Cataluña: Un pseudojuicio para una pseudodemocracia

Estimados, o no, españoles:

Os dicen que Carles Puigdemont está fugado mientras se pasea por Europa, da conferencias en universidades e inaugura exposiciones en el Parlamento Europeo. Es, sin duda, el fugado más extraño de la justicia mundial.

Os dicen que el 20 de septiembre de 2017 hubo una manifestación tumultuaria cargada de violencia. Debe ser la primera rebelión de la historia en la que los bares de los alrededores estaban abiertos, el Ayuntamiento no encontró mobiliario urbano destrozado, no hubo ningún herido, no se practicó ninguna detención y la secretaria judicial abandonó el edificio de la Conselleria d’Economia i Vicepresidència acompañada de los espectadores del Teatro Coliseum situado al lado. Lo único que tiene la acusación son coches llenos de pegatinas, en los que durante todo el día se subieron periodistas para hacer fotos o grabar vídeos. Los coches ni siquiera sacaban humo porque, si hubiesen tenido pegatinas y humo, sin duda se hubiese tratado de los coches de Carlos Sainz, Mister Trata de Arrancarlo.

Os dicen que la secretaria judicial tuvo que escalar por los tejados, cuando lo único que debió hacer fue saltar un muro de poco más de un metro de altura. Que no es un Minion, por favor. Por cierto, resulta curioso que tuviera miedo de saltar un muro de un metro de altura pero no de subirse por el cable del helicóptero que solicitó. Catwoman no tendrá un remake pero Pinocho es un buen candidato.

Os dicen que el 1 de octubre hubo casi cien policías heridos (cuando en primer lugar se habló de cuatrocientos) pero no consta ninguna hospitalización y ningún parte de baja. Sólo cabe pensar que esa capacidad de recuperación se debió al dedo mágico de ET que ahora debe usar tricornio.

Os dicen que algunos policías llevaban GoPro el 1 de octubre pero no se ha presentado ningún vídeo como prueba.

Os dicen que no hubo cargas policiales pero sí que constan informes hospitalarios de unos mil heridos, civiles, por supuesto.

Tuits (twitters lanzados, según la fiscalía), conos voladores, Fairy, el relato de una seguidora de páginas ultras que parece escrito por Stephen King, cargos políticos y policiales que se pasan la pelota de mano en mano para no asumir responsabilidades, una Guardia Civil que al parecer no recibe órdenes de nadie (debe ser asamblearia y autogestionada como la CUP, me imagino) y, sobre todo, una inmensa, absoluta, incuestionable capacidad para la creatividad en el terreno de la ficción.

Cada día, cada día de estos últimos años, gestiono sentimientos que nunca me habían alcanzado. Cada día intento apartar de mi mente el rencor. Pero cada día me indigno con los tuits, los artículos de opinión y las MENTIRAS que lo único que quieren es provocar daño y fragmentar aún más la sociedad y la convivencia. Pero, tenedlo claro, ni yo (ni muchos otros catalanes) olvidaremos el 1 de octubre. No olvidaremos la cadena de humillaciones que el Estado español ha practicado con los catalanes. No olvidaremos el cepillo de Guerra, el no al pacto fiscal, las leyes catalanas anuladas, la españolización de Wert, el sarcasmo de Margallo, las mentiras de Dastis, los insultos y amenazas, el déficit fiscal, las peligrosas cercanías de RENFE, las imposiciones en todos los niveles, la prohibición del referéndum, que nos silenciéis de todas las maneras posibles y, sobre todo, la violencia, las vejaciones y las humillaciones que aún continúan. No olvidaremos el juicio, esta farsa inmensa, vergonzosa, ridícula. Dignidad, dignidad y dignidad. Nos sobra y es nuestra fuerza.

Fuentes: https://www.facebook.com/raonsrepublica/

https://societatanonima.wordpress.com/2019/03/07/la-unica-masa-enfurecida-es-la-de-una-pizza-con-fairy/

Pamplona, desbordada por los ocho jóvenes de Altsasu: “No es justicia”

Ni los padres han dado crédito al éxito de movilización. Pamplona se ha convertido este sábado en un clamor unitario por la libertad de los ocho jóvenes de Altsasu, un grito inequívoco contra la represión y la injusticia. Decenas de miles de personas llegadas de todas partes han desbordado el centro de la capital navarra después de que la Audiencia Nacional los condenara a penas que suman 76 años de prisión y 100.000 euros de indemnización por una pelea de bar a altas horas de la madrugada.

Con los padres de los jóvenes de Altsasu al frente, bajo la pancarta “No es justicia“, la cabecera ha empezado su recorrido en el estadio de El Sadar a las cinco de la tarde, desde donde ha avanzado hasta la céntrica avenida de Zaragoza, que ha recorrido entera. Ha acabado junto a la plaza de la Libertad. Durante todo el recorrido, los familiares han recibido el calor de decenas de miles de personas, que han exigido constantemente “libertad para los de Altsasu”.

A Pamplona han llegado manifestantes desde toda Navarra y el País Vasco, pero también desde otros puntos del Estado español. La abanderada ha sido la delegación catalana. A la capital navarra han llegado buses desde Barcelona, Tarragona, Lleida, Girona, Terrassa, Sabadell, Manresa, Tortosa, La Seu d’Urgell y muchas otras ciudades. Se han podido escuchar gritos como “llibertat presos polítics” o “els carrers seran sempre nostres”. También han llegado personas desde Madrid.

