Los papeles clasificados del 23F salen a la luz: ‘El Rey Juan Carlos organizó el Golpe de Estado’

reyjuancarlos-23f

Aquella mañana llegué algo tarde a “Río Frío” (1) y Don Sabino ya estaba allí, en la mesa habitual donde nos sentábamos los sábados y con vistas a la plaza de Colón. Tenía un café delante, un vaso de agua, y ojeaba los periódicos del día. Nada más saludarnos me senté y casi sin mediar más palabras sacó unos folios doblados del bolsillo interior de su chaqueta y me dijo:

“Ten, este es uno de los “Recuerdos” que estoy escribiendo. Lo escribí anoche casi de un tirón. Quiero que lo leas aquí y ahora y me des tu opinión”.

Yo cogí aquellos folios y me puse a leer con verdadero interés. Reproduzco aquí las notas que allí mismo tomé a vuelapluma y cuando él me lo autorizó, pues no quiso dejármelos ni para sacar fotocopias. Los folios estaban escritos de su puño y letra. Y recordaré siempre su bella letra. Descanse en paz, Sabino.

Recuerdos de Sabino Fernández Campo: Lo que pasó de verdad el 23F

“Aquella tarde, la tarde del 23 de febrero de 1981, yo estaba en mi despacho revisando papeles, como casi todas las tardes, cuando de pronto irrumpió sin ni siquiera llamar a la puerta, Fernando Gutiérrez y casi gritando me dijo:

– ¡Sabino, rápido, conecta la radio!

Inmediatamente conecté la radio y ambos escuchamos con asombro lo que todos los españoles: los gritos de Tejeroy los tiros… y sentí como un latigazo en todo mi cuerpo. Debí ponerme blanco en segundos y sin pensarlo di un salto y me fui directo al despacho del Rey.

Cuando entré, tampoco yo llamé a la puerta, vi que el Rey y la Reina ya estaban pegados a la radio y escuchando atentamente. Eso sí, tranquilos.

– ¡Señor!, ¿qué está pasando en el Congreso?

Sabino, por favor, no te alteres. ¡Estás pálido!

– ¡Señor, si ha habido tiros!.

– Lo sé, yo también lo he oído.

Majestad, esto es muy grave. ¡Puede haber muertos!

– Tranquilo, hombre, tranquilo. No hay que perder la calma en situaciones difíciles. Ponte en contacto rápido con Seguridad y entérate de lo que está pasando.

– Señor, por si acaso voy a dar instrucciones para reforzar la seguridad del Palacio.

– Sí, me parece bien. ¡Hazlo!

La Reina no había dicho nada, aunque su cara era un poema. Pero, cuando fui a salir sonó el teléfono y el Rey, mientras lo cogía, me pidió que esperase. Entonces Su Majestad, ya al teléfono, dijo muy alterado:

– ¡Alfonso!, ¿qué pasa? ¿Qué han sido esos tiros?

– …¿?

– Naturalmente yo no escuché bien las palabras del otro lado del teléfono ni me enteraría salvo por las respuestas delRey.

– ¡Qué coño es eso de intimidación! ¡Eso no estaba previsto! ¡Quiero saber urgentemente lo que está pasando ahora mismo allí.

– … ¿?

– Sí, entérate de todo y te vienes urgente a la Zarzuela

– … ¿?

En ese momento y con señas le hice saber al Rey que pospusiese su respuesta. Entonces Su Majestad dijo:

Alfonso, déjame unos minutos y me llamas después (y colgó el teléfono).

– ¿Qué pasa, Sabino?

– Señor, no sé lo que pasa, pero pienso que el General Armada debe quedarse en su puesto.

– ¿Por qué?

– Señor, en plena batalla un jefe no puede abandonar su puesto. Sería un disparate.

– Pero, es que necesito saber lo que ha pasado. Los tiros no estaban previstos.

– Señor, no lo entiendo.

– Sí, Sabino, perdona (y el Rey volvió a su control habitual). Después te lo explicaré. Bueno, tal vez tengas razón. Le diré ahora que se quede en su puesto.

– Tiene razón Sabino –dijo la Reina.

Y entonces, no habían transcurrido ni tres minutos, volvió a sonar el teléfono y otra vez era el general Armada.

– Mira, Alfonso, hemos decidido que sigas ahí y no te muevas hasta nueva orden.

– …¿?

– Sí, ya lo sé, Alfonso, ya sé que la situación es difícil y complicada. Pero, insisto, quédate ahí, más tarde volveremos a hablar.

– Señor, me voy a mi despacho –dije entonces, asombrado como estaba-. Voy a recabar información y a dar instrucciones a Seguridad.

– Vale, está bien.

Y me volví a mi despacho, donde esperaba angustiado Fernando Gutiérrez.

Fernando, tienes que llamar urgentemente a la televisión, a las radios y a los periódicos, para enterarte qué está pasando y que noticias tienen ellos. Venga, rápido.

Al quedarme sólo me di cuenta que mi cabeza era un volcán y cien preguntas me surgieron como centellas. ¿Qué significaba lo de “no estaba previsto”? ¿Por qué el Rey aparentaba estar tranquilo conmigo y no con Armada? ¿Qué era aquello? ¿Era la acción individual del loco Tejero? ¿Era un Golpe de Estado? ¿Era la cabeza de puente de otra cosa mucho más seria?… ¡Y las dudas inundaron mi cabeza! ¡Dios, la situación apenas si me dejaba pensar!. Así que cogí el teléfono y llamé al teléfono especial que tenía del Congreso para hablar con la persona de la CASA que habíamos destacado aquella tarde para tener información directa. Pregunté, al descolgarlo alguien al otro lado, por el hombre de confianza que tenía allí destacado porque no estaba. Pero la persona que lo cogió me adelantó, muy nerviosa, lo que había pasado y lo que estaba pasando, y una cosa me produjo tal impacto que casi me tumba. QueTejero había dicho que aquello lo hacía ¡¡EN NOMBRE DEL REY!!. Eso me nubló hasta la vista y hasta mi corazón empezó a latir peligrosamente. ¿En nombre del Rey? ¿Qué está pasando aquí? Entonces llamé también a mi amigoLacaci, el Capitán General de Madrid, y comprobé que estaba tan desorientado y desconcertado como yo. El hombre estaba intentando saber con exactitud lo que estaba pasando en la Brunete. Quedamos en hablarnos y estar en permanente contacto, porque era fundamental saber lo que iba a hacer la Acorazada.

Y otra vez me fui a ver al Rey. Entré en el despacho y Su Majestad estaba hablando por teléfono y a su interlocutor, que no era otro que el General Armada, le decía:

Alfonso, si es verdad que ese loco ha entrado en el Congreso en nombre del Rey hay que desmentirlo urgentemente y quiero saber con urgencia –y el Rey casi gritó- por qué ha dicho Tejero semejante cosa.

– Y sin más colgó el teléfono. Yo me acerqué y sin sentarme, de pie (allí sentada seguía la Reina).

– Señor, veo que ya lo sabe. Eso es muy grave.

– Sí, Sabino, la cosa es grave. Creo que debemos autorizar a Armada a que venga a la Zarzuela y nos explique detalladamente lo que está pasando, porque creo que aquí están pasando cosas que no estaban previstas.

– ¿Cosas que no estaban previstas? ¿A qué se refiere Su Majestad?

– Bueno, es un decir (pero, por primera vez noté cierto nerviosismo en el Rey, como si quisiera ocultarme algo)

– Pues, Señor, sigo pensando que el General Armada debe quedarse en su puesto. Señor, creo que es urgente queSu Majestad hable directamente con los Capitanes Generales para saber qué opinan ellos y que está pasando en sus respectivas Regiones. También pienso que es urgente que Su Majestad desmienta públicamente lo que está diciendo Tejero en el Congreso. Creo que debería dirigirse a los españoles por Televisión Española.

– Muy bien, haz tú las gestiones con televisión y en cuanto termines te vienes aquí y hablamos con los Capitanes Generales.

Así que volví a mi despacho, donde estaba supernervioso Fernando Gutiérrez, quien sin perder tiempo me dijo:

Sabino, los militares han tomado Televisión Española y Radio Nacional.

– ¡Cómo! ¿Qué me dices?

– Me lo acaba de confirmar el propio director general.

En ese momento sonó el teléfono. Era el general Juste que pedía hablar conmigo. Rápidamente me puse al habla.

Juste, ¿qué pasa?

Sabino (el General Juste y yo éramos muy amigos desde mi estancia en el Ministerio del Ejército). ¿Está elGeneral Armada en la Zarzuela?

– No, ¿por qué me lo preguntas?

– Porque me han dicho que a estas horas el General Armada tenía que estar en la Zarzuela.

– Y eso ¿por qué? ¿Quién te ha informado de ello?

– El Comandante Pardo Zancada, que al parecer lo sabe de boca del General Milans.

– Pues, Juste, Armada no está en la Zarzuela, ni está ni se le espera.

– Gracias, Sabino, eso cambia las cosas. Gracias otra vez. Te llamaré después.

– Oye, oye, ¿por qué cambian las cosas? ¿qué cosas?

Sabino, por favor, después te llamo.

Colgué el teléfono y mi cabeza era un hervidero. Por primera vez intuí algo sobre el General Armada, acaso por su insistencia en acudir a la Zarzuela. Mi instinto ya me puso en guardia. También que la noticia de Armada hubiese llegado a través de Milans del Bosch.

Y así, ya con “todas las moscas detrás de la oreja”, me dirigí de nuevo al despacho de Su Majestad y cuando entré me llevé la sorpresa de la noche, qué digo, la sorpresa de mi vida. Porque allí se estaba brindando.

Y eso me nubló la mente y me enfureció. Así que, y ya sin protocolos, me dirigí a Su Majestad y sin pensarlo le dije mirándole de frente:

– ¡Señor!… ¿Está usted loco? Estamos al borde del precipicio y usted brindando con champán –y casi grité- ¡Señor!, ¿no se da cuenta de que la Monarquía está en peligro? ¿No se da cuenta que puede ser el final de su Reinado? ¡¡¡Recuerde lo que le pasó a su abuelo!!!

Entonces la cara del Rey cambió de color y vi como sus manos le empezaron a temblar y en voz casi inaudible mandó salir a los allí presentes, que de inmediato abandonaron el despacho. (*) Todos, menos la Reina, que tenía cara de póquer.

Una vez solos Su Majestad se vino hacia mí, y tembloroso y casi llorando, me tomó de las manos y en tono suplicante me dijo:

– ¡Sabino, por favor sálvame! ¡Sálvame, salva a la Monarquía, ahora mismo no sé lo que hago ni qué decir!

Majestad, vamos a tranquilizarnos todos. No es el momento de pesares. Usted mismo me decía antes que no había que perder la calma en los momentos difíciles. Lo que hay que hacer es tratar de controlar la situación y para ello es fundamental hablar con los Capitanes Generales. Le advierto que la Brunete ha tomado ya Televisión Española yRadio Nacional.

– ¡Lo sabía, lo sabía! ¡Yo lo sabía!

– ¿Qué sabía, Señor?

– Lo que iba a pasar

En ese momento la Reina se levantó y sin decir nada salió del despacho. Y yo me derrumbé. Me temblaban las piernas.

Entonces el Rey se sentó en su mesa y apoyó su cabeza entre las manos. Yo me senté enfrente y esperé unos segundos antes de hablar.

– Señor, no sé lo que Su Majestad sabía, pero fuere lo que fuere, ahora lo que hay que hacer es parar esta locura. Si triunfa “eso” la Monarquía caerá como cayó la de su abuelo.

– Sí, sí, tienes razón. Por favor, habla tú con los Capitanes Generales y haz lo que puedas.

– No, Señor, con los Capitanes Generales tiene que hablar el Jefe Supremo de las Fuerzas Armadas, y ese honor le corresponde a Su Majestad.

– Sí, tienes razón… pero, no te vayas de aquí. Y allí permanecí mientras el Rey hablaba por este orden, con Jaime Milans del Bosch (III Región Militar), Guillermo Quintana Lacacci (I Región), Pedro Merry Gordon (II Región),Antonio Pascual Galmes (IV Región), Antonio Elícegui Prieto (V Región), Luis Polanco Mejorada (VI Región),Angel Capano López (VII Región), Manuel Fernández Posse (VIII Región), Antonio Delgado Álvarez (IX Región),Manuel de la Torre Pascual (Baleares), Jesús González de Yerro (Canarias) e Ignacio Alfaro Arregui, en ese momento Presidente de la Junta de Jefes de Estado Mayor (JUJEM) y Luis Arébalo Peyuz, almirante jefe delEstado Mayor de la Armada. De lo que habló el Rey con los altos mandos del ejército hablaré en la siguiente entrega”.

– ¡¡Esto es una bomba, Sabino!!

– Ya lo sé.

– Esto lo cambia todo.

– Ya lo sé.

– Esto cambia la Historia.

– Ya lo sé… pero es la Verdad.

– ¿Sabes lo que puede suceder si esto se publica?

– No se publicará, al menos mientras yo viva.

– ¿Serán tus “Memorias”?

– No, ya sabes que yo no soy partidario de “Memorias”. Unas “Memorias” son una cosa muy seria y muy detallada. Yo prefiero llamar a esto que escribo “Recuerdos”. Un “Recuerdo” sólo te obliga a escribir lo que recuerdas.

– Pero, entiendo que esto es sólo el comienzo de lo que pasó aquella tarde-noche.

– Así es, el sábado que viene te mostraré lo que escriba estos días, si tengo ganas, porque tengo mis dudas… A veces pienso que la Historia que se ha escrito de “aquello” ya es inamovible. Además, me estoy viendo como el Prometeo encadenado.

– ¿Y eso?

– Sí, me veo encadenado a mis propias palabras y a todo lo que he venido diciendo desde 1981. Yo ayudé a crear la versión que ha pasado a la Historia y desdecirme ahora seguro que me lo echarían en cara todos. Porque bien pueden pensar que si entonces mentía, ahora también lo puedo estar haciendo. Muchos me achacarían que hablo ahora con resentimiento, por la “patada en el culo” que me dio Su Majestad el año pasado.

– No, Sabino, tu prestigio de hombre serio está fuera de toda duda y seguro que te creerán a pies juntillas. Muchos acontecimientos de la Historia han sufrido vaivenes y cambios importantes con el paso del tiempo. Lo que sí me preocupa es la postura que pueda adoptar el Monarca si tu versión de ahora se hiciera pública.

– Pues, te lo puedes imaginar.

– Es que podría ser hasta la caída de la Monarquía.

– No lo creo. Aunque muchos no lo crean España no tiene ahora mismo otra salida que la Monarquía. En eso tal vezFranco tenía razón y ¡todo estaba atado y bien atado!

– Sí, pero la imagen del Rey “salvador de la Democracia” se habrá terminado.

– Bueno, eso es verdad, pero entre la Historia, la Monarquía, el Rey o la Verdad, yo prefiero quedarme con la Verdad. Es mi conciencia. Voy a cumplir 77 años y ya estoy, como decía Baroja, en la última curva del camino. Además se lo debo a mi teniente Rubio, ya conoces la historia.

Y ahí dejamos ese día la conversación. Fue entonces cuando me dijo que tomase las notas que quisiera, a sabiendas, como ya le había demostrado en muchas ocasiones que yo era una tumba.

Información publicada por Iñaki Anasagasti en su Blog político personal

Fuente: http://www.mediterraneodigital.com/portada/nacional/nacional/los-papeles-clasificados-del-23f-salen-a-la-luz-el-rey-juan-carlos-organizo-el-golpe-de-estado.html

Antena 3: dos minutos de terrorismo mediático para pedir intervención internacional en Venezuela

Nos mean y los medios dicen llueve”, decía un anónimo. Es difícil que un medio internacional supere a los medios privados de Venezuela o de Miami en manipulación informativa contra el Gobierno de Nicolás Maduro. Pero hay un canal de televisión español que lo ha conseguido: Antena 3. En su informativo del domingo 16 de marzo, una pieza televisiva de apenas dos minutos y medio resultó un concentrado de dardos envenenados con una conclusión o mensaje central: el de la necesidad de una intervención exterior en el país, último paso –recordemos- en la estrategia de “golpe suave” con apoyo mediático, exitosa en países como Ucrania

¿Era realmente Hitler tan racista como nos han contado?

RECORDEMOS QUE LAS GUERRAS SIEMPRE LAS CUENTAN LOS VENCEDORES

“HITLER NO ME IGNORÓ… fue nuestro presidente [Roosevelt] quien me ignoró, ni siquiera me envió un telegrama”.
—Schaap, Jeremy (2007). Triumph: The Untold Story of Jesse Owens and Hitler’s Olympics. New York: Houghton Mifflin Harcourt. p. 211. Retrieved February 8, 2015.

“Cuando pasé, el Canciller [Adolf Hitler] se levantó, me saludó con la mano y yo le devolví la señal. Pienso que los reporteros tuvieron mal gusto al criticar al hombre del momento en Alemania.”
—Jesse Owens, en una entrevista al Tampa Tribune antes de fallecer en el hospital de cáncer
del 01/04/80, páginas 1 y 3-6:

“Es difícil imaginar mi felicidad. Cuando corría, hubo un momento en que me pareció que tenía alas. Todo el estadio se mostraba tan animado, que me contagió y corrí con más alegría; pareciendo que había perdido el peso de mi cuerpo. El entusiasmo deportivo de los espectadores alemanes me impresionó profundamente, especialmente la caballeresca actitud del público. Pueden decir a todos que agradecemos la hospitalidad germana”…
– JESSY OWENS, publicado por el “Correio do Povo” de 4/VIII/1936

aquí una foto pasándola super bien con un deportista alemán nacionalsocialista…

http://lh3.googleusercontent.com/peaz

“En la Alemania nazi, lo trataron como a un igual”, comentó William J. Baker, el biógrafo de Owens.

“Cuando volví a mi país natal, DESPUÉS DE TODAS LAS HISTORIAS [QUE SE INVENTARON] SOBRE HITLER, no pude viajar en la parte delantera del autobús en mi propio país. Volví a la puerta de atrás. No podía vivir donde quería. Ni siquiera fui invitado a la Casa Blanca a darle la mano al Presidente de mi país.”
– Jesse Owens, campeón olímpico Estadounidense en Alemania 1936. (The Jesse Owens Story, de 1970)

“realmente presencié a Hitler estrechando sus manos con Jesse Owens y felicitándolo por lo que él había logrado.”
— Eric Brown, piloto más condecorado aún vivo de la marina británica, Documental de la BBC “Britain’s Greatest Pilot: The Extraordinary Story of Captain Winkle Brown” desde el minuto 5:35, June 1, 2014.
https://www.youtube.com/watch?v=LEe5u

“ambos estrecharon sus manos y Owens portaba en su billetera una foto con Hitler, Owens me dijo “FUE UNO DE LOS MOMENTOS MÁS LINDOS DE MI VIDA” la foto había sido tomada en la mesa de los triunfadores y por eso los reporteros no lo testimoniaron. Yo lo vi, ¡YO LO VI!”
— Sigfrid Mishner, periodista deportivo, “Daily Mail” británico 2008

Dr. Carl Ludwig “Lu(t)z” Long (27 de abril de 1913, Leipzig – 13 de julio de 1943, San Pietro Clarenza) fue un atleta olímpico alemán, ganador de la medalla de plata en los Juegos de Berlín’36. Sin embargo, es más recordado por haber aconsejado a su rival Jesse Owens, que acabaría logrando la medalla de oro gracias a la ayuda de Long. En recompensa por su espíritu deportivo, se le concedió la medalla Pierre de Coubertin a título póstumo.

Fuente: https://www.youtube.com/channel/UCJBvoblcSjrfdvCOaEq5qUQ

REPUTADOS MÉDICOS BRITÁNICOS EMPIEZAN A DENUNCIAR A LA MAFIA FARMACÉUTICA

Comp 1_00000

Varios médicos británicos, entre ellos el que fuera doctor personal de la Reina Isabel II, han iniciado un debate sobre la eficacia de los medicamentos y cuestionan la influencia de las compañías farmacéuticas en el consumo de productos cuya eficacia no está comprobada.

Richard Thompson, expresidente del Real Colegio de Médicos británico y doctor personal de la reina Isabel II durante 21 años, ha reclamado que se realice una consulta pública urgente sobre “la eficacia de los fármacos” y que se revelen los manejos “turbios” de las compañías del sector y ha advertido sobre la influencia excesiva que poseen a la hora de prescribir medicamentos.

Sir Richard Thompson

Sir Richard Thompson

Las personas que arremeten contra las farmacéuticas aseguran que muchos medicamentos provocan más perjuicios que beneficios, mientras que las supuestas bondades de algunos medicamentos no están debidamente constatadas.

Y es que el negocio farmacéutico mueve millones de dólares en todo el mundo. Al mismo tiempo, los excesos de medicación y el consumo de múltiples medicamentos cuya eficacia está en duda son algunos de los factores que provocan la muerte de miles de personas.

Al respecto cabe destacar lo que nos dice un médico argentino en el artículo EL COMENTARIO REVELADOR DE UN MÉDICO SOBRE LA PERVERSIÓN DE LA MEDICINA ACTUAL

Entre los médicos que están impulsando el debate sobre el excesivo poder que ejercen las farmacéuticas sobre la actividad médica, se encuentra el cardiólogo Aseem Malhotra, que ha acusado a las empresas farmacéuticas de “jugar con el sistema”, invirtiendo dos veces más en marketing que en investigación.

Aseem Malhotra

Aseem Malhotra

El Dr. Malhotra sostiene que los medicamentos recetados a menudo hacen más daño que bien, y que los ancianos son el grupo que mayor riesgo corre por culpa de estas prácticas tan extendidas.

“Uno de cada tres ingresos hospitalarios entre los mayores de 75 años en el Reino Unido, son a consecuencia de una reacción adversa a un medicamento”

El Dr. Malhotra, que está poniendo en marcha la campaña de denuncia a título personal, es administrador del Think Tank del campo de la salud King’s Fund, miembro de la Academia de Reales Colegios Médicos y asesor del Foro Nacional de Obesidad del Reino Unido.

Malhotra está recibiendo el respaldo de Sir Richard Thompson, y del profesor John Ashton, presidente de la Facultad de Salud Pública; el psiquiatra Dr. JS Bamrah, presidente de la Asociación Británica de Médicos de Origen Indio; la cardióloga Rita Redberg, editora de la revista médica Archives of Internal Medicine; y el profesor James McCormack, un científico farmacéutico.

317C4C4400000578-3460321-Too_much_medicine_is_doing_more_harm_than_good_and_costing_hundr-a-19_1456259698007

Malhotra señala directamente a la sanidad pública británica porque considera que sobremedica a sus pacientes y que los efectos colaterales derivados que provoca esa manera de actuar conducen a “innumerables muertes”.

Además, este cardiólogo indica que existe la sospecha de que ese “exceso de medicina” derive de los “incentivos financieros” vinculados con la prescripción y el aumento de los procedimientos, con lo cual acusa a las farmacéuticas de “jugar con el sistema” y de invertir el doble en propaganda que en investigación.

Malhotra es particularmente crítico con el reciente aumento dramático de la prescripción de estatinas y afirma que los datos completos sobre el poder de las estatinas y sus efectos secundarios no han sido publicados.

En farmacología, se conoce como estatinas a un grupo de fármacos usados para disminuir el colesterol en sus distintas formas, en pacientes que lo tienen elevado (hipercolesterolemia) y que presentan, por tanto, un mayor riesgo de desarrollar ateroesclerosis y de sufrir episodios de patología cardiovascular.

frasco-estatinas

De hecho, cada vez más pruebas sugieren que los beneficios de las estatinas han sido muy exagerados y que sus efectos secundarios han sido ampliamente subestimados.

En las últimas semanas, dos grupos de investigación independientes en Japón y Francia, independientemente uno del otro, han puesto en duda la fiabilidad de muchos de los estudios anteriores patrocinados por la industria farmacéutica, que mostraban los supuestos beneficios de las estatinas.

De hecho, la investigación japonesa fue tan lejos como para sugerir que las estatinas pueden ser una de las causas del creciente número de afectados entre la población, de insuficiencia cardíaca.

Mientras tanto, el reputado cardiólogo francés Dr. Michel De Lorgeril, afirma que todos los estudios publicados después de 2006 no revelan ‘ningún beneficio’ de las estatinas para la prevención de enfermedades cardiovasculares en todos los grupos de pacientes.

Dr. Michel De Lorgeril

Dr. Michel De Lorgeril

Entre otras diversas investigaciones sobre el daño provocado por determinados medicamentos, Malhotra cita una investigación realizada por la revista médica British Medical Journal, que a principios de este mes sugiere que el principal medicamento anticoagulante Rivaroxaban no es tan seguro como sugieren los datos de los ensayos, aunque el regulador sigue apoyando la comercialización del medicamento.

Asimismo denuncia que se produce “una financiación sesgada de la investigación, destinada a favorecer aquellos productos que sean más rentables, y no los que sean más beneficiosos para los pacientes, mediante informaciones sesgadas en revistas médicas”

“De hecho, tal y como dijo John Ioannidis, profesor de medicina y política de salud en la Universidad de Stanford: ‘como mayores sean los intereses financieros en un campo determinado, menos probable es que los resultados de la investigación sean verdad’”

“Todo ello lleva a conflictos de interés de carácter comercial y a una clara incapacidad de los médicos y los pacientes a la hora de entender las estadísticas de salud y el riesgo de los productos farmacéuticos”

“Todo lo anterior están contribuyendo a una epidemia de médicos y pacientes mal informados en el Reino Unido y en todas partes”

“Pero lo más preocupante de todo, es que esta situación desesperada está costando decenas de miles de vidas en todo el mundo”

“Además, el problema con la polifarmacia (tomar más de un medicamento a la vez), es que como más medicamentos se toman, más probable es que el paciente experimente efectos secundarios que luego son mal interpretados por un médico o enfermera como un síntoma de enfermedad que necesita tratamiento con medicamentos adicionales”

317C4A3800000578-3460321-Over_medication_is_causing_unnecessary_suffering_of_millions_and-a-36_1456260609749

Hace unos meses, el director médico del NHS (Servicio Nacional de Salud de Inglaterra), Sir Bruce Keogh, admitió que uno de cada siete tratamientos del NHS, incluyendo operaciones, eran innecesarias y que no deberían haberse llevado a cabo en los pacientes.

Y en los EE.UU., se estima que un tercio de todas las actividades de cuidado de la salud no aportan ningún beneficio a los pacientes.

Esto está respaldado además por una observación hecha por la ex editora de la revista New England Journal of Medicine, la Dra. Marcia Angell.

En una conferencia pronunciada en la Universidad de Montana, en 2009, reveló que de los 667 nuevos medicamentos aprobados por la FDA entre 2000 y 2007, sólo el 11% eran considerados innovadores o eran una mejora de algún medicamentos ya existente.

Sin embargo, tres cuartas partes eran esencialmente sólo copias de los antiguos medicamentos, que eran recomercializados para ganar aún más dinero con ellos.

“Teniendo en cuenta el hecho de que la responsabilidad primaria de las compañías farmacéuticas es proporcionar beneficios a los accionistas, en lugar de preocuparse por la salud del paciente, eso no debería sorprender a nadie”, afirma el Dr. Malhotra.

Pero aparte del despilfarro financiero colosal que resulta de que las empresas lancen al mercado un mismo medicamento dos veces, y por lo tanto gasten el doble en marketing que lo que invierten en investigación y desarrollo, lo peor es el daño considerable sobre los pacientes y el público.

lot of tablets in hands of the patient

La Administración de Medicamentos y Alimentos de EEUU (FDA) informa que los efectos adversos de los medicamentos prescritos se han más que triplicado en la última década en los Estados Unidos, lo que ha dado lugar a más de 123.000 muertes en 2014 y 800.000 resultados de pacientes sufriendo efectos graves, incluyendo hospitalizaciones y discapacidades que amenazan su vida…aunque muchos expertos afirman que estos datos subestiman la verdad, que es mucho peor.

Uno de los expertos que lleva denunciando desde hace tiempo los peligros de la medicación moderna es Peter Gotzsche, profesor de diseño y análisis de la investigación en la Universidad de Copenhague.

Peter Gotzsche

Peter Gotzsche

Gotzsche estima que los medicamentos recetados son la tercera causa más común de muerte después de las enfermedades cardíacas y el cáncer.

En particular, está profundamente preocupado por el impacto de las drogas psiquiátricas como los antidepresivos y los fármacos contra la demencia.

Escribiendo en la revista British Medical Journal, ha calculado que son responsables de más de medio millón de muertes en las personas mayores de 65 años en la Unión Europea y en los Estados Unidos.

De hecho, debido a estas actitudes y manejos poco claros, entre 2007 y 2012 casi todas las farmacéuticas que se encuentran entre las 10 más importantes del mundo pagaron multas considerables por delitos como la tergiversación de resultados de investigación, el ocultamiento de información sobre los daños de sus productos y la comercialización ilegal de fármacos.

33802_1_

Y así lo empiezan a denunciar médicos reputados en países como el Reino Unido, donde empiezan a revelar que el sistema médico actual está controlado completamente por los intereses de la industria farmacéutica.

Sin embargo, aún hay gran cantidad de gente que se niega a ver esta evidencia y en muchos países, como por ejemplo España, los médicos apenas se atreven a denunciar las prácticas criminales de la industria farmacéutica, que han secuestrado por completo la práctica de la medicina, corrompiéndola y pervirtiéndola hasta convertirla en un mero negocio, infinitamente más preocupado de ganar ingentes cantidades de dinero, que de preocuparse de la salud de los pacientes.


Fuente: http://www.dailymail.co.uk/health/article-3460321/How-Big-Pharma-greed-killing-tens-thousands-world-Patients-medicated-given-profitable-drugs-little-proven-benefits-leading-doctors-warn.html

https://actualidad.rt.com/actualidad/200446-negocio-farmaceutico-muerte-miles-pacientes

el robot pescador etiqueta_00000