El negocio oculto de las cárceles españolas

Sillas en un patio de la cárcel de Villabona. El Corte Inglés es el gran suministrador de material a las prisiones, donde tiene mano de obra muy barata. Foto / Mario Rojas.
Sillas en un patio de la cárcel de Villabona. El Corte Inglés es el gran suministrador de material a las prisiones, donde tiene mano de obra muy barata. Foto / Mario Rojas.

Grandes empresas, como El Corte Inglés, Banco Santander, Telefónica o ACS, y muchos Ayuntamientos, se benefician del trabajo, apenas remunerado, de miles de presos de las cárceles españolas. También la familia Pujol-Ferrusola, que tiene tras las rejas otro de sus oscuros negocios.

Fernando Romero / Periodista.

El mundo de las cárceles en España es un tema tabú, del que muy poca gente, salvo los que tienen familiares dentro, conoce su verdadera realidad. Como ocurre en nuestro mundo, del sufrimiento de los demás siempre hay alguien que obtiene provecho económico. Eso ocurre también intramuros. Los presos se han convertido en los nuevos esclavos del siglo XXI porque el Estado de Derecho se suele estrellar con los muros de las prisiones, como dice en una entrevista en este mismo número la abogada Charo González.

El negocio de las cárceles ha sido denunciado en numerosos foros de Internet, en publicaciones radicales o de apoyo a presos y en blogs de escasa repercusión. Los medios de masas casi nunca recogen noticias que pongan en duda a la institución penitenciaria. Sin embargo, lentamente, gracias sobre todo al testimonio de presos y organizaciones humanitarias o de apoyo a los reclusos, va emergiendo la información a la superficie.

El Organismo Autónomo de Trabajo y Prestaciones Penitenciarias (OATPP), dependiente de Instituciones Penitenciarias, funciona como una empresa de trabajo temporal (ETT) y tiene a más de 12.000 presos trabajando en unos 200 talleres. A ellos hay que sumar los que están bajo el control del CIRE (Centro para la Iniciativa de la Reinserción) de la Generalitat catalana, que va por libre. Los internos están cobrando sueldos ínfimos, no tienen derechos laborales y están generando una producción por valor de millones de euros con grandes beneficios para las empresas que los utilizan y que además tienen la ventaja de que se ahorran el pago de luz, agua, teléfono e incluso parte de las cuotas de la Seguridad Social, que corren a cuenta de la Administración; y todo ello gracias a los convenios con la OATPP.

El número de reclusos “trabajadores” aumenta año a año y se ha multiplicado por tres en tan solo una década. En teoría estos organismos que contratan presos para el exterior hablan de “programas de reinserción”, aunque lo cierto es que se ha convertido en un negocio lucrativo para muchas empresas. En la  memoria de Instituciones Penitenciarias de 2012 se mencionan unos beneficios en todo el Estado de cinco millones de euros (con ventas de 162 millones) gracias a la actividad productiva de los internos de todas las prisiones: un total de 12.217, de los cuales 3.119 producían para empresas privadas.

Cien empresas, quinientos clientes

Amadeu Casellas estuvo preso en las cárceles españolas durante más de veinticinco años y acaba de publicar el libro Un reflejo de la sociedad. Crónica de una experiencia en las cárceles de la democracia, en el que denuncia con nombres y apellidos a los que se enriquecen con los reclusos. Entre ellos están la familia Pujol-Ferrusola, Telefónica, El Corte Inglés, ACS, el Banco Santander y Ayuntamientos de toda España, pero hay muchos más.

El más llamativo es el de la familia Pujol-Ferrusola, porque entre sus negocios también está este penitenciario, aunque no ha salido a la luz tras destaparse el escándalo sobre las actividades de la saga. Marta Ferrusola, esposa del ex presidente Jordi Pujol, estuvo en la directiva del CIRE a finales de la década de los noventa, aunque nunca se la veía por su despacho. El ex recluso Amadeu Casellas la denunció en su día sin éxito ante la Fiscalía porque decía que cobraba un “sueldazo” sin acudir a su puesto de trabajo. Por otro lado está la empresa Servivending, que suministraba productos y máquinas expendedoras al CIRE y que al parecer fue puesta en marcha por uno de los hijos de Jordi Pujol, aunque actualmente solo aparece como administrador único Manuel Antolín Aznar.

Según fuentes que investigaron al CIRE, la familia Pujol estuvo desde el principio en esta entidad. Se les conoce también un negocio de flores dependiente de esta institución. Estas iniciativas pronto pasaron a otras manos porque, según las citadas fuentes, “los Pujol ponían en marcha el negocio y luego lo vendían”.

Marta Ferrusola. Los Pujol también hicieron negocio con las cárceles en Cataluña. Foto / TV3.

El Corte Inglés se enriquece con los presos por partida doble. Por un lado los tiene trabajando para sus tiendas en unas condiciones precarias y por otro lado son luego los propios reclusos los que adquieren esos productos. La multinacional de Isidoro Álvarez suministra sábanas, mesas, camas, bandejas de comida, sillas, ropa para penados y funcionarios, mantas, colchas y hasta los lotes higiénicos. Y son los presos los que están fabricando todo el material textil con sueldos que no pasan de 200 euros al mes. También Correos usa presidiarios como mano de obra, cobrando menos de 12 euros por ocho horas de trabajo.

Otras muchas empresas y sectores se nutren de la mano de obra barata de las cárceles. Por ejemplo, el de fabricación de automóviles. En las cárceles se fabrican los salpicaderos de Seat, Volvo y Renault. También se producen las pastillas de frenos de casas muy conocidas como Jurid. En Lleida los presos le fabrican a la bodega Raimat cajas de fruta de madera y cartón. Hay imprentas donde se hace casi todo el material de los juzgados y audiencias de Cataluña. En Girona, los presos confeccionan con sus manos los álbumes de fotos que fabrica la empresa Manuart.

Otro de los que saca tajada del negocio de las cárceles es el presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, a través de su empresa ACS. Construye las cárceles y después cobra el alquiler, como es el caso de Brians 2, la prisión de Manresa, la de Figueras, la de Tarragona y muchas más por todo el territorio español. Por cada una de ellas, dice Casellas en su libro, “cobra al mes más de un millón de euros”. Florentino Pérez fue uno de los constructores que se benefició del Plan de Creación y Amortización de Centros Penitenciarios que supuso la construcción de 46 nuevas infraestructuras penitenciarias en el periodo 2006-2012, con una inversión de 1.647,20 millones de euros, además de otros 1.504 millones ya aprobados por anteriores Consejos de Ministros. Otras empresas que también se han beneficiado son COMSA y Ferrovial. De la primera, su consejero delegado es Josep Miarnau, mientras que Ferrovial está presidida por Rafael del Pino Calvo-Sotelo. También participan del reparto del pastel FCC, grupo de empresas de las hermanas Koplovitz.

Otros productos que hacen los presos son los mosquetones para practicar la escalada y el rápel. También hay trabajos para empresas externas de carpintería metálica, confección industrial o cultivo en invernadero, a los que hay que añadir las tareas para las propias prisiones, como cocina, panadería, mantenimiento, jardinería y lavandería.

Telefónica hace también negocio a costa de los presos, pues mantiene una situación de monopolio. Ello es posible porque todos los reclusos deben comprar obligatoriamente las tarjetas de Telefónica para llamar a su familia, amigos, abogados, etc. Cada tarjeta cuesta un mínimo de 5 euros y pueden hacer dos llamadas a móvil si llaman dentro del territorio español. Si es al extranjero, el coste de la llamada se dispara. Los presos pueden llamar cinco veces a la semana con un coste mínimo de 10 euros semanales por preso. Como en España son más de 60.000, calcúlense los beneficios.

En Euskadi los presos trabajan para Eroski y Citroën. En Cataluña el Grupo Codorniu tiene a condenados trabajando para bodegas de Lleida. Otras empresas que utilizan la mano de obra barata de los presos son Saveco, Valeo (automóviles) y Asimelec (electrónica y comunicación).

Además OATPP tiene contratos con Ayuntamientos de toda España y todo signo político. Las Cámaras de Comercio de muchas provincias firman convenios con esta entidad. También tiene convenio con las cárceles la Confederació d’Associacions Empresarials de Balears (CAEB).

Se calcula que más de 100 empresas y 500 clientes particulares contratan presos, aunque la cifra real es difícil de conocer ya que los datos no se hacen públicos y no aparecen en el BOE. En este sentido hay que mencionar al blog en apoyo a los presos, Punto de Fuga, que está haciendo un meticuloso trabajo de investigación sobre estas empresas.

Las denuncias sobre explotación de presos empiezan a ser cada vez más numerosas. La Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía informó recientemente de que unos 12.000 reclusos están empleados en la cárcel con sueldos de hasta 0,5 euros a la hora y entre 80 y 300 euros al mes. Señalan que la vulneración de derechos laborales de los presidiarios es “un problema casi desconocido” que niega horas extra o vacaciones y “aporta un subsidio de desempleo máximo de 100 euros”.

Otras fuentes coinciden en que los presos empleados no tienen pagas extraordinarias, horas extra o vacaciones ni por supuesto posibilidad de denunciar su situación a través de los sindicatos, porque éstos están ausentes de las cárceles.  Al obtener la libertad, por haber cotizado, no disfrutan del subsidio de excarcelación –426 euros, hasta en 18 meses– sino de la prestación por desempleo que apenas llega a los 100 euros, por lo que muchos internos prefieren no trabajar. Los salarios, según estos informadores, oscilan entre los 120 a los 150 euros al mes, con horarios de 8 horas diarias, cinco días a la semana.

Muchos presos no solo realizan trabajos domésticos en la cárcel. Del que hacen para fuera apenas obtienen beneficios. Foto / Pablo Nosti.

El Banco Santander hace caja

Valentín Matilla González es un ex recluso que estuvo tres años en Villabona (Asturias) y fue excarcelado en noviembre de 2013. Corrobora lo que publica Casellas: “Hay negocios en todas las cárceles, pero solo algunas se consideran ‘productivas’, porque fabrican para empresas”. No es el caso de la prisión de Villabona, pero sí, por ejemplo, de la del Dueso (Cantabria), “a la que todos quieren ir porque trabaja con muchas subcontratas y hay mucha indigencia. Para que te trasladen tienes que portarte bien y por supuesto hay tráfico de influencias”.

Habla de El Corte Inglés, el suministrador “oficial” de los objetos de consumo de los presos: “Si un interno quiere tener una televisión, no puede ir al mercado libre, sino que tiene que comprarla en El Corte Inglés”. El sistema es el siguiente: aparece por las cárceles cada 15 días lo que los internos llaman “el demandadero”, que recoge las necesidades de productos y objetos de los reclusos. Luego acude a El Corte Inglés a por ellos.

También el Banco Santander se beneficia de una situación de monopolio porque los presos solo pueden tener sus ahorros en la entidad de Botín. Incluso, si se mandan transferencias, tienen que ser a través de este banco.

Los presos gastan e ingresan a través de una tarjeta vinculada al Santander. Pueden ingresar un máximo semanal de 100 euros, lo que ocurre habitualmente los miércoles. Si, por ejemplo, el ingreso se hace un jueves, hasta el siguiente miércoles no se cobra, “así que imagínate qué negocio hace el Santander con el dinero de todos los presos de España durante los días que no pueden hacer uso de él”.

Matilla conoció a muchos presos que venían de otras cárceles españolas y le contaron los negocios de cada localidad. Pone el caso de Alcalá-Meco, en el que un director trasladó la panadería de la prisión al exterior para aumentar el negocio.

En el Centro de Integración Social (CIS) de Villabona se preparan los destinos remunerados para algunos internos. Por ejemplo, para el sector  de limpiezas, en el que la remuneración es de 150 euros mensuales. En la cocina las condiciones laborales “son un escándalo”, según Matilla, en referencia a las largas jornadas y la escasa remuneración. Luego están los cursos de jardinería remunerados que se realizan a través de convenios entre instituciones penitenciarias y muchos Ayuntamientos españoles. Los presos aseguran que no existen tales cursos, sino que son enviados a trabajar igual que los empleados municipales, cobrando unos 300 euros mensuales con la misma jornada laboral que sus compañeros; además, aseguran, tienen que pagarse el transporte.

El Ayuntamiento de Langreo fue el primero de Asturias que firmó un convenio con la prisión de Villabona a través del CIS. En teoría los reclusos trabajan en un taller de formación para aprender un oficio y luego reinsertarse en la vida laboral. Lo cierto es que no es así. Son peones utilizados (sin recibir ninguna formación) en las tareas de jardinería del Ayuntamiento. No está con ellos ningún monitor o formador sino que son grupos de 3-4 personas acompañados de un empleado municipal que les indica la tarea a realizar.

Los presos con los que contactó esta revista aseguran que para este tipo de trabajos no se hacen nóminas sino que “te dan un papel de mala manera”. En Villabona, dice Matilla, los destinos remunerados “los maneja un tipo, la mano derecha del director de seguridad, que por supuesto funciona por medio del tráfico de influencias, con sus chivatillos y una cola de gente esperando para que les reciba y les de un trabajillo”.

Antiguamente había economatos que ahora han pasado a denominarse “boutiques”. Este cambio de nombre ha supuesto simplemente un aumento de precios de los productos que se venden.

Funcionarios a cuerpo de rey

Pero no son solo los empresarios los que sacan tajada de los presos. También se benefician muchos funcionarios de prisiones, que utilizan entidades públicas, como el CIS o el CIRE, desde las cuales se mueven todos estos negocios, muchas veces camuflados como talleres de formación, y cuya filosofía empresarial no es por supuesto explotar a los presos sino “integrarles en el mundo laboral”.

Según Casellas los empleados del CIRE “viven a cuerpo de rey y son parte del entramado que explota a los presos”. ATLÁNTICA XXII intentó ponerse al habla con Instituciones Penitenciarias para preguntar sobre estas denuncias, aunque indicaron que por “vacaciones” nadie podía atender a la llamada de la revista. Lo mismo ocurrió con otro de los organismos denunciados por Casellas en su libro, el CIRE. Su directora, Elisabeth Abad i Giralt, eludió contestar a las preguntas de esta revista, aunque desde  el gabinete de prensa mandaron un mensaje en el que afirmaban que el CIRE tiene un objeto más social que económico y que “es una empresa pública de la Generalitat de Catalunya que se ocupa de la reinserción de las personas privadas de libertad, mediante la formación en oficios y el trabajo penitenciario”.

Fuente: http://www.atlanticaxxii.com/3107/el-negocio-oculto-de-las-carceles-espanolas

El Corte Inglés, investigado por presunto suministro de uniformes al Estado Islámico

Fuentes próximas a servicios de inteligencia europeos confirmaron a MIL21 que El Corte Inglés ha sido investigado en relación al suministro de los modernos uniformes utilizados por el Estado Islámico en las guerras de Siria e Irak. Varios servicios de inteligencia, que tratan de poner al descubierto las redes de suministros de los yihadistas, situaron a los grandes almacenes españoles en el punto de mira por su especialización en confeccionar uniformes militares y por la entrada de Qatar en su consejo de administración, país cuyos jeques financian al terrorista Estado Islámico.

 La empresa creada por Ramón Areces en 1935 confecciona desde hace años decenas de miles de uniformes para los ejércitos de todo el mundo, entre ellos el español. Son contratos que aportan beneficios millonarios a El Corte Inglés, ya que las prendas son manufacturadas en países donde el coste de mano de obra es muy bajo.

Los gobiernos de China, Bangladesh, Vietnam y Camboya, entre otros, con salarios de menos de un dólar diario y horarios de sol a sol que utilizan en muchos casos a menores como mano de obra, no ponen trabas a grandes empresas textiles occidentales para la confección de ropa militar.

Los modernos uniformes de camuflaje pixelado que utiliza el Estado Islámico han sido financiados por jeques qataríes

Servicios de inteligencia europeos como el alemán, austriaco, holandés e italiano investigan desde hace tiempo las redes de suministradores del avituallamiento del Estado Islámico o Daesh, un aspecto al que se presta escasa atención debido a que el foco siempre se pone sobre el armamento.

Sin embargo, el avituallamiento –los familiares picpuk Toyota en los que se desplazan los terroristas, teléfonos móviles, radiotransmisores y uniformes- es imprescindible para el sostenimiento de la maquinaria militar yihadista.

Arma psicológica

Dentro del avituallamiento, los uniformes representan una poderosa arma psicológica para cualquier ejército regular o movimiento armado: los uniformes proyectan una imagen de cohesión y disciplina, infunden temor al adversario, y elevan la moral y autoestima del combatiente al sentirse parte integrante de una organización respetada o temida.

 Por eso a los servicios de inteligencia les sorprendió los modernos uniformes de camuflaje desértico pixelado que utilizan los terroristas del Estado Islámico, similares a los de los mejores ejércitos del mundo.

En la actualidad más de 60.000 yihadistas están combatiendo en Siria, Irak, Libia y Yemen, según las estimaciones de la inteligencia norteamericana y rusa.

Con su moderno uniforme militar, el Estado Islámico trata de convencer a la opinión pública que el Califato cuenta con un poderoso ejército

Los realizadores de los vídeos de propaganda del Daesh saben de la importancia de los uniformes para implantar en la opinión pública mundial la imagen de que el autoproclamado “Califato” cuenta con un poderoso ejército regular.

Llamó la atención de los servicios secretos que los uniformes aparecen en vídeos y fotografías como si acabasen de ser estrenados, a pesar de ser utilizados en el campo de batalla, lo que les llevó a pensarque existía un abundante suministro.

El vínculo Corte Inglés-Qatar

Esa “abundancia” condujo a investigar a las grandes empresas textiles que estarían detrás de la confección de uniformes para el Estado Islámico. La entrada el verano pasado de capital de Qatar en la empresa textil española El Corte Inglés disparó todas las alarmas, señalan las citadas fuentes.

Se daba la doble circunstancia de que El Corte Inglés se ha especializado en la confección en China de uniformes militares y que Qatar había entrado en el accionariado de la empresa española, inicialmente con un 10% del capital (mil millones de euros).

Mientras que príncipes e instituciones saudíes se encargan de financiar elarmamento del Estado Islámico, jeques qataríes se han especializado en el capítulo del avituallamiento de los yihadistas.

150.000 uniformes

La investigación de los servicios de inteligencia europeos sobre las empresas presuntamente proveedoras de uniformes al Estado Islámico permanece abierta. Los yihadistas tendrían almacenados más de 150.000 uniformes de camuflaje pixelado desértico como los que aparecen en las fotografías que acompañan esta información.

Fuente: http://www.mil21.es/noticia.asp?ref=359&cadena=corte_ingles&como=2

Cómo Vodafone estafa a sus clientes

Éste es un blog de opinión personal, abierto públicamente, pero sin pretención de un gran alcance divulgativo. Sin embargo, para este post me gustaría hacer una excepción, pudiendo servir a muchos de ayuda.

Quisiera compartir abiertamente la historia de mi decepcionante experiencia con Vodafone, y de cómo conseguí resolver mi conflicto con ellos.

En un principio pensé que Vodafone, aún y no ser la única operadora que me había causado problemas, era la que peor sabía gestionarlos. Pero cuando finalmente se resolvieron, me di cuenta de que no era un problema de gestión, sino de voluntad, lo que me llevó a la conclusión de que Vodafone intentó estafarme.

vodafone

Todo empezó en enero del 2011, cuando después de haber sondeado un poco las tarifas yofertas del mercado, acudí muy ilusionado a una tienda Vodafone para comprar mi smartphone, promocionado junto a una tarifa con contrato de permanencia de 18 meses.

Todo fue de maravilla, hasta que en septiembre de 2012, tras 20 meses pagando religiosamente todas mis facturas, y dando por sentado que mi permanencia (de 18 meses) ya había expirado, decidí cambiar de operador. Pedí una portabilidad con Pepephone, y al cabo de unos días, como es habitual, recibí la típica llamada de un comercial suplicando que no me fuera de Vodafone. Yo le argumenté que su oferta ya no era buena, y que igualmente me daba de baja, a lo que él me respondió que si lo hacia, al incumplir mi contrato de permanencia debería pagar una cuantiosa penalización.

¡Sorpresa! o más bien, ¡Indignación! ¿ Cómo es posible que incumpla mi contrato de permanencia de 18 meses, si ya han pasado 20 ?

El comercial no supo darme explicación, solamente me confirmó que mi contrato expiraba en octubre de 2012, y que sería mejor esperar a esa fecha para darme de baja.

En ese momento, tras mi exaltación inicial recapacité un poco, y pensé que mejor ahorrarme problemas y esperar unas semanas hasta octubre, ya que tampoco tenia prisa. Pero mi portabilidad se hizo efectiva justo al día siguiente, y cuando conseguí contactar con Pepephone (la otra operadora) ya era imposible cancelarla, así que no pude evitar el conflicto.

Al mes siguiente, Vodafone cargó en mi cuenta bancaria una factura de 269,30 €, bastante más de lo habitual para mi consumo, y que se parecía muy sospechosamente al recargo del que me había advertido el comercial. Inmediatamente ordené a mi banco que no lo pagara y que devolviera el recibo, y posteriormente llamé a Vodafone para aclarar el asunto.

Mi primer obstáculo fue que, al ya no ser cliente de Vodafone, no me permitían llamar a su numero de atención al cliente. Por suerte encontré otro número (607 123 000) donde me atendieron y me explicaron que en efecto, mi última factura incluía un recargo por incumplimiento de mi contrato de permanencia. Yo les volví a preguntar cómo era esto posible, si ya habían pasado más de 18 meses, a lo que después de unos 30 minutos me contestaron que no, que mi contrato se dio de alta en abril del 2012. Volví a llamar varias veces al mismo teléfono, sin resultado, hasta que al final alguien me explicó que para poner una reclamación por disconformidad debía enviar un fax al número 607 13 18 63 aportando la documentación.

Tras armarme de paciencia, redacté la siguiente reclamación, adjuntando copia de mi contrato, y se la envié por fax :

reclamacio_vodafone-1

Además, por prudencia, también se la envié por burofax (que me costó 10 €) a su direcciónParque empresarial de La Moraleja, Avda. de Europa número 1, Alcobendas (Poligono Industrial), CP 28108, por eso de asegurarme que quedara constancia.

Al cabo de unas semanas recibí una llamada de Vodafone, comentándome que evidentementehabía un error, y que ya lo habían solucionado. ¡Perfecto pensé! olvidándome del tema.

Pero pasó el tiempo, y no me llegó ninguna otra factura. Me extrañó. Al cabo de un par de meses, me llamó desde el departamento de recobros una mujer con muy mala leche, diciéndome que tenia una factura pendiente de 269 €, y que a que esperaba por pagarla… Insistió mucho en que podía realizar el pago inmediatamente, dándole mi número de tarjeta de crédito, cosa que me irritó bastante. Yo le expliqué amablemente todo lo de la reclamación, a lo que ella me dijo que no le constaba, y que si existía debía darle el número de incidencia, sin dejar de insistir constantemente en que debía pagar los 269 €, sino en 24 horas iban a iniciar un proceso judicial contra mi. Yo no tenia ningún número de incidencia, así que volví a llamar al primer teléfono, les volví a explicar todo otra vez, y pedí que me dieran un número de incidencia. Una vez obtuve el dichoso número volví a llamar a recobros y se lo dí a esa mujer de la mala leche. Ella me contestó que vale, que lo iban a comprobar, pero ni se disculpó por sus acusaciones previas, ni me dió las gracias por hacer de recepcionista entre sus departamentos.

Fui llamando periódicamente cada 2 / 3 semanas para consultar el estado de la reclamación, a lo que en ningún caso nadie supo responderme, abriendo nuevas incidencias a cada llamada. De vez en cuando, también me llegaban otros sms amenazantes, diciéndome que tenia una factura pendiente de 269 €, y que les llamara para abonarla inmediatamente. El mensaje era claro : ya podía ir llamando y abriendo incidencias, que pasaban de mi. Por mucho que hiciera, no iban a rectificar.

Mi buena fé y mi paciencia se iban agotando poco a poco. Empecé a pensar que la única solución seria pagar, pero no lo hice ! Soy un hombre de principios y no me dio la gana, pues tenia razón, y además conservaba toda la documentación para demostrarlo.

Al cabo de un tiempo, Vodafone añadió mis datos a los ficheros de morisidad ASNEF y BADEXCUG :

alta_BADEXCUG

Esto empezaba ya a molestarme, pero como no necessitaba demostrar a nadie mi solvencia, no le dí más importancia.

Al ver que igualmente no pagaba, Vodafone traspasó el problema a una empresa externa especializada en recobros : Intrum Justitia Iberica. Esto es ilegal, porque en ningún momento di consentimiento para que cedieran mis datos personales a terceros. Pero pensé que daba igual, que quizás ellos serian capaces de resolver el asunto. Iluso de mi.

Lo único que hizo la empresa Intrum Justitia (que para eso le paga Vodafone)  fue extorsionarme por todos sus medios para conseguir que pagara los 269 € sin rechistar. Inmediatamente empezaron a acosarme telefónicamente, además de enviarme cartas amenazantes como esta :

avis_intrum_justitia

Me empecé a mosquear en serio.

Cada 4, 5 días recibía una llamada de Intrum Justitia (cada vez de un número/operador distinto, claro), reclamándome el pago, al que con mi paciencia de acero, le volvía a explicar detalladamente toda la historia del porque la factura era incorrecta y no iba a pagar. Pero a ellos esto les daba igual, sólo querían que les diera el número de tarjeta de crédito y pagara los 269 €, porque según Vodafone yo debía pagar sí o sí. Inventaron todo tipo de excusas para convencerme : que si había incumplido la permanencia porque había impagado facturas, que en realidad tenia otro plazo, que como me habían avisado era mi responsabilidad, y un largo etcétera. Todas incorrectas. Y por supuesto, en ningún caso se plantearon siquiera la posibilidad de que yo tubiera razón.

No exagero si digo que me llamaron e intentaron que cediera en más de 20 ocasiones. Pero lo que realmente me molestó fueron sus formas. Si el trato recibido por Vodafone ya fue “poco agradable”, el de los “extorsionadores profesionales” de Intrum Justitia se podía calificar perfectamente de inmoral. El acoso verbal que usan para intimidar telefónicamente a sus victimas es realmente increíble, llegando a desquiciar psicológicamente a quien no tenga la suficiente fuerza de voluntad para aguantar tales acusaciones. Supongo que esto les funciona en muchos colectivos, especialmente gente mayor o poco informada, que ceden a su presión por miedo o desconocimiento de sus derechos.

Yo conseguí aguantar un tiempo a sus agresivas acusaciones de infractor e inmundano parásito de la sociedad, pero finalmente me cansé y decidí que ya estaba harto, que eso, junto a mi inclusión en los ficheros de morosidad, era una vulneración de mis derechos, y que iba a denunciarles.

Busqué información, pregunté a consumo y acudí a la OMIC de mi ciudad, para trasladarles el problema y buscar una solución. Allí me explicaron cómo funciona el procedimiento deMediación y Arbitrage para resolver estos conflictos de forma rápida y gratuita. Además, Vodafone está  adherida al Arbitraje de consumo, por lo que automáticamente acepta esta vía de reclamación.

Conseguí hacerlo en muy pocos trámites, acudiendo físicamente sólo 2 veces a la oficina, tramitando todo lo demás por correo electrónico, y en una semana ya había realizado todo el papeleo para la solicitud de arbitraje :

reclamació consum

Automáticamente dejaron de acosarme con las llamadas y cartas.

En 4 días Vodafone respondió, y desde la OMIC me hicieron llegar la respuesta. ¡Oh sorpresa!Vodafone rectificaba mi factura y me daba la razón, descontando los 223,85 € de recargo por incumplimiento de la permanencia.

resolució consum

resolució vodafone

Consumo archivó la reclamación, yo pagué los 45,45 € que realmente debia, y a los pocos días Vodafone me envió la corrección de la factura.

Con esto, terminó mi suplicio.

Yo me quedé muy descansado, porque toda esta odisea me supuso un gran esfuerzo, sobre todo a la hora de pensar que podían haber represalias judiciales. Me dí cuenta de que realmente habían conseguido ponerme el miedo en el cuerpo, e incluso en algún momento llegué a pensar que no conseguiría resolverlo y acabaría pagando los 269 €.

Leí por ahí que algunos han llegado a recibir una citación judicial (a la que seguramente yo también estuve muy cerca), pero que finalmente sólo te citan, y luego no se presentan el día del juicio, porque saben que lo van a perder. ¡Hasta ahí llega su desfachatez!

A mi, sinceramente, me parece despreciable ver como Vodafone resuelve estas situaciones aprovechándose del miedo que incurre a sus víctimas. Un claro ejemplo de las malas prácticas y el abuso de poder que ejerce por ser una gran empresa.

¿ Porque fueron capaces de corregir mi factura en 4 días, después de interponer una reclamación en consumo, y no durante los 5 meses anteriores, con todas mis llamadas, fax, burofax, reclamaciones e incidencias abiertas directamente con ellos ? Está claro que no es una cuestión técnica o administrativa, sino de voluntad. Vodafone simplemente no quiso corregir su error, y trató de cobrarme igualmente los 269 €, porque con otros clientes seguramente esto les funciona, y se ahorran unos míseros euros.

Por esa razón quiero compartir abiertamente mi experiencia, para que todos aquellos que sufran una situación parecida sepan que (si realmente tienen razón) nunca deben rendirse. ¡ No cedan a su extorsión ! Acudan inmediatamente a consumo, o si prefieren directamente con un abogado, pero sobre todo no caigan en su trampa. Si dejas que pisen tus derechos, lo harán, es tu responsabilidad luchar por ellos.

Ahora (y que conste que no me pagan por hacerles publicidad) estoy con Pepephone, contentísimo de su excelente servicio. Por el momento no he experimentado ningún problema, pero lo que realmente me contrastó, fue su política de resolución de incidencias. Sin más, un buen día recibí de ellos este mensaje :

Pepephone Informa
Estimado cliente,

A partir de hoy incorporamos una nueva forma de ver los cosas en nuestra atención al cliente.

Aunque seguimos siendo una compañía pequeñita y tenemos pocas reclamaciones, cada vez son más, y está ocurriendo un efecto sorprendentemente ridículo que nos gustaría explicarte:

1. Un cliente tiene un problema pequeño, por ejemplo, unas llamadas que él cree que no ha hecho.

2. El cliente se enfada un poco, o mucho, como es lógico, al menos mientras no reciba una explicación (que casi siempre la hay).

3. El cliente nos llama para reclamar. Nosotros atendemos la llamada, pero necesitamos tiempo para poder examinar todo y verificar si es correcto o se trata de un error.

4. El cliente, entre tanto, está enfadado porque piensa que está pagando una equivocación nuestra (o de alguien) y, por su experiencia, presupone que las compañías de telecomunicaciones acabamos siempre toreando al cliente y jamás devolviendo el dinero.

5. Nosotros, por nuestra parte, también estamos preocupados porque somos conscientes de ello y porque también sabemos que pueden pasar días hasta que un técnico nuestro pueda analizar la reclamación.

El resultado es que, por una incidencia menor, el cliente se enfada, nosotros nos estresamos y al final los dos salimos perdiendo.

En teoría esto no tiene solución porque siguiendo la práctica habitual en telecomunicaciones, si hay un error de facturación, hasta que no se demuestre lo contrario, el cliente paga y, si se le hace esperar mucho tiempo, incluso consigues que renuncie a la reclamación.

Como no queremos estar estresados ni que vosotros estéis enfadados, vamos a darle la vuelta a las cosas y los dos salimos ganando:

A partir de hoy siempre que un cliente tenga una queja o duda menor sobre la facturación tendrá la razón por defecto y se le devolverá el dinero automáticamente. De esta forma, tú no tienes que hacer nada, ni siquiera enfadarte, y la presión para ver si el cargo era correcto o no recae en nosotros. Si no somos capaces de comprobar posteriormente que era correcto, los que perdemos el dinero somos nosotros. Y si tardamos tiempo, también. Eso sí, si posteriormente analizamos el cargo y te podemos explicar que era correcto, entonces te lo detallaremos y anularemos la devolución, tal y como entendemos que es justo. Si tardamos más de 45 días en averiguarlo, renunciaremos a ello.

Ahora el tiempo y las molestias sólo van en nuestra contra.

Esperamos que con esta forma de ver el problema tú como cliente estés más tranquilo. A cambio, nosotros estamos también más relajados porque, aunque todo el mundo piense lo contrario, agobia más tener detrás a un cliente enfadado que a un accionista

Gracias por tu confianza.
El equipo de Pepephone

Mail: pepephone@pepephone.com
Blog: http://blog.pepephone.com
Twitter: @Pepephone
Teléfono: 1212

Una declaración de intenciones loable, y totalmente apreciable por aquellos que hemos sufrido situaciones de conflicto.

Mi conclusión : Cuanto le queda a Vodafone por aprender de estas “pequeñas” pero grandes compañías. Podrán subir o bajar sus precios, hacer más o menos atractivos sus productos, pero mi confianza, ya nunca jamás la volverán a tener.

Enlaces relacionados :

http://cartaparavodafone.blogspot.com.es/2010/06/como-resolver-tus-problemas-con.html

http://cartaparavodafone.blogspot.com.es/2010/05/lo-que-hay-detras-de-vodafone-el-caso.html

http://www.adslzone.net/posts104019-165.html

http://bandaancha.eu/foros/gane-juicio-contra-vodafone-espana-1691598

http://www.gsmspain.com/foros/h1058581_Operadores-Vodafone_Penalizacion-romper-contrato-permanencia-Vodafone.html

http://www.elblogsalmon.com/sectores/movistar-y-vodafone-continuan-con-su-caida-en-picado

Fuente: https://blogdelbarba.wordpress.com/2013/04/23/como-vodafone-estafa-a-sus-clientes/

La peligrosa vacuna del Papiloma Humano: La vacuna de Érika

La vacuna de Érika

  • Érika, campeona de gimnasia rítmica y superdotada

  • La batalla del condecorado doctor que pide el fin de la vacunación masiva de adolescentes

  • Por ella, ‘pido que prohíban la vacuna del papiloma’. Lleva recogidas 29.127 firmas

  • La joven, de 16 años, ha quedado en silla de ruedas

erika

Con tres años sabía leer. “Mami, ¿quiénes son los merovingios?”, preguntó tras ojear un Muy Interesante del revistero. En el colegio le midieron 144 de cociente intelectual. Superdotada. Devoradora de libros y películas. Un crack de las matemáticas. Promesa de la gimnasia rítmica, del taekwondo… Era Érika hasta los 14… Hasta que le pusieron la vacuna.

-Mamá, ¿qué me está pasando? -quiso saber tras el segundo pinchazo, de tres, contra el virus del papiloma.

Su delgadez iba a más. Había pasado de 55 kilos a 45, las costillas le marcaban las camisetas como un dibujo. Nadie sin embargo se explicaba qué le sucedía a la niña 10. Sus piernas, que tantas medallas y trofeos le habían dado, con el tiempo se fueron volviendoquietas como las de una estatua. Y ahí sigue Érika hoy, con 16 años cumplidos, sentada en una silla de ruedas. Sin triunfo que celebrar.

-¿A quién se le ocurrió ponerme eso? -repite ella apenada en el salón de su casa en Alicante.

Fue la propia Consellería de Sanitat de Valencia, mediante una carta (marzo de 2013), la que recomendó a los padres que pusieran la vacuna a Érika. Se trataba, según la misiva oficial, de una medida “segura” y “preventiva”.

Más tarde llegarían las sombras en su retina, las figuras borrosas y distorsionadas como espejismos. Los olvidos y los vértigos, los dolores en su cerebro adolescente… Y la chiquilla que no paraba de preguntarse: “¿Qué me está pasando? ¿Por qué?”. Aquellas tres dosis de líquido transparente serían el principio de otra vida. De otra Érika.

En medio de la tormenta antivacunas, su historia añade una dimensión nueva, diferente, a la polémica de estas semanas. “El caso de Érika, otra niña perfectamente sana que enferma tras ser vacunada del papiloma, me obliga a alzar la voz contra este atropello a la salud pública que se está cometiendo impunemente…”, se expresa con toda crudeza el catedrático de Salud Pública de la Universidad de Alicante, el doctor Carlos Álvarez-Dardet. Con Érika por bandera, el que fuera presidente de la Sociedad Europea de Salud Pública y del Journal of Epidemiology and Community Health, publicación de impacto internacional, ha colocado en internet una campaña que golpea: “NO a la vacunación masiva de niñas contra el virus del papiloma”. Tal vez la vacuna, de todas las conocidas actualmente, que más controversia sigue levantando en todo el mundo. 29.127 firmas de toda España (este viernes) ya se han sumado a la campaña para intentar “frenar” lo que el galeno califica de “sinsentido”.

Érika, con 11 años (centro), tras concluir una prueba de gimnasia rítmica antes de la vacuna.ÁLBUM FAMILIAR

No quiere Álvarez-Dardet que le confundan con los antivacunas, al estilo de los que apoyaron a los padres de Pau, el niño catalán que murió el pasado 27 de junio tras contraer la difteria, o con los heterodoxos de bata blanca que pregonan que las vacunas en sí mismas son malas. No va de eso. Él apoya su rebelión inmunitaria en datos y razones científicas. “Los padres están vacunando a sus hijas confiados en que los especialistas saben lo que les conviene. Pero esta vacuna (la del papiloma) es un auténtico fraude. ¡Están experimentando con nuestros hijos!”, mantiene alto y claro quien ostenta, entre otros reconocimientos, la Orden Civil de Sanidad, la máxima distinción que en España se concede en el ámbito de la salud.

-Inútil, insegura, peligrosa. ¿Por qué?

-La infección por el virus del papiloma humano (VPH) esfrecuentísima. De hecho, casi el 90% de las mujeres la tienen en algún momento de sus vidas. La causan unos 100 tipos distintos de virus. El 70% de las infecciones remiten por sí solas en el plazo de un año. Y más del 90% lo hace en dos o tres. De las que perduran, sólo el 5% progresarán hacia lesiones precancerosas. Los tipos de virus que potencialmente pueden evolucionar hacia un cáncer son unos 15. La vacuna, teóricamente, protege contra dos de ellos que están en el origen del 51% de los cánceres de cérvix en España. Y está aún por ver cuánto cubre y durante cuánto tiempo. Frente al resto de virus la vacuna no protege… (Los riesgos serían mayores que los beneficios).

Celia y Henar, de Madrid; Raquel, de Valencia; Aurora de Jávea; Marina, de Murcia; Carolina, de Sevilla… “y tantas otras adolescentes” de 12, 13 y 14 años han sufrido los efectos adversos de la inmunización. “Estas niñas que se han quedado incapacitadas de por vida fueron vacunadas inútilmente”, prosigue el catedrático Álvarez-Dardet. Otras no podrán contarlo. Falta saber si las muertes de tres adolescentes -una de Gijón, y las otras dos de Tarragona y Valencia-han podido ser por complicaciones de la vacuna.

El mundo de Érika Carrilero, antes inmenso, se ha quedado reducido a un asiento con ruedas de 0,70 metros de ancho por 1,02 de alto. Depende de que alguien la levante, la asee, le ponga y le quite la ropa, la empuje y conduzca a la salida. “Ella intenta mantener la atención pero llega un momento en que colapsa, su cerebro desconecta y se agota completamente, como una muñeca que se queda sin pilas”, explica su madre, Annabel.

La alumna brillante en todo ni siquiera pudo terminar la ESO. Y tal vez por eso, por estar muy por encima del resto, algunos profesores llegaron incluso a pensar que Érika se estaba inventado los síntomas. “Tuvimos que oír de todo”, tercia dolido el padre. “Llegaron a decirnos que, como era superdotada y estos niños, según ellos, suelen dar problemas, nos estaba manipulando para evitar ir al colegio”. Es más, recuerda Israel: “Algún psicólogo nos dijo que probablemente se trataba de algún trauma que Érika habría sufrido en la infancia… Era todo surrealista, dolorosísimo“.

A día de hoy, según el registro de Farmacovigilancia, dependiente del Ministerio de Sanidad, 909 efectos adversos producidos por esta vacuna (algunos expertos duplican la cifra), introducida en España en 2007 y actualmente incluida en el calendario oficial de vacunación de todas las comunidades. En países como Francia, Japón o Dinamarca, las alertas también han ido a más. Síncopes, lupus, desmayos, convulsiones…, incluso fallecimientos. El 14 de junio de 2013, un mes antes de que a Érika le pusieran la segunda inyección, el Ministerio de Salud japonés decidió suspender la recomendación de la vacuna en todo el país tras analizar sus efectos secundarios. Habían detectado 357 casos graves en una muestra de 2.000. Y en Dinamarca, donde incluso han abierto cinco centros de rehabilitación específicos para estas niñas, llevan ya contabilizados -oficialmente- 1.500 adolescentes en estado grave. Un informe publicado en Austria tras el fallecimiento de una joven inmunizada conGardasil, una de las dos vacunas junto con Cervarix que más se utilizan, sostenía que su eficacia era “absolutamente desdeñable” a largo plazo.

“A nosotros nadie nos informó con claridad de los riesgos, más allá de que la vacuna podía dar algo de fiebre, alguna rojez alrededor del pinchazo, algún mareo, lo típico”, dice el padre de Érika. “No somos unos padres irresponsables”, tercia Annabel. “Yo soy enfermera y no estoy en contra de las vacunas. Nada de eso. Yo hablo de esta vacuna concreta, no de todas. Lo que hemos hecho ha sido fiarnos de los médicos y de las autoridades sanitarias. Y ahí están los resultados. No han sido claros. Falta mucha transparencia…”.

En Estados Unidos, paraíso de los lobbies farmacéuticos, al menos existe un programa oficial de vigilancia, llamado VARES, que se encarga de informar sobre los daños colaterales de las vacunas. Se investiga caso por caso. En enero de 2015 se tenía constancia de 38.217 reacciones adversas a la vacuna del papiloma humano, incluyendo 220 muertes, 1.284 discapacidades y 3.945 hospitalizaciones.

“Esta vacuna es un auténtico fraude. Están experimentando con nuestros hijos”, afirma un catedrático de salud pública

Al día siguiente de recibir la primera dosis, el 10 de octubre de 2013, Érika sufrió una crisis de migraña que la mantuvo encamada y a oscuras. No pudo ir a clases hasta final de curso. “No podía soportar los sonidos ni la luz, sentía mucho dolor en el abdomen, cansancio, la cabeza le estallaba…”, recuerda su madre. A pesar de ser enfermera, Annabel no terminaba de explicarse cómo una vacuna del calendario oficial estaba provocando tantos estragos en su hija. Los médicos y psicólogos “no encontraban nada” en el organismo de la chiquilla y terminaron achacando su malestar a un virus que ni siquiera fueron capaces de identificar. En marzo de 2014 empezaron los problemas para caminar y poco después Érika se quedó parada en una silla de ruedas.

Y ahí sigue hoy, tirando de ella Annabel, mano a mano con el padre. Y ahí sigue Rebeca, la benjamina, encerrada más de una vez en su habitación y de rodillas a los pies de la cama rezando por su hermana. “No es fácil para una niña pequeña suplir el rol de madre con sólo ocho añitos, asimilar que le toca cuidar a su hermana de 14”, cuenta con tristeza Annabel, la que en todo empuja a la familia mientras de la casa se encarga su marido.

Érika se acerca y nos enseña fotos de cómo era antes de aquel 10 de octubre en que todo empezó. En unas se le ve haciendo rítmica. En otras, con una de sus medallas colgadas del cuello. Suma 15, además de trofeos.

¿Cómo ves el mañana?

-Ufff. Creo que aún queda bastante para recuperarme…

Si tantas dudas acumula esta vacuna, ¿por qué se sigue administrando masivamente?

“Por la presión de las farmacéuticas y la dejación de responsabilidades por parte de las autoridades sanitarias y las sociedades científicas”, mantiene Carlos Álvarez-Dardet. “Los fabricantes y el Comité Asesor de Vacunas -teóricamente independiente, aunque está integrado por colaboradores de los laboratorios que financian sus actividades- incluso se han planteadorebajar la edad de vacunación a niñas preadolescentes de 11 años, extenderla también a los varones y, además, administrar las vacunas en los colegios (en algunas comunidades ya se está haciendo) para que no haya escapatoria”.

La escapatoria de Érika no es otra que dejar atrás la silla de ruedas. “Algo he mejorado, pero…”.

-Al recordar lo que te ha pasado, ¿en qué piensas más?

En a quién se le ocurrió ponerme esto.

El “sí” a la vacuna de los pediatras

La Asociación Española de Pediatría (AEP) “recomienda” administrar la vacuna contra el virus del papiloma a “todas las chicas adolescentes”. Se trata, según la AEP, de “un germen muy extendido que afecta a más de la mitad de las mujeres que tienen relaciones sexuales, aunque en la gran mayoría de ellas no les provoca ningún problema y vencen la infección genital sin tan siquiera haberla notado. Sólo cuando persisten los virus durante muchos años (20-30) en el organismo y si son de determinadas familias (tipos) es cuando pueden provocar un tumor maligno: el cáncer de cuello de útero o cérvix uterino. En España, este tipo de cáncer es poco frecuente”.@PacoRego

Eficacia

La vacuna, sostiene la AEP, “es eficaz si no se ha producido la infección y esto sólo puede garantizarse cuando aún no se han iniciado las relaciones sexuales. Por esta razón, son las preadolescentes y adolescentes las que potencialmente resultarán más beneficiadas de los efectos preventivos de la vacuna. Una mujer que ya haya sido infectada por los tipos de VPH que contienen las vacunas no responderá a la vacunación, pero sí en caso de infección por sólo alguno de ellos”.

Reacciones adversas

El riesgo de que esta vacuna produzca un efecto adverso grave “es extraordinariamente raro”. “Las únicas reacciones adversas comunes son el dolor y enrojecimiento en el lugar de la inyección, y fiebre poco importante. Dado que esta vacuna la reciben con frecuencia adolescentes, no son raras las reacciones vagales (mareos o lipotimias) en el momento de la vacunación. Uno de los riesgos más temidos de la vacunación es que equivocadamente traiga consigo una disminución en el seguimiento de los controles preventivos, mediante citologías vaginales, en la vida adulta”.

Todas las comunidades

Está incluida en los calendarios de vacunación de todas las comunidades autónomas. Y se administra a las chicas de entre 11 y 14 años (consultar calendarios). “Su empleo está admitido en niñas y mujeres de nueve años de edad en adelante. La pauta completa consta de dos o tres dosis y se finaliza en seis meses”.

Fuente: http://www.elmundo.es/cronica/2015/07/12/559ff73146163f0b2f8b459a.html

¡Monsanto admite que tiene debunkers para desprestigiar a los científicos que digan la verdad!

Empleado de Monsanto admite que existe un departamento para desacreditar científicos

Por primera vez un empleado de Monsanto ha reconocido que hay un departamento dentro de la empresa que tiene por misión “desacreditar” a los científicos que se pronuncian en contra de los transgénicos.

Un empleado de Monsanto ha admitido públicamente que la empresa de transgénicos cuenta con un departamento encargado de “desacreditar” a los científicos que se oponen a sus productos y advierten sobre los posibles riesgos para la salud que llevan asociados. La revelación pone de manifiesto el peso político y financiero de Monsanto para presionar a los que hablan en su contra, afirma Christina Sarich en Natural Society.

En una reciente reunión integrada en su mayoría por estudiantes, uno de ellos preguntó qué hace la empresa para invalidar “la mala ciencia” que molesta a su trabajo. El empleado de Monsanto, William Moar, que da discursos sobre los productos de la empresa, tal vez olvidó en ese momento que el evento fue público, cuando reveló que Monsanto tiene “un departamento entero” que se dedica a “descreditar” la ciencia que no está de acuerdo con la suya”, escribe la periodista.

Sarich opina que “en una sola frase formulada públicamente Moar ha admitido que la ciencia financiada por Monsanto es pura propaganda“. Según la periodista, la compañía va a seguir desacreditando y devaluando las contribuciones de los organismos científicos internacionales de la OMS.

En marzo la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (IARC, por sus siglas en inglés) de la OMS anunció que el glifosato, ingrediente activo del herbicida Roundup de Monsanto, se “clasifica como posiblemente carcinógeno para los seres humanos”.

SEPA MÁS: Conozca las 7 formas en las que Monsanto destruye nuestra salud

Artículos relacionados

Fuente: http://actualidad.rt.com/actualidad/171281-empleado-monsanto-departamento-descreditar

La antipublicidad que Coca-Cola no quiere que veas

Basándose en un ‘spot’ publicitario de Coca-Cola de 1971 que mostraba a personas felices cantando ‘I’d Like to Teach the World to Sing’ (quisiera enseñar a cantar al mundo), el Centro para la Ciencia de Interés Público (CSPITV por sus siglas en inglés) ha publicado en su canal de YouTube este vídeo que, con la misma melodía, denuncia y busca concienciar sobre las enfermedades relacionadas con el consumo de este refresco tanto en EE.UU. como en el resto del mundo.