La plataforma de los familiares ha empezado los parlamentos enviando un abrazo caluroso a los siete jóvenes que están encarcelados en prisiones madrileñas. “Estáis lejos, pero resistid, porque lo conseguiremos”, han asegurado. Han denunciado una “maquinaria impulsada por los aparatos del Estado” que han provocado “dolor a todo un pueblo”. Se han referido al recurso de la fiscalía para condenarlos por terrorismo en términos de “crueldad” y “sadismo”. “Esto no es justicia”, han dicho.

Al escenario también ha subido Nekane, madre de Aratz, encarcelado en Soto del Real. Ha hecho llegar unas palabras de su hijo: “Nos ha dicho que está expectante de la respuesta de la manifestación y que, a pesar de la distancia y los muros, siente el apoyo de todos vosotros”. Y ha añadido sus propias palabras: “Dejar a un hijo en la prisión es terrible y todavía más cuando no tendría que estar allí”. La madre se ha comprometido a sacarlos de allí.

Los padres también han leído una carta de Adur, otro de los jóvenes presos, que denuncia que el juicio ha sido un “circo” y la sentencia, un “mazazo”. “Hemos visto de nuevo el verdadero rostro de la Audiencia Nacional, que se utiliza para negar los problemas políticos“, critica la misiva. En este sentido, también denuncia que la justicia española también ha enviado al Govern de Puigdemont a la prisión y el exilio. Agradece los apoyos recibidos de todo el Estado español, “especialmente de Euskal Herria y Catalunya”.

La máxima autoridad presente en la manifestación ha sido la portavoz del Gobierno navarro, María Solana, que ha defendido la participación “para pedir justicia y proporcionalidad”. En este sentido, ha dicho que es “responsabilidad de una institución como el Gobierno de Navarra acompañar a la sociedad en esta reivindicación”. También ha asistido el alcalde de Pamplona, Joseba Asirón, de Euskal Herria Bildu.

https://cazadebunkers.wordpress.com/2018/06/04/caso-alsasua-el-montaje-policial-que-los-grandes-medios-no-te-cuentan/

Fuente: https://www.elnacional.cat/es/politica/pamplona-manifestacion-jovenes-altsasu_279042_102.html

El padre franquista de Inés Arrimadas


A la candidata naranja, que pretende ser la presidenta de todos los catalanes, le indigna que salga a la luz pública el pasado franquista de su padre. Así fue como en el programa FAQS de TV3, el periodista Andreu Barnils le preguntó si ella había comentado con su progenitor, que fué policia franquista, la actuación de los cuerpos de seguridad del Estado en el referendum del 1 de Octubre. No hubo respuesta ni capacidad para desmentir la afirmación del periodista, por mucho que Arrimadas utilizará el eufemismo “funcionario del Estado”.

Pero veamos qué fué realmente lo que pretendió ocultar la líder de Ciudadanos. Rufino Arrimadas, padre de Inés, estudió Derecho y se hizo policia. La familia se trasladó a Barcelona y él trabajó en la científica y colaboró con los famosos torturadores, los hermanos Creix. Rufino tenía el apodo de El Correo, ya que repartía bofetadas a los detenidos, y lo hacía con rapidez, gratuidad y al por mayor. Sus informes, demasiadas veces falsos, llevaron muchos políticos a la cárcel. En su despacho había la bandera preconstitucional y fotos con el dictador. Dos de sus hijos, por lo tanto hermanos de Inés, son miembros de la Fundación Francisco Franco. Al inicio de los años setenta, Rufino fue amenazado, así que abandonó la carrera de policía y se trasladó a Jerez de la Frontera, donde nació Inés. El padrino de la chica, Moisés Arrimadas, los acogió y protegió. Moisés fue un falangista, que ocupó destacados cargos: delegado provincial de la Vivienda en Cádiz, gobernador civil en Cuenca y Albacete y, durante 4 legislaturas, procurador en las Cortes franquistas por elección directa del “caudillo”.

No sabemos hasta qué punto la genética marca la trayectoria ideológica de Inés Arrimadas, pero no nos debería sorprender que desde su partido todavía no se haya condenado la dictadura franquista y que la Falange de las JONS pidiera el voto para la formación naranja en las pasadas elecciones al Parlament.

Ver video: http://www.ccma.cat/tv3/alacarta/preguntes-frequents/preguntes-frequents-03022018/video/5725445/

Fuente: https://noticiasdecatalunya.com/el-padre-franquista-de-ines-arrimadas/

Cataluña VS Castilla (600 días de lucha)

UN JUEZ ALERTANDO DEL PELIGRO DE UN “GOBIERNO DE LOS JUECES” EN UNA SOCIEDAD
 
GRANDE MI BUEN AMIGO Karlos Puest DENUNCIANDO LA MANIPULACIÓN MEDIÁTICA CONTRA CATALUÑA… ¡DESDE CÁDIZ!
 
VIDEO CENSURADO SOBRE LO QUE PASA EN ESPAÑA, PARA ENVIARLO A ANGLO PARLANTES, AUNQUE SE ENTIENDE BIEN HASTA SIN HABLAR INGLÉS: