Las 25 Reglas de la Desinformación Mediática

En la medida en que Internet y demás medios aumentan el acceso a la información, las técnicas de manipulación de la opinión pública y ocultamiento de la verdad se van modificando. Estamos en la Era de la Desinformación, donde las prácticas maquiavélicas operan más a través de la inundación, la saturación y la tergiversación que del mero encubrimiento de información…

A continuación les presentamos una traducción de las “25 Reglas de Desinformación” de H. Michael Sweeney. Estas reglas pueden usarse tanto para manipular a los demás como para descubrir la manipulación de la que somos objeto.

Actualmente en Internet existen varias técnicas como crear perfiles falsos en redes sociales, inventar expertos en temas científicos, generar sitios de conspiración (y autogenerar teorías de la conspiración), sembrar comentarios en los sitios de noticias o sembrar rumores en las redes sociales para que se viralicen de manera supuestamente orgánica. Si bien estas 25 reglas de desinformación se encuentran redactadas como un manual a seguir para un siniestro político, se pueden aplicar para el establecimiento de una agenda política o para influir en la opinión pública según una estrategia velada.

Como ejercicio práctico, sería útil que vayan IMAGINANDO EJEMPLOS REALES de cada uno de los puntos. También pueden pensar en PERSONAS que la van de “conspiracionistas” y ver si utilizan este tipo de tácticas, lo cual debería alertar a muchos que aman a ciertos desinformantes profesionales…

1. No obstante lo que sepas, no lo discutas, especialmente si eres una figura pública o un conductor de noticias, etc. Si no se reporta, no sucedió, y así no tienes que lidiar con los posibles problemas (esto es: en nuestra era sólo lo que sucede en los medios es real, lo demás es como una manzana que cae en un bosque vacío).

2. Conviértete en incrédulo e indignado. Evita discutir temas importantes y enfócate en temas periféricos que pueden ser usados para criticar a otro grupo considerado como “sagrado” por algún sector de la población.

3. Evita discutir temas inconvenientes describiendo toda acusación, independientemente de dónde venga, como meros rumores y especulaciones. Si puedes asocia las acusaciones con rumores de “Internet” y dí que se trata sólo de “teorías de la conspiración”.

4. Utiliza la técnica de “la falacia del espantapájaros”. Encuentra un argumento en tu oponente que puedes fácilmente rebatir para hacerte ver bien a su costa. Inventa un tema que en consideración de tu oponente pueda ser fácilmente argumentado en su contra (sin poder probarse) o explota las debilidades de tu oponente llevando la discusión a sus puntos más endebles. Amplifica su importancia de tal forma que las acusaciones que se te hacen parezcan refutarse y los temas de fondo no lleguen a discutirse.

5. Distrae a tus oponentes etiquetándolos y ridiculizándolos con títulos como “conservadores”, “radicales”, “terroristas”, “conspiranoicos”, “racistas”, “fanáticos”, “liberales” “pervertidos sexuales”, “ateos”, “fundamentalistas”, “homofóbicos”, etc.

6. Pega y corre. En cualquier foro público haz un ataque a tu oponente (puede ser una persona o un tema) o a su posición en cierto asunto de forma que puedas retirarte sin que el oponente pueda contestar la acusación. Esto puede hacerse en programas de televisión antes de un corte o en Internet ignorando los comentarios (o editando) de los usuarios y de tu oponente.

7. Cuestiona motivos. Tergiversa o amplifica todo hecho que pueda sugerir que tu oponente opera bajo una agenda personal oculta.

8. Invoca autoridad. Conserva tu autoridad o allégate algún tipo de autoridad o experto para presentar tu argumento con suficientes tecnicismos y jerga minuciosa para ilustrar que eres “alguien que sabe”. (Esto es lo que en México se conoce como “un choro mareador”).

9. En casos extremos: hazte el tonto. No obstante la evidencia o la lógica de un argumento, evita discutir ciertos temas deslegitimándolos, invalidando toda discusión.

10. Asocia a tus oponentes con noticias viejas o acusaciones pasadas. Esto es especialmente útil antes de una discusión o un evento en el que podrías ser cuestionado. Haz que tu equipo prepare una acusación y fíltrala a los medios poco antes.

11. Haz falsas confesiones. Confiesa un mal menor de manera candorosa para ganarte la simpatía de los demás como alguien que se responsabiliza de sus actos. Esto sirve como un distractor de los verdaderos temas que quieres evitar. (Un ejemplo de esto a gran escala podría ser WikiLeaks, donde es posible que el mismo sistema corrupto que WikiLeaks expone haga una especie de confesión de sus “pecados menores” haciendo creer a las personas que lo que se filtra son todos sus pecados o conductas corruptas y no hay nada más grave, descalificando, por ejemplo, los ataques del 9/11).

12. Los enigmas no tienen soluciones. Llena de giros, contradicciones y detalles complejos una situación para que parezca demasiado difícil de resolver. Esto hará que la verdad se pierda entre el arsenal de desinformación o que el público pierda interés.

13. Utiliza regresiones y digresiones para evitar llegar al punto de un tema que te es inconveniente.

14. Exige soluciones completas. Evita los asuntos nodales requiriendo que tus oponentes solucione el crimen (o el asunto en cuestión) completamente. Argumenta que antes de solucionarse este asunto (el cual es demasiado complejo) todo lo que se discuta son suposiciones.

15. Llega a conclusiones alternas moldeando los hechos. Esto requiere cierta creatividad y es básicamente una forma de alterar las piezas de un rompecabezas para que formen la figura que necesitas.

16. Desaparece la evidencia o los testigos. Esta es una de las técnicas más usadas por la élite más poderosa: cuando detectan que alguien está por hablar o cobrar importancia (y tiene un discurso inconveniente) simplemente se desaparece (por ejemplo, en el caso de John F. Kennedy).

17. Utiliza comparsas o colegas a través de los cuales puedas cambiar el tema (estos sujetos pueden o no saber que son parte de esta estratagema). Esta es una variación de la típica técnica del chivo expiatorio, sólo que prefabricada.

18. Emocionaliza y antagoniza. Si estás por ser atacado lleva la discusión a temas emocionales o antagónicos que cautiven la atención de los demás. De igual forma toca puntos sensibles en tus oponentes que puedan generar respuestas emocionales que los haga perder el control. Esto también puede ser usado para distraer argumentando que tus oponentes son ”demasiado sensibles a la crítica”.

19. Pide pruebas imposibles. Lleva la discusión hacia el requerimiento de pruebas como exigencia para seguir discutiendo un tema y pide pruebas que son demasiado difíciles de obtener pero que tienen una cuota de relevancia sobre el tema que se discute.

20. Evidencia falsa. Introduce nueva información o pistas diseñadas para entrar en conflicto con lo que presenta tu oponente. Esto es útil para neutralizar temas sensibles e impedir su resolución.

21. Llama a una investigación legal o de algún cuerpo de poder que pueda investigar los hechos. Seguramente al ser parte del sistema podrás influenciar lo que se dice en el caso y lo que se filtra a los medios, así como obtener una resolución benéfica. Esto te dará mayor legitimidad. Esto puede usarse también como un movimiento ofensivo al llevar a alguien inocente a un proceso judicial (este persona puede ser un enemigo o simplemente alguien mediático que acapare la atención del público).

22. Elabora una nueva verdad. Crea tu propio panel de expertos, autores, líderes etc., o coopta a los existentes para forjar a través de una investigación científica o académica una nueva versión de los hechos o un tema que pueda distraer a la opinión pública. Esto te permitirá, si es que llegas al punto de tener que discutir el tema que quieres evitar, conseguir autoridad.

23. Crea eventos de distracción masiva. Similar a los anteriores —sólo que explícitamente—, crear historias en las noticias que acaparen la atención pública como una novela de suspenso es una de las tácticas de desinformación más usadas.

24. Silencia a tus críticos. Utiliza tu poder para sobornar o chantajear a las personas que tienen información negativa sobre ti o que se interponen en tu camino. (Esto es también una práctica común de las empresas en el caso de la competencia para bloquear innovación científica que va en contra de sus intereses económicos).

25. Desaparece. En caso de que las cosas se pongan demasiado calientes en la cocina, simplemente date a la fuga. Tus conexiones te mantendrán escudado y podrás vivir en un paraíso fiscal, gastándote el dinero del erario tranquilamente. Y, ¿quién sabe? Tal vez en unos años, con la memoria de corto plazo de la sociedad y tu capacidad de ingeniería de la opinión pública, puedas regresar como si nada hubiera ocurrido.

Un independentista 24 días en huelga de hambre no es noticia para TV3 ¿Raro no?

Pero si es noticia el “cowboy” de las botas.

Ni un solo minuto cuando hoy se han plantado a las 10 de la mañana en las instalaciones de TV3.

David Raventos es el presidente de un partido político, el único que realmente quiere la independencia de Cataluña, con un documental realizado donde queda expuesta demasiada gente de la cúspide “independentista” catalana. Por eso no pueden emitir nada, ni un minuto…

¿Cuantos días de huelga de hambre de David Raventos necesitará TV3 para publicar la noticia? ¿O empezamos ya a mandarla a otros medios diciendo que TV3 lo está ocultando deliberadamente?

Esta noticia debería publicarla TV3, porque es “la nostra”… ¿O no es tan “nostra”?

https://famdindependencia.cat/

Trampas de la periodista Carme Chaparro en “Cuatro al Día” para difamar sobre los beneficios del agua de mar

Hace una semana comenzaban los ataques de distintos medios al Agua de Mar y sus, según ellos, falsos beneficios para la salud humana, tal y como nosotros denunciamos en nuestra web www.elaguademar.com 

Y les hicimos un vídeo para desmontar sus mentiras: 

Después nos invitaron a su programa, aquí podéis verlo desde el minuto 1:10:50

https://www.mitele.es/programas-tv/cuatro-al-dia/5d41473d8bd4e5b2b98b4624/player/

Al día siguiente de la entrevista, en su línea de descalificación, publican esto: 

https://www.cuatro.com/cuatroaldia/guerra-bebedores-agua-salada-cuatro-dia_18_2795370247.html

Y aquí nuestra réplica al bochornoso programa que provocó su presentadora Carme Chaparro, con interés especial para periodistas y también para víctimas de periodistas:

La Santa Inquisición de “Maldito Bulo” arremete contra beber Agua de Mar

Sin ninguna base científica, sin ninguna fuente, sin nadie que firme el articulo dando la cara, sin comentarios donde se pueda rebatir nada, la empresa censora “Maldito Bulo” de Ana Pastor, contratada por Facebook y otros para aplicar sus criterios de censura en redes, ha decidido que no es sano beber agua de mar, ¡TOMA YA!, que nos lo digan a los cientos de miles de bebedores que la estamos bebiendo hace años, pero no, eso no, NO VAYA A SER QUE NOS DEMOS CUENTA QUE ELLOS SON LOS QUE FABRICAN EL AUTÉNTICO BULO.

Y dado que ellos son los que aplican las políticas para que Facebook te bloquee los grupos, las noticias y los memes, estaría bien que todos denunciáramos su Facebook a la vez, así veríamos si ellos se bloquean a si mismos, en una especie de bucle “espacio-temporal”, por las numerosas denuncias recibidas de miles de personas denunciándolos por BULO.

Aquí su página de Facebook: https://www.facebook.com/malditobulo

Fuente: https://maldita.es/maldito-bulo/beber-agua-del-mar-no-es-sano-y-puede-deshidratarte-2/

Seis compañías judías poseen 96% de los Medios del Mundo

El poder de mentir, decepciones y desinformación cuando los americanos pagan el precio de la estupidez colectiva.

“Ustedes saben muy bien, y los estúpidos americanos saben igualmente bien, que nosotros controlamos su gobierno, independiente de quién se sienta en la Casa Blanca. Ustedes ven, yo sé esto y ustedes lo saben que ningún presidente americano puede estar en una posición de desafiarnos aun cuando nosotros hacemos lo inconcebible. ¿Qué pueden ellos (los americanos) hacernos a nosotros? Nosotros controlamos el congreso, nosotros controlamos los medios de comunicación, nosotros controlamos el espectáculo, y nosotros controlamos todo en América. En América usted puede criticar a Dios, pero usted no puede criticar Israel”

El conglomerado de medios de comunicación más grandes hoy es Walt Disney Company cuyo presidente y CEO, Michael Eisner, es un judío. El Imperio Disney, encabezado por un hombre descrito por un analista de medios de comunicación como un “monstruo del control”, incluye varias compañías de producción de TV (Walt Disney Televisión, Touchstone Television, Buena Vista Televisión), su propia red de cable con 14 millones de subscriptores, y dos compañías de producción de videos.

En cuanto a la producción de películas, el Walt Disney Picture Group, encabezado por Joe Roth (también un judío), incluye Touchstone Pictures, Hollywood Pictures, y Caravan Pictures.

Disney también posee Miramax Films, dirigido por los hermanos Weinstein. Cuando Disney Company era dirigida por el goyim Disney la familia era prior a su toma por Eisner en 1984, personificaba el espectáculo sano, familiar.

Mientras todavía tiene los derechos para Blanca Nieves, bajo Eisner la compañía se ha extendido en la producción de sexo gráfico y violencia. Además, tiene 225 estaciones afiliadas en los Estados Unidos y es dueño de parte de varias compañías de TV europeas.

La subsidiaria de cable de ABC, ESPN, es encabezada por el presidente y CEO Steven Bornstein, judío. Esta corporación también tiene una porción controlando compañías de cable Lifetime Television y Arts & Entertainment Network. ABC Radio Network posee once AM y diez estaciones FM, de nuevo en ciudades mayores como Nueva York, Washington, Los Angeles, y tiene más de 3,400 afiliados.

Aunque principalmente una compañía de telecomunicaciones, Capital Cities/ABC ganó más de $1 mil millones publicando en 1994. Posee siete periódicos diarios, Fairchild Publications, Chilton Publications, y Diversified Publishing Group.

Time Warner Inc, es el segundo de los leviatanes de los medios de comunicación internacionales. El presidente de la mesa y CEO, Gerald Levin, es judío. La subsidiaria de Time Warner, es la red de cable de televisión paga más grande del país, HBO.

Warner Music es por lejos la compañía de grabación más grande del mundo, con 50 etiquetas, la más grande de las cuales que es Warner Brothers Records, encabezada por Danny Goldberg.

Stuart Hersch es presidente de Warnervision, la unidad de producción de video de Warner Music. Goldberg y Hersch son judíos. Warner Music era un promotor temprano de “gangsta rap”. A través de su compromiso con Interscope Records, ayudó a popularizar un género cuyas letras gráficas explícitamente impulsan a los negros a cometer actos de violencia contra blancos.

Además del cable y música, Time Warner está muy envuelto en la producción de películas (Warner Brothers Studio) y publicación. La división editorial de Time Warner (Norman Pearlstine editor-en-jefe, judío) es el editor de revistas más grande en el país (Time, Sports Illustrated, People, Fortune).

Cuando Ted Turner, un goi, hizo una oferta para comprar CBS en 1985, había pánico en los cuartos de los medios de comunicación por la nación. Turner hizo una fortuna en publicidad y luego había construido una exitosa red de cable-televisión de noticias, CNN.

Aunque Turner empleó a varios judíos en posiciones ejecutivas claves en CNN y nunca había tomado posiciones públicas contrariamente a los intereses judíos, él es un hombre con un gran ego y una personalidad fuerte y fue considerado por el presidente William Paley (nombre real Palinsky, judío) y los otros judíos en CBS como ingobernable: un cañón suelto que en algún momento puede dar un giro futuro contra ellos. Además, Daniel Schorr periodista judío que había trabajado para Turner, públicamente acusó que su ex jefe tuvo una aversión personal por los judíos.

Para bloquear la oferta de Turner, los ejecutivos de CBS invitaron al billonario judío de teatro, hotel, seguros, y magnate de cigarros Laurence Tisch a lanzar una toma “amistosa” de la compañía, y desde 1986 a 1995 Tisch fue el presidente y CEO de CBS y removió cualquier amenaza de influencia no-judía allí.

Los esfuerzos subsecuentes por Turner por adquirir una red mayor han sido obstruidos por el Time Warner de Levin que posee casi 20 por ciento de las acciones de CBS y tiene poder de veto sobre tratos mayores.

Viacom, Inc, encabezado por Sumner Redstone (nacido Murray Rothstein), judío, es la tercera corporación de mega-media más grande en el país, con réditos de más de $10 mil millones al año. Viacom que produce y distribuye programas de TV para las tres redes más grandes, posee 12 estaciones de televisión y 12 estaciones de radio. Produce películas a través de Paramount Pictures, encabezados por la judía Sherry Lansing. Su división de edición incluye Prentice Hall, Simon & Schuster, y Pocket Books. Distribuye videos a través de más de 4,000 tiendas de Blockbuster. El jefe de Viacom exige la fama, sin embargo, como el proveedor más grande del mundo de programas de cable, a través de su Showtime, MTV, Nickelodeon, y otras redes. Desde 1989, MTV y Nickelodeon han adquirido porciones más y más grandes del público de televisión más joven.

Con los tres mayores, y por lejos las más grandes, las compañías de medios de comunicación en manos de judíos, es difícil creer que tal grado aplastante de control ocurrió sin un esfuerzo deliberado, convenido de su parte. ¿Qué sobre las otras grandes compañías de los medios de comunicación? Número cuatro en la lista es News Corporation de Rupert Murdoch que posee Fox Television y 20th Century Fox Films. Murdoch es un goi, pero Peter Chermin que encabeza el estudio de películas de Murdoch y también vigila su producción de TV, es judío.

Numero cinco es la japonesa Sony Corporation cuya subsidiaria americana, Sony Corporation of América, es dirigida por Michael Schulhof, un judío. Alan Levine, otro judío, encabeza la división Sony Pictures.

La mayoría de las compañías de televisión y producción de películas que no son poseídas por las corporaciones más grandes también son controladas por judíos. Por ejemplo, New World Entertainment, proclamado por un analista de medios de comunicación como “el primer productor de programas de TV independientes en los Estados Unidos,” es poseído por Ronald Perelman, un judío.

La mejor conocida de las compañías más pequeñas de medios de comunicación, Dreamworks SKG, es un asunto estrictamente judío. Dream Works se formó en 1994 en medio del gran salto del mogul de la industria de grabación David Geffen, ex presidente de Disney Pictures Jeffrey Katzenberg, y el director de películas Steven Spielberg, todos los tres son judíos. La compañía produce películas, películas animadas, programas de televisión, y música grabada.

Otras dos grandes compañías de producción, MCA y Universal Pictures, son ambas poseídas por Seagram Company Ltd. El presidente y CEO de Seagram, es el gigante de licor, Edgar Bronfman Jr., quién también es presidente del Congreso Judío Mundial.

Se sabe bien que los judíos han controlado la producción y distribución de películas desde el principio de la industria del cine en las décadas tempranas del siglo 20. Éste todavía es el caso hoy.

Las películas producidas por solo cinco compañías de película más grandes arriba mencionadas – Disney, Warner Brothers, Sony, Paramount (Viacom), y Universal (Seagram) – consideraron por 74 por ciento de los recibos de caja totales durante los primeros ocho meses de 1995.

Los tres grandes de la red de televisión eran ABC, CBS, y NBC. Con la consolidación de los imperios de medios de comunicación, estos tres no son más una entidad independiente. Sin embargo, mientras ellos eran independientes, cada uno fue controlado por un judío desde su principio: ABC por Leonard Goldenson, CBS primero por William Paley y luego por Lawrence Tisch, y NBC primero por David Sarnoff y luego por su hijo Robert.

En periodos de varias décadas, estas redes fueron provistas de personal del tope al fondo con judíos, y la judería esencial de la red de televisión no cambió cuando las redes fueron absortas por otras corporaciones. La presencia judía en noticias de televisión permanece particularmente fuerte. Como notado, ABC es parte de Disney Company de Eisner, y los productores ejecutivos de los programas de las noticias de ABC son todos judíos: Victor Neufeld (20-20), Bob Reichbloom (Good Morning America) y Rick Kaplan (World News Tonight).

CBS fue comprado recientemente por Westinghouse Electric Corporation. No obstante, el hombre nombrado por Lawrence Tisch, Eric Ober, permanece presidente de CBS News, y Ober es judío.

En NBC, ahora poseída por General Electric, el presidente NBC News Andrew Lack es judío, como son los productores ejecutivos Jeff Zucker (Today), Jeff Gralnick (NBC Nightly News), y Neal Shapiro (Dateline).

Los periódicos diarios son el medio de información más influyente en América después de las noticias de televisión. Se venden sesenta millones de ellos (y probablemente leídos) cada día.

Estos millones son divididos entre unas 1,500 publicaciones diferentes. Uno podría concluir que el puro número de periódicos diferentes por América proporcionaría un resguardo contra el control y distorsión judía. Sin embargo, éste no es el caso. Hay menos independencia, menos competencia, y mucho menos representación de nuestros intereses de lo que un observador casual pensaría. Se han ido los días cuando la mayoría de las ciudades e incluso pueblos tenían varios periódicos poseídos independientemente publicados por personas locales con lazos cercanos a la comunidad. Hoy, la mayoría de los periódicos “locales” son poseídos por un número bastante pequeño de grandes compañías controladas por ejecutivos que viven y trabajan ciento o hasta miles de millas lejos.

El hecho sólo es eso se poseen independientemente casi 25 por ciento de los 1,500 diarios del país; el resto pertenece a las cadenas de multi-periódico. Sólo un manojo es bastante grande para mantener al personal informando independiente de sus propias comunidades; el resto depende sobre estos pocos para todas sus noticias nacionales e internacionales.

El imperio Newhouse de los hermanos judíos Samuel y Donald Newhouse proporciona un ejemplo más de la falta de competencia real entre los periódicos diarios de América: también ilustra el apetito insaciable de los judíos que han mostrado para todos los órganos de control de la opinión en que ellos podrían atar su toma. Los Newhouse poseen 26 periódicos diarios incluyen varios grandes e importantes, como el Cleveland Plain Dealer, el Newark Star-Ledger, el New Orleans Times-Picayune; el conglomerado editor de libros de comercio más grande de la nación, Random House, con todas sus subsidiarias; Newhouse Broadcasting, consistiendo en 12 emisoras de la televisión y 87 sistemas de cable-televisión, incluyendo algunas de las redes de cable más grandes del país; el suplemento Parade de domingo, con una circulación de más de 22 millones de copias por semana; unas dos docenas de revistas mayores, incluso New Yorker, Vogue, Madamoiselle, Glamour, Vanity Fair, Bride’s, Gentlemen’s Quarterly, Self, House & Garden y todas las otras revistas del totalmente poseído grupo de Conde Nast.

Este imperio de medios de comunicación judíos fue fundado por Samuel Newhouse, un inmigrante de Rusia. El engullir de tantos periódicos por la familia Newhouse en gran grado fue hecho posible por el hecho que los periódicos no son apoyados por sus subscriptores, sino por sus anunciantes. Son las rentas de la publicidad – no lo recolectado por los lectores menudos – que pagan la ganancia del dueño de un periódico al sueldo del editor y a sus rendimientos. Siempre que los grandes anunciantes en una ciudad escojan favorecer a un periódico sobre otro con su negocio, el periódico favorecido florecerá mientras el competidor muere.

Desde el principio del siglo 20, cuando el poder mercantil judío en América se volvió una fuerza económica dominante, ha habido un ascenso firme en el número de periódicos americanos en manos judías, acompañadas por un declive firme en el número de diarios gentiles compitiendo como resultado de las políticas de publicidad selectivas por comerciantes judíos. Además, incluso esos periódicos están todavía bajo propiedad y dirección gentil tan completamente dependientes del rédito de publicidad judío que su editorial y noticias que informan políticas están principalmente constreñidas por los gustos y disgustos judíos. Se tiene por verdadero en otra parte en el negocio del periódico como que quién paga al flautista llama la melodía.

Tres periódicos judíos

La supresión de la competencia y el establecimiento de monopolios locales en la diseminación de noticias y opinión han caracterizado el ascenso de control judío sobre los periódicos de América. La capacidad resultante de los judíos de usar la prensa como instrumento del no-opuesto de la política judía apenas podría ilustrarse mejor que por los ejemplos de los tres periódicos más prestigiosos e influyentes de la nación: el New York Times, el Wall Street Journal, y el Washington Post. Estos tres dominan las capitales financieras y políticas de América y son los periódicos que pusieron las tendencias y las pautas para casi todos los otros.

Ellos son los que deciden lo que es noticia y lo que no es, a los niveles nacionales e internacionales. Ellos originan las noticias; los otros meramente las copian, y los tres periódicos están en manos judías.

The New York Times fue fundado en 1851 por dos Gentiles, Henry Raymond y George Jones. Después de sus muertes, fue comprado en 1896 desde la propiedad de Jones por el adinerado editor judío, Adolph Ochs. Su bisnieto, Arthur Ochs Sulzberger, Jr, es el editor actual y CEO del diario. El editor ejecutivo es Max Frankel, y el editor gerente es Joseph Lelyveld. Ambos también son judíos.


La familia Sulzberger también posee, a través de New York Times Co., 33 otros periódicos, incluso el Boston Globe; doce revistas, incluso McCall y Family Círcle con circulaciones de más de 5 millones cada una; siete emisoras de radio y TV; un sistema de la cable-televisión; y tres compañías editoras de libros.

The New York Times transmite noticias, y fotografías del New York Times por cable a otros 506 periódicos, agencias informativas, y revistas. De importancia nacional similar el Washington Post es que, estableciendo sus “filtraciones” a lo largo de las agencias gubernamentales en Washington, tiene una ventaja en noticias que involucran al gobierno Federal.

