Las vacunas obligatorias contra el Covid-19 incumplen el Código de Nuremberg

Plaga de mentirosos: El Código de Nuremberg prohíbe los procedimientos médicos forzados, incluyendo las vacunas obligatorias

Anna Von Reitz
paulstramer.net
lun, 30 nov 2020 10:04 UTC Traducido por el equipo de SOTT.net en español

Puede que algunas personas no estén familiarizadas con el verbo “disimular”, pero todos necesitamos familiarizarnos con él, porque hay mucho disimulo en marcha.

Doctors Trial Nuremberg Code
El “Juicio a los Doctores” (EE.UU. vs Karl Brandt) durante los juicios de Nuremberg después de la Segunda Guerra Mundial, el cual estableció el Código de Nuremberg que regula la ética de la intervención médica.

Básicamente significa ocultar algo deliberadamente u ofuscarlo, para dirigir erróneamente o desviar la atención de lo que el Disimulador desea ocultar. Como la verdad. Y en este caso, es la verdad sobre el Código de Nuremberg y la protección que nos proporciona para no aceptar ningún procedimiento o terapia médica forzada.

Al igual que sembrar dudas y calumniar, la disimulación es una de las principales herramientas de la caja de herramientas del propagandista.

Hace unos días, escribí un artículo explicando que las vacunaciones forzadas son una violación del Código de Nuremberg. Note la palabra “forzada”. De hecho, cualquier procedimiento o terapia médica forzada va en contra del Código de Nuremberg.

Todos los procedimientos y terapias médicas deben contar con el consentimiento plenamente informado y libremente otorgado, en la mayor medida posible; lo que significa que las personas que son conscientes y capaces de decidir las cosas por sí mismas siguen teniendo el control de su destino médico.

Sólo cuando uno está en una situación desesperada e inconsciente se permite a los profesionales médicos intervenir y tomar decisiones “por uno”.

Todo esto está bien definido desde la década de 1940, pero ahora tenemos gente tratando de disimularlo y rebajarlo y de reinterpretar el Código de Nuremberg como aplicable sólo a la experimentación médica.

No es así.

El propio Código explica exactamente a qué se aplica, y aunque los casos que dieron lugar al Código surgieron de experimentos médicos en campos de concentración e implicaron experimentos médicos forzados en sujetos no dispuestos, el núcleo del Código de Nuremberg estuvo a la altura de las circunstancias y prohibió todo tipo de procedimientos y terapias médicas forzadas. No sólo los procedimientos experimentales.

Usted tiene el derecho pleno, libre y sin prejuicios a rechazar cualquier procedimiento médico o terapia que no quiera recibir. Punto.

Lea el artículo 6, secciones 1 y 3, del Código de Nuremberg por sí mismo.

No se fíe de la palabra de nadie más. Ni siquiera la mía. Asegúrese. Y haga buen uso de la información si alguien llega a su puerta con una aguja en la mano.

También es bueno citar ante sus caras la decisión tan apreciada de Roe vs. Wade, la excusa para permitir el aborto a pedido. Mi cuerpo, mi elección. Eso se aplica a cada aspecto de su cuerpo, lo que saca y lo que pone en él, también.

He aquí un ejemplo de un artículo de “noticias” de disimulación para que usted pueda ver exactamente cómo disimulan la información importante real y la tergiversan para que signifique otra cosa:© boomlive.in

vaccines nuremberg


“Publicaciones de Facebook e Instagram que han sido compartidas miles de veces aseguran que las vacunas violan directamente el Código de Nuremberg, un conjunto de principios de ética para la experimentación que fue establecido trás la Segunda Guerra Mundial. Esta afirmación es falsa. Expertos de la ética médica y judiciales han dicho que tales principios, nombrados a partir de los Juicios de Nuremberg, son compatibles con las vacunas”.

El mismo artículo destaca el hecho de que el Código de Nuremberg no hace ilegal la vacunación. ¿Quién dijo que sí? Están creando deliberadamente un falso argumento con el fin de ofuscar.

El Código de Nuremberg hace que la vacunación FORZADA sea ilegal, junto con todos los demás procedimientos y terapias médicas forzadas. El Código de Nuremberg no distingue entre las vacunas o cualquier otro procedimiento o terapia, sino que prohíbe todos los procedimientos y terapias forzados con el mismo criterio.

Así pues, si usted quiere ser vacunado, después de haber sido plenamente informado de todos los posibles inconvenientes y consecuencias, después de haber comprendido exactamente lo que contiene la vacuna, después de haber entendido que tendrá muy pocos derechos como recurso si se la inyecta voluntariamente y algo sale mal, entonces es libre de arriesgarse y hacer lo que quiera. Es su elección.

El Código de Nuremberg no lo protegerá de su propio consentimiento plenamente informado.

Pero lo protegerá de las imposiciones de los políticos y de las “fuerzas de seguridad privadas” contratadas por los bancos que están conspirando en este esquema para defraudar a Estados Unidos usando la apariencia de la ley.

El Código de Nuremberg le otorga pleno derecho, si intentan violarlo y le obligan a recibir cualquier tipo de vacuna involuntaria o encubierta por cualquier medio, ya sea forcejeando con usted o amenazándolo con privarlo de cualquier otro derecho o privilegio, incluido el derecho a viajar y a utilizar instalaciones públicas.

Todo indica que estamos entrando en un capítulo muy oscuro de la historia estadounidense. No se les está dando información directa desde ninguno de los canales de medios comerciales o sus acólitos y troles pagados. Necesitan leer las cosas con un ojo crítico y ser capaces de discernir los trucos que los propagandistas emplean.

Lea ahora las verdaderas disposiciones del Código de Nuremberg, artículo 6, secciones 1 y 3.

Así pues, manténgase firme contra los procedimientos médicos forzados de cualquier tipo y también contra todos los disimuladores de patrañas especialistas que hay por ahí, porque se están multiplicando como conejos en primavera. Usted puede tomar una postura contra esta plaga de mentirosos, uniéndose a otros estadounidenses conscientes y de ideas afines que han reivindicado su posición política por derecho de nacimiento y que ahora están asumiendo la responsabilidad del autogobierno (con respecto a su salud y todos los demás asuntos) a través de su Asamblea Estatal.
Comentario: Desde la publicación de este artículo, la autora ha reconocido que confundió el Código de Nuremberg con codificaciones posteriores del derecho internacional que daban primacía a los principios del consentimiento informado y la elección individual en los programas de salud pública.

El “Artículo 6, Secciones 1 y 3” al que se refiere es el siguiente de la Declaración Universal de las Naciones Unidas sobre Bioética y Derechos Humanos de 2006:

Artículo 6, sección 1:

Toda intervención médica preventiva, diagnóstica y terapéutica sólo debe llevarse a cabo con el consentimiento previo, libre e informado de la persona interesada, sobre la base de una información adecuada. El consentimiento deberá ser, cuando proceda, expreso y podrá ser revocado por la persona interesada en todo momento y por cualquier motivo, sin que ello entrañe para ella desventaja o perjuicio alguno.

Artículo 6, sección 3:

En ningún caso un acuerdo colectivo de la comunidad o el consentimiento de un dirigente de la comunidad u otra autoridad debe sustituir el consentimiento informado de un individuo.

El Código de Nuremberg consta, en efecto, de los siguientes diez puntos, establecidos en el derecho internacional durante uno de los Juicios de Nuremberg (fuente: The Holocaust Encyclopedia).

El 9 de diciembre de 1946, un tribunal militar estadounidense abrió un proceso penal contra 23 destacados médicos y administradores alemanes por su participación voluntaria en crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad. Este caso se conoce como el “Juicio de los Médicos” (EE.UU. contra Karl Brandt y otros). El 19 de agosto de 1947, los jueces del tribunal emitieron su veredicto. Pero antes de anunciar la culpabilidad o inocencia de cada acusado, se enfrentaron a la difícil cuestión de la experimentación médica en seres humanos.

Varios médicos alemanes habían argumentado en su propia defensa que sus experimentos diferían poco de los realizados antes de la guerra por científicos alemanes y estadounidenses. Además, demostraron que ninguna ley internacional o declaración informal diferenciaba entre la experimentación humana legal e ilegal. Este argumento fue una gran preocupación para dos médicos estadounidenses que habían trabajado con la fiscalía durante el juicio, el Dr. Andrew Ivy y el Dr. Leo Alexander.

Como resultado, el 17 de abril de 1947, el Dr. Alexander presentó un memorándum al Consejo de Crímenes de Guerra de los Estados Unidos. El memorándum esbozaba seis puntos que definían la investigación médica legítima. El veredicto del juicio del 19 de agosto reiteró casi todos estos puntos en una sección titulada “Experimentos médicos permitidos”. También reformó los seis puntos originales en diez, y estos diez puntos se conocieron como el “Código de Nuremberg”.

En el medio siglo que siguió al juicio, el código sirvió de base para numerosas declaraciones de ética internacional. Sin embargo, su fuerza legal no estaba bien establecida. No obstante, sigue siendo un documento de referencia sobre la ética médica y uno de los productos más duraderos del “Juicio a los Médicos”.

Experimentos médicos permitidos

De la transcripción del juicio

El gran peso de la evidencia que tenemos ante nosotros es que ciertos tipos de experimentos médicos en seres humanos, cuando se mantienen dentro de límites razonablemente bien definidos, se ajustan a la ética de la profesión médica en general. Los protagonistas de la práctica de la experimentación humana justifican sus puntos de vista sobre la base de que tales experimentos producen resultados para el bien de la sociedad que no pueden ser provistos por otros métodos o medios de estudio. Sin embargo, todos están de acuerdo en que deben observarse ciertos principios básicos para satisfacer los conceptos morales, éticos y jurídicos:

1. El consentimiento voluntario del sujeto humano es absolutamente esencial.

Esto significa que la persona interesada debe tener capacidad jurídica para dar su consentimiento; debe estar situada de manera que pueda ejercer su libre elección, sin la intervención de ningún elemento de fuerza, fraude, engaño, coacción, exceso de influencia u otra forma ulterior de coacción o coerción; y debe tener un conocimiento y una comprensión suficientes de los elementos de la materia en cuestión para poder tomar una decisión comprensiva e inteligente. Este último elemento requiere que antes de la aceptación de una decisión afirmativa por parte del sujeto del experimento se le haga saber la naturaleza, duración y propósito del experimento; el método y los medios por los que se llevará a cabo; todos los inconvenientes y peligros que razonablemente se puedan esperar; y los efectos sobre su salud o persona que posiblemente puedan derivarse de su participación en el experimento.

El deber y la responsabilidad de determinar la calidad del consentimiento recaen en cada individuo que inicia, dirige o participa en el experimento. Es un deber y una responsabilidad personal que no puede ser delegada a otro con impunidad.

2. El experimento debe ser tal que produzca resultados fructíferos para el bien de la sociedad, que no sean susceptibles de ser obtenidos por otros métodos o medios de estudio, y que no sean de naturaleza aleatoria e innecesarios.

3. El experimento debe estar diseñado y basado en los resultados de la experimentación animal y en el conocimiento de la historia natural de la enfermedad u otro problema en estudio, de manera que los resultados previstos justifiquen la realización del experimento.

4. El experimento debe realizarse de manera que se eviten todos los sufrimientos y lesiones físicas y mentales innecesarios.

5. No se debe realizar ningún experimento en el que haya una razón a priori para creer que se producirá la muerte o una lesión discapacitante; excepto, tal vez, en aquellos experimentos en los que los médicos experimentales también sirven como sujetos.

6. El grado de riesgo que se debe tomar nunca debe exceder el que se determina en función de la importancia humanitaria del problema a resolver por el experimento.

7. Se deben hacer los preparativos adecuados y proporcionar las instalaciones apropiadas para proteger al sujeto experimental contra posibilidades incluso remotas de lesiones, discapacidad o muerte.

8. El experimento debe ser realizado sólo por personas científicamente calificadas. Se debe exigir el más alto grado de habilidad y cuidado en todas las etapas del experimento a quienes lo realicen o participen en él.

9. Durante el curso del experimento, el sujeto humano debe tener la libertad de poner fin al experimento si ha alcanzado un estado físico o mental en el que la continuación del experimento le parece imposible.

10. Durante el curso del experimento, el científico encargado debe estar preparado para poner fin al experimento en cualquier etapa, si tiene motivos probables para creer, en el ejercicio de la buena fe, la habilidad superior y el cuidadoso juicio que se requiere de él, que la continuación del experimento puede dar lugar a lesiones, discapacidad o muerte del sujeto del experimento.

Claramente, las vacunas obligatorias contra el Covid-19 incumplen el Código de Nuremberg, por varios motivos.

