“El rey Juan Carlos trabaja como intermediario en la venta de armas” según varias ONGs

“El rey Juan Carlos trabaja como intermediario en la venta de armas”

El rey Juan Carlos con el por entonces infante de Marruecos, Sidi Mohammed ben Hassan, hoy Mohamed VI. / Old Photograph Archive Spa
El rey Juan Carlos con el por entonces infante de Marruecos, Sidi Mohammed ben Hassan, hoy Mohamed VI. / Old Photograph Archive Spa

Varias ONG denuncian por cuarta vez la venta de armas españolas a Marruecos para la represión del pueblo saharaui.

18/07/13 · 11:07

Diversas ONG de defensa del pueblo saharaui denunciaron este lunes día 15, en un acto público ante el Ministerio de Economía en Madrid, al Gobierno español por la venta de armamento a Marruecos, una circunstancia que infringe la legislación internacional que regula la exportación de armas a países en conflicto. La denuncia, presentada no sólo en acto público sino también ante los tribunales, va acompañada de una serie de documentos, entre ellos fotografías y vídeos, que demuestran que el material comprado a España ha sido utilizado por las Fuerzas de Seguridad marroquíes en la represión del pueblo saharaui.

Es el cuarto año consecutivo que estos organismos acusan públicamente al Gobierno de vender material bélico –tanques, todoterrenos y armas– al monarca marroquí, Mohamed VI, quien el mismo lunes dio la bienvenida al rey Juan Carlos I, al ministro de Exteriores y a sus acompañantes, que llegaron al país vecino para debatir sobre sus intereses comerciales comunes.

La venta de armas a Marruecos no es algo actual. Según ha explicado Eduardo Melero, abogado y miembro de Justicia i Pau –una de las ONG denunciantes–, “desde 1995 hasta 2012 España ha exportado material bélico a Marruecos por valor de más de 250 millones de Euros de forma ininterrumpida”. A estas cifras, calculadas sólo hasta 2012, hay que añadirle la venta de material del año vigente. A pesar de que no se han encontrado datos detallados sobre ella, el pasado mes de abril el ministro de Defensa español, Pedro Morenés, y el de Marruecos, Abdeltif Loudyi, se reunieron en la fábrica de Urovesa, una empresa encargada de fabricar vehículos militares, en Santiago de Compostela.

Las ONG han aprovechado la visita de Juan Carlos I a Mohamed VI, y han manifestado su descontento con la intención del monarca, que “con sus visitas a Marruecos no sólo pretende mejorar las relaciones internacionales, sino que trabaja como intermediario en la venta de armas”, según ha afirmado Melero. Las denuncias anteriores han sido desestimadas por los tribunales, que han alegado que toda información “acerca de la exportación de armas es secreto de Estado”. Melero se ha indignado ante la situación, ya que “basándose en el secreto de Estado el Gobierno impide que podamos plantear una demanda judicial”, ha añadido. Por su parte, Luis Mangrané, miembro del Observatorio Aragonés por el Sáhara Occidental, ha recalcado que a pesar de que el Gobierno se empeñe en calificarlo como secreto estatal, “la exportación de armas es un secreto a voces”.

Represión en el Sahara

La legislación internacional prohíbe la venta de armas a países que mantienen algún conflicto en su territorio, sin embargo, España se ha saltado esta ley desde hace años y ha olvidado el conflicto del Sáhara Occidental. La Coordinadora Estatal de Acciones Solidarias con el Sáhara (CEAS-Sáhara), una de las organizaciones denunciantes, envió junto a otras ONG una carta al rey antes de su visita a Marruecos con el objetivo de pedirle que tuviera el “coraje de asumir sus responsabilidades” para con el pueblo saharaui, un pueblo “al que España abandonó y con el que tiene una deuda histórica”.
Días después del envío de la carta y de que comenzara la visita oficial de Juan Carlos I en territorio marroquí, éste sigue negociando sobre sus intereses comerciales con el monarca marroquí, entre los que se encuentra la venta de armas.

Uno de los activistas saharauis, Hassana Aalia, estaba presente en el acto público de denuncia ante el Ministerio de Economía. Durante el acto, ha mostrado su preocupación por la situación y ha afirmado que “es una vergüenza que los intereses económicos estén por encima de los Derechos Humanos”. Ha sido Aalia quien ha asegurado que junto a la denuncia han presentado documentación que demuestra que el material bélico español, principalmente tanques y todoterrenos militares, han sido utilizados para reprimir al pueblo saharaui. “Cuando yo estuve en el Campamento de la Dignidad –el Gdeim Izik, situado a las fueras de El Aaiún– pude ver cómo utilizaban los vehículos, y tenemos fotos y vídeos para demostrarlo”, ha asegurado. Aalia fue acusado junto a otros 23 activistas saharauis de matar a once soldados durante el desalojo del Campamento de la Dignidad, y condenado in absentia el pasado 18 de febrero a cadena perpetua. Actualmente vive en España a espera de poder presentar algún recurso para que su sentencia, de la que se enteró a través de la radio, quede anulada.

Mientras tanto, las ONG siguen en su lucha por denunciar la venta de armas a Marruecos, exigiendo que se denieguen las autorizaciones para exportar armas a países en conflicto y que se revoquen las concedidas. Sin embargo, Melero ha explicado que “todos los años el tribunal falla a favor del Ministerio y la denuncia queda desestimada”.

Fuente: http://www.diagonalperiodico.net/global/rey-juan-carlos-trabaja-como-intermediario-la-venta-armas.html

Anuncios

7 comentarios en ““El rey Juan Carlos trabaja como intermediario en la venta de armas” según varias ONGs

  1. Lo que se debió de hacer con España :

    Se debió de intentar conseguir un país que funcionase economicamente y en el que todo el mundo estaría integrado politicamente, hay muchos países así (Noruega, Holanda, etc.), no son potencias mundiales, pero funcionan, en vez de eso se apostó por ser “una gran potencia”, como Francia, Alemania, Gran Bretaña o USA incluso, por los triunfos deportivos, por las antiguas glorias del antiguo imperio, hoy hay lo que hay.

    Me gusta

  2. Para la época de la guerra del Chaco, el paraguay compro a La Argentina 100 unidades de la ametralladora Maxim Modelo 1891 en diciembre de 1932, ante el retraso sufrido por llegada de unas 100 Colt M1928 que habían sido contratadas por el Paraguay a la Colt de Hartford, Connecticutt. Las famosas ametralladoras pesadas “Maxim argentinas” eran ametralladoras inglesas Maxim modelo 1891 que Argentina había adquirido en cantidad. Para 1932 ya las había pasado a la reserva, teniendo en cuenta que acababa de adquirir las modernas ametralladoras pesadas Colt M1917 del modelo Comercial 1928, unas 926 unidades. En ese momento el Paraguay sufría una necesidad imperiosa por más armas automáticas, entonces Paraguay hace un pedido a La Argentina por la venta de 100 Maxim modelo 1891 los cuales ya habían pasado reserva. Argentina accede, y en diciembre de 1932 arriban las 100 Maxim, a tiempo para ser empleadas en contra de la ofensiva boliviana, y en las batallas de Nanawa (primera batalla de enero de 1933), Toledo, Herrera y Arce.Luego de la guerra del chaco, Paraguay vende a España 75 Maxim Modelo 1891. De Información recopilada de Facebook MEMORIAS DE LA GUERRA DEL CHACO.

    Me gusta

  3. LA DIGNIDAD EN POTENCIA NO ES DIGNIDAD SIN ACTOS.-
    Nos han encarcelado. Deambulamos, frenéticos, como en círculo, en un reducido ámbito: del trabajo a las tareas domésticas y a la atención de nuestras familias. No paramos. Y son los barrotes de esa cárcel los que parecen moverse, no dejándonos ver nada más allá. Me refiero a los barrotes de la política y la usura. Cuando intentas mejorar la vida de tus hijos o tus mayores, los barrotes hablan:

    Eso no está permitido.
    Eso no se cubre.
    Eso hay que pagarlo.

    Rilke escribió un poema profético, que tenía como objeto el movimiento de una pantera en su jaula. Aunque no fuese su intención, retrató al ser humano del siglo XXI. Es lo que tienen los genios. Adapto el poema a estos endecasílabos:

    Sus ojos se han cansado del desfile
    de las rejas, y ya nada retienen.
    Las rejas se le han vuelto innumerables,
    y el mundo se le acaba tras las rejas.
    Blando andar de flexibles, fuertes patas,
    que giran en el más pequeño círculo,
    cual danza poderosa en torno a un centro
    donde su voluntad está aturdida.
    A veces, en silencio, alza el telón
    de sus pupilas. Y entra alguna imagen,
    surca la tensa calma de sus miembros
    y se apaga al llegar al corazón.

    Lo mismo que a la pantera del poema, nos quieren condenar a no encontrar salidas. Nos quieren condenar a mirar barrotes. Es voluntad de nuestros políticos que no apreciemos otra voluntad que la suya. Y la idea de que pensemos por nuestra cuenta les pone muy nerviosos:

    Eso no se puede cambiar.
    Eso sería un desastre.
    Eso es sedición.

    La cúpula del partido gubernamental está llena de intermediarios entre los ciudadanos y los intereses de Alemania y del Fondo Monetario Internacional. En Europa, se les tiene por corruptos y mediocres, pero son imprescindibles porque obedecen. Mientras el euro les lava la cara (y algo más), el resto de los españoles cargamos con la cruz de esa moneda.

    Eso es porque estás mal acostumbrado.
    Eso es porque has vivido demasiado bien.
    Eso es porque no te adaptas.

    Como en el Bolero de Ravel, se intuyen varios círculos infernales en el poema de la pantera:
    El primero sería el de sus propios pasos, dando vueltas sobre la nada.
    El segundo estaría formado por las rejas.
    El tercero lo compondrían los espectadores.
    Me refiero a estos últimos cuando pienso en los dueños de la patria, que aparecen de vez en cuando en nuestras vidas a echarnos un poco de carne.

    La panterita española
    es oscura, como el vino.
    Da las vueltas que merece;
    da las vueltas que le pido.

    Lo más atroz de la carne cruda que nos echan desde televisiones, radios y periódicos es la burla en que se torna. La humillación a la inteligencia, de aceptar por caridad lo que por derecho corresponde.
    Las panteras, como los titanes, no han nacido para transformarse en dóciles cuerpos, para girar sobre la nada lo mismo que el burro en su noria.
    Nos han encarcelado. Deambulamos, frenéticos, como en círculo.
    Nuestra ignorancia es del tamaño de nuestra permisión. Y nuