, de donde nace el verdadero amor a los demás.
    Pero no se trata sólo de lo que digan los periódicos alternativos o las críticas, sino de poder ver el mal intrínseco, no la palabra o la imagen que lo oculta.

    Leonardo Desiderata
    https://www.facebook.com/pages/Conspiranoia-y-realidades-energ%C3%A9ticas-ocultas/175315239343543?ref=hl

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s