Los covidianos, por supuesto, eludirán el Código de Nuremberg alegando que sólo se aplica a los experimentos médicos, mientras que las vacunas contra el Covid-19 tienen el sello distintivo de ser “programas de salud legítimos aprobados por el gobierno”.

No lo son. Son completamente experimentales, y violan incluso las laxas regulaciones actuales sobre vacunas, que han sido “suspendidas” bajo la falsa afirmación de que el Covid-19 es una “pandemia mortal” que representa una “grave amenaza para la salud pública mundial”.

Cualquiera que esté involucrado en impulsar o llevar a cabo programas de vacunación obligatoria “debido al Covid” estará en violación del Código de Nuremberg y la ley internacional. Como tal, se habrán “convertido en nazis” y serán personalmente responsables en cualquier juicio futuro por crímenes contra la humanidad.

Recuerden, los juicios posteriores a la Segunda Guerra Mundial por crímenes contra la humanidad establecieron que decir que “sólo estaba ejecutando órdenes” NO es una defensa legal.

nuremberg code doctors hanging
Sentencias de muerte ejecutadas tras el Juicio a los Médicos en Nuremberg (1947).


Fuente: https://es.sott.net/article/75677-Plaga-de-mentirosos-El-Codigo-de-Nuremberg-prohibe-los-procedimientos-medicos-forzados-incluyendo-las-vacunas-obligatorias

CÓMO ROCKEFELLER ELIMINO LAS CURAS NATURALES PARA CREAR LA GRAN FARMACEUTICA

Pensaste que Big Oil era malo, pero la familia Rockefeller también preparó el escenario para que Big Pharma La Gran Farmaceutica  destruyera las curas naturales en el proceso.

El autor, Chris Kanthan, ha escrito un asombroso artículo sobre cómo la familia Rockefeller socavó a la sociedad moderna de innumerables formas, pero lo que la mayoría no se da cuenta es de como ellos eliminaron las curas naturales.

El nombre de la familia ahora se ha vinculado a la supresión de la medicina natural para fundar grandes compañías farmacéuticas y ganar mucho dinero.

La gente en estos días te ve como un bicho raro si hablas de las propiedades curativas de las plantas o de cualquier otra práctica holística. Como todo lo demás, hay mucha política y dinero detrás de nuestro moderno sistema médico.

Todo comienza con John D. Rockefeller (1839 – 1937) que fue un magnate del petróleo, un magnate ladrón, el primer multimillonario de los Estados Unidos y un monopolista de origen natural. A comienzos del siglo XX, controlaba el 90% de todas las refinerías de petróleo en los EE. UU. a través de su compañía petrolera, Standard Oil, que luego se dividió para convertirse en Chevron, Exxon, Mobil, etc.

Al mismo tiempo, alrededor de 1900, los científicos descubrieron “productos petroquímicos” y la capacidad de crear todo tipo de productos químicos a partir del petróleo. Por ejemplo, el primer plástico, llamado baquelita, se fabricó a partir del petróleo en 1907.

Los científicos descubrieron varias vitaminas y supusieron que muchas drogas farmacéuticas podrían obtenerse del petróleo.¡Esta fue una maravillosa oportunidad para Rockefeller que vio la capacidad de monopolizar las industrias de petróleo, química y médica al mismo tiempo!Lo mejor de los productos petroquímicos era que todo podía patentarse y venderse con altos beneficios.

Pero hubo un problema con el plan de Rockefeller para la industria médica: las medicinas naturales / herbales eran muy populares en Estados Unidos en ese momento. Casi la mitad de los médicos y universidades de medicina de los EE. UU estaban practicando la medicina holística, utilizando el conocimiento de los nativos de Europa y  americanos.

Rockefeller, el monopolista, tuvo que encontrar la manera de deshacerse de su mayor competencia. Así que usó la estrategia clásica de “solución-problema-reacción”. Es decir, crear un problema y asustar a la gente, y luego ofrecer una solución (planificada previamente). (Similar al miedo terrorista, seguido de la “Ley Patriota”).Fue a ver a su amigo Andrew Carnegie, otro plutócrata que hizo su dinero al monopolizar la industria del acero  quien ideó un esquema.

Desde la prestigiosa Fundación Carnegie, enviaron a un hombre llamado Abraham Flexner para que viajara por todo el país e informara a los estatus de los colegios médicos y hospitales de todo el país.

Esto condujo al Informe Flexner, que dio origen a la medicina moderna tal como la conocemos. No hace falta decir que el informe hablaba de la necesidad de modernizar y centralizar nuestras instituciones médicas. Sobre la base de este informe, más de la mitad de todas las universidades de medicina se cerraron pronto.

La homeopatía y las medicinas naturales fueron burladas y demonizadas; Y los médicos incluso fueron encarcelados.

Para ayudar con la transición y cambiar las mentes de otros médicos y científicos, Rockefeller otorgó más de $ 100 millones a universidades y hospitales y fundó un grupo frontal filantrópico llamado “Junta General de Educación” (GEB). Este es el enfoque clásico de el palo y la zanahoria .

En muy poco tiempo, todas las facultades de medicina se modernizaron y homogeneizaron. Todos los estudiantes estaban aprendiendo lo mismo, y la medicina consistía en usar medicamentos patentados.

Los científicos recibieron subvenciones enormes para estudiar cómo las plantas curaban las enfermedades, pero su objetivo era identificar primero qué sustancias químicas en la planta eran efectivas y luego recrear una sustancia química similar, pero no idéntica, en el laboratorio que pudiera ser patentada.

Una pastilla para un enfermo se convirtió en el mantra de la medicina moderna.

¿Y pensaste que los hermanos Koch eran malvados?

Así que ahora, 100 años después, estamos produciendo médicos que no saben nada sobre los beneficios de la nutrición o las hierbas o cualquier práctica holística. Tenemos toda una sociedad que está esclavizada a las corporaciones por su bienestar.

Los Estados Unidos gastan el 15% de su GDP  en atención médica, que en realidad debería llamarse “atención de enfermos”. No se enfoca en la cura, sino en los síntomas, creando así clientes recurrentes.  En la farmacéutica industrial no existe cura para el cáncer, la diabetes, el autismo, el asma o incluso la gripe. ¿Para qué habría curas reales?

Este es un sistema fundado por oligarcas y plutócratas, no por médicos.

En cuanto al cáncer, oh sí, la Sociedad Americana del Cáncer fue fundada por Rockefeller en 1913.

En el mes de la concientización sobre el cáncer de mama, es triste ver como a las personas se les lava el cerebro sobre la quimioterapia, la radiación y la cirugía. Eso es tema para hacer otra publicación  … pero aquí hay una cita de John D. Rockefeller que resume su visión para América …

Fuente:  https://prepareforchange.net/2019/03/12/how-rockefeller-wiped-out-natural-cures-to-create-big-pharma/ .

Conferencias completas por la Verdad y la Libertad, en Barcelona el 25 Sep 2020

Conferencias organizadas por la médico Natalia Prego donde participan colectivos profesionales creados en España con el objetivo de trabajar unidos en defensa de la libertad y la salud, buscando la verdad y protegiendo la vida de todos.
Entre estos colectivos se encuentran:
-Psicólogos por la verdad,
-Educadores por la verdad,
-Abogados por la libertad,
-Policías por la libertad,
-Sanitarios por la vida l,
-Científicos por la verdad
-Y Médicos por la verdad.
También se muestran colectivos civiles unidos para trabajar en este mismo camino de ayuda mutua conjunta.

Y aquí va el enlace para descargarse el vídeo censurado por Youtube de Birame Boye en la Conferencia por la Verdad y la Libertad

https://mega.nz/file/xUklECRZ#7BH6Hv1Uc12Stc0PX_A_5voqmjrI9fyCjUvJXyDL0Tk

LA FALSA MUERTE POR DIÓXIDO DE CLORO (MMS) DEL NIÑO EN ARGENTINA

El certificado de defunción no dice que murió por intoxicación ocasionada por ingesta de dioxido de cloro, ni por broncoaspiración de vómitos producidos por esa supuesta intoxicación, como dijo la hermana que lo encontro muerto 3 horas más tarde.

El certificado medico de defunción es contundente y no ofrece dudas.

La médica interviniente certificó que la muerte fué motivada por obesidad mórbida y sospecha de COVID19 (lo cual evidencia cuadro de neumonía que puede o no ser de coronavirus) y definió como causa de muerte: “paro cardiorrespiratorio”. El hombre pese a su cuadro de neumonía no habia sido hisopado para el tets PCR.

Cuando la obesidad es tal que se la considera como enfermedad, torna graves y potencialmente letales los procesos agudos de neumonía.

Con esto se logra poner blanco sobre negro, desbaratando la operación mediática orquestada para difamar al dióxido de cloro.

Se adjunta Certificado de defunción del Jujeño que los medios hegemónicos dicen que murió por beber dioxido de cloro, en la localidad de San Pedro, provincia de Jujuy, Argentina.
[19/8 17:08] SÍ… YO SOY… 😃: LA AUTOPSIA NO PUDO ESTABLECER QUE EL NIÑO FALLECIDO EN NEUQUEN, ARGENTINA, HAYA MUERTO POR CAUSA DEL DIOXIDO DE CLORO

El resultado de la autopsia no pudo establecer relación de causalidad entre la supuesta ingesta de dióxido de cloro y la muerte del niño neuquino. Por lo que no ha sido probado que el dioxido de cloro provocara su muerte.

A fin de cerciorarse de esto, se ordenó otros estudios complementarios, pero prima facie no pudo vincularse la muerte al dióxido.

Tampoco la autopsia plantea la sospecha sobre que la falla multiórganica haya sido causada por el dióxido de cloro. No lo dice para nada, a pesar que esa fue la razón por la que se hizo. Esto significa que los problemas encontrados no se corresponden con las afecciones que, sin sosten de comprobaciones científicas, el FDA y el ANMAT imputan a esa sustancia, tales como metahemoglobinemia,irritación en la boca, esófago y estómago, vómitos, diarrea, trastornos cardiovasculares y renales, entre otros.

Debiera aclararse que el niño presentaba, según sus padres, un cuadro de malestar generalizado, que los hizo sospechar de COVID-19 (por lo que seguramente manifestaba fiebre, hipoxia, y demás síntomas propios de una neumonía), y que a causa de ello le habrían dado dióxido de cloro. Por lo que no encontrandose en la autopsia relación de la muerte con esa sustancia, se desprende lógicamente que las causas que la ocasionaron fueron anteriores o preexistentes a la supuesta toma del dióxido.

Debiera indagarse sobre las condiciones medioabientales y contraculturales en la que el niño vivía. La familia estaba asentada en una comunidad hippie, llamada China Muerta, aislada de la sociedad, a varios kilómetros del Plottier. Debiera investigarse sobre si la alimentación del niño careció de proteínas animales, a causa del movimiento vegano, y demas características excepcionales de su forma de vida y si no existieron estupefacientes directa o indirectamente ligados a la vida del niño y el origen de su enfermedad. Todo lo cual no está siendo informado por los medios hegemónicos.

Tampoco los medios informan sobre el resultado de la utopsia, con igual relevancia que lo hicieron al culpar a esa sustancia. Se silencian respecto que la autopsia no encontró vinculación entre el dióxido y la muerte, con lo que se evidencia una inaceptable actitud manipuladora de la opinión pública contra el dióxido de cloro.

Fuente: https://canal7salta.com/2020/08/19/argentina-insolito-la-falsa-muerte-por-dioxido-de-cloro-en-jujuy/

Las mentiras de Jaume Padros, presidente del Colegio de Médicos de Barcelona, en la falsa huelga de hambre de los políticos presos catalanes

David Raventos, presidente del partido político Directe68, denuncia como falsearon la huelga de hambre que realizaron los políticos independentistas en Cataluña, con la complicidad del Presidente del Colegio de Médicos Jaume Padrós, como portavoz médico de la huelga de hambre.

David denuncia también a todos los medios de comunicación presuntamente independentistas por haber lanzado la consigna que bajo ningún concepto podían entrevistarlo a él cuando realizó su huelga de hambre REAL y de como algunos que se han atrevido a mencionarlo han sido apartados de sus periodicos o canales de TV.

Y sin pelos en la lengua reparte argumentos, siempre documentados, a todos los que dicen que son y no lo son.

Si te ha gustado el vídeo suscribirte a nuestros blogs y canales de Youtube.

https://www.youtube.com/c/CienciaEspirituTvRadio
(Canal oficial de Ciencia y Espíritu)

upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/c/...
Jaume Padrós, presidente de Colegio Oficial de Médicos de Barcelona