The Washington Post, como el New York Times, tenían un origen no-judío. Fue establecido en 1877 por Stilson Hutchins, comprado de él en 1905 por John McLean, y después fue heredado por Edward McLean. Sin embargo, en la plenitud de la Gran Depresión, el periódico fue forzado a la quiebra en junio de 1933. Fue comprado en una subasta de quiebra por Eugene Meyer, un financiero judío. The Washington Post es dirigido ahora por Katherine Meyer Graham, la hija de Eugenio Meyer.

Ella es la accionista principal y presidente de la mesa de Washington Post Co. En 1979, ella nombró a su hijo Donald editor del diario. Él ahora también tiene los puestos de presidente y CEO de Washington Post Co. La Washington Post Co. tiene varias otras tenencias en medios de comunicación en periódicos, televisión, y revistas, notablemente el número-dos semanal de la nación, Newsweek.

The Wall Street Journal, que vende 1.8 millones de copias cada día de la semana, es el periódico diario de mayor circulación de la nación. Es poseído por Dow Jones & Company, Inc., una corporación de Nueva York que también publica 24 otros periódicos diarios y el tabloide semanal financiero Barron, entre otras cosas. El presidente y CEO de Dow Jones es Peter Kann que es judío. Kann también tiene los puestos de presidente y editor de Wall Street Journal.

La mayoría de los otros periódicos mayores de Nueva York no está en ninguna mano mejor que los New York Times y Wall Street Journal.

The New York Daily News es poseído por el diseñador inmobiliario judío Mortimer B. Zuckerman.

The Village Voice es propiedad personal de Leonard Stern, billonario judío dueño de la empresa de suministro de animales domésticos Hartz Mountain.

Otros Medios de comunicación en Masa

La historia es bastante la misma para otros medios de comunicación como lo es para la televisión, radio, y periódicos. Por ejemplo, considere revista de noticias. Hay sólo tres de cualquier nota publicados en los Estados Unidos: Time, Newsweek, y US News and World Report.

Time, con una circulación semanal de 4.1 millones, es publicado por una subsidiaria de Time Warner Communications. El CEO de Time Warner Communications, como arriba expresado, es Gerald Levin, judío.

Newsweek, como arriba expresado, es publicado por la Washington Post Co., bajo la judía Katherine Meyer Graham. Su circulación semanal es 3.2 millones.

U.S. News & World Report, con una circulación semanal de 2.3 millones, es poseído y es publicado por Mortimer Zuckerman, un judío. Zuckerman también posee Atlantic Monthly y el periódico tabloide de Nueva York Daily News, que es el sexto diario más grande en el país.

Entre los gigantes conglomerados publicadores de libros, la situación también es judía. Tres de los seis editores de libros más grandes en EEUU, según el Publisher’s Weekly, son poseídos o controlados por judíos.

Los tres en primer lugar son Random House (con sus muchas subsidiarias, incluso Crown Publishing Group), en tercer lugar Simon & Schuster, y en sexto lugar Time Warner Trade Group (incluso Warner Books y Little, Brown).

Otro publicador de importancia especial es Western Publishing. Aunque sólo se alinea 13 en tamaño entre todos los editores americanos, se alinea primero entre editores libros de niños, con más de 50 por ciento del mercado. Su presidente y el CEO es Richard Snyder, un judío que simplemente reemplazó a Richard Bernstein también un judío.

El efecto de control judío de los Medios de comunicación

Éstos son los hechos de los medios de comunicación judíos que controlan en América. Cualquiera que pasará varias horas en una gran biblioteca puede verificar su exactitud. Yo espero que estos hechos le estén perturbando a usted, para decir los menos. ¿Debe permitirse a cualquier minoría manejar tal poder imponente? Ciertamente, no y permitiendo a un pueblo con creencias como las expresadas en el Talmud, determinar lo que nosotros hacemos al leer o al mirar en efecto le da el poder a esta pequeña minoría para amoldar a nuestras mentes para satisfacer su propio interés Talmúdico, que como nosotros hemos demostrado se opone diametralmente a los intereses de nuestro pueblo. Permitiéndoles a los judíos controlar nuestras noticias y medios y espectáculo, nosotros estamos meramente dándoles una influencia más firme en nuestro sistema político y el control virtual de nuestro gobierno; también estamos dándoles el control de las mentes y almas de nuestros niños cuyas actitudes e ideas se forman más por la televisión judía y las películas judías que por sus padres, sus escuelas, o cualquier otra influencia.

Libertad Digital publica que el coheficiente intelectual de los catalanes es muy inferior al del resto de los españoles


La raza catalana

Si algo se puede afirmar ya con certeza indubitada tras todo lo oído en la primera sesión de investidura de ese Torra de la triste estampa es que el hombre y la mujer catalanes resultan ser criaturas poco hechas y anárquicas. Nada extraño si se repara en la desoladora evidencia de que los catalanes y las catalanas llevan cientos de años viviendo en un estado de triste miseria cultural, mental, espiritual y, sobre todo, lingüística. Es cierto, sí, que a menudo catalanes y catalanas dan pruebas de una excelente madera humana, pero procede admitir no obstante que, tanto ellos como ellas, constituyen la muestra de menor valor social y espiritual de España. Si por la fuerza del número llegasen algún día a dominarla, destruirían España. Y difícilmente podría ser de otro modo teniendo en cuenta que, tal como la ciencia ha acreditado sin lugar a dudas, el ADN de los catalanes está muy cerca del de los magrebíes y africanos, a diferencia del resto de los españoles, prácticamente indistinguible este último del tan característico en germanos, suecos, daneses y noruegos.

Así las cosas, nadie debería escandalizarse a estas alturas de que el cociente intelectual de los catalanes y las catalanas, al igual que ocurre con el de los negros y las negras en Estados Unidos en relación al de los blancos y las blancas, sea muy inferior al característico del resto de los habitantes de la Península Ibérica. No pretendo, entiéndaseme bien, que un país haya de tener una distribución genética pura. Pero hay una distribución genética en la población del resto de España que estadísticamente es diferente a la de las poblaciones subsaharianas y a la de los catalanes y catalanas. Y de ahí que tantas madres españolas teman con una comprensible mezcla de horror y pánico que sus hijos puedan confraternizar con niños catalanes en sus juegos infantiles. Algo, esa promiscuidad casual con los retoños de la raza inferior, que provocaría traumáticos lloros en los pobres chiquillos castellanohablantes sometidos al insano roce con la lengua de Pompeyo Fabra. Qué le vamos a hacer si, tal como acredita el conocimiento cabal de la Historia, en las venas de los catalanes y las catalanas impera aún hoy la sangre árabe y africana que las frecuentes invasiones de los pueblos del sur les han inoculado. Transfusión crónica que se revela de modo palmario en su manera de ser, de pensar, de sentir, de hablar en ese privativa jerigonza suya, y en todas las manifestaciones de su vida pública y privada.

Por eso pasa lo que pasa. Porque no hay derecho a que, mientras un agricultor andaluz no puede coger alguna fruta porque no le sale a cuenta, en muchas comarcas de la Cataluña interior, con la contribución del resto de España, reciban ayudas públicas para que se pasen el resto del día en el bar de su pueblo. He ahí la razón última, por cierto, de que tantas voces sensatas y respetables dentro de la buena sociedad española reclamen a los terroristas suicidas del Estado Islámico que se fijen bien en el mapa cuando maquinen cometer alguna carnicería dentro de la Península Ibérica. Pues, como es lógico, desean que todos los muertos, huérfanos y mutilados por ese tipo de crímenes sean, sin excepción, catalanes y catalanas de pura cepa. A fin de cuentas, si algún catalán o catalana quiere librarse de ese riesgo potencial, pongamos por caso la ilustre expresidenta del Parlament Núria de Gispert, con irse a vivir a Cádiz tendría el problema resuelto. Seamos claros. La gran desgracia, nuestra suprema desgracia nacional, es que los catalanes y las catalanas son como la energía, no desaparecen de una vez y para siempre como tantos deseamos en la intimidad, sino que se transforman. Ah, la sucia y maloliente inmundicia catalana, esa que el resto de los españoles hemos de soportar cuando nos desplazamos en nuestros coches particulares y, a diferencia de esos parásitos comedores de cebollas con babero, nos lo pagamos todo de nuestro esquilmado bolsillo. En fin, fuera bromas. Señoras y señores, si seguimos tal que así algunos años más corremos el riesgo cierto de acabar tan tronados como esa raza infecta. Dicho queda. Nihil novum sub sole.

Fuente: https://www.libertaddigital.com/opinion/jose-garcia-dominguez/la-raza-catalana-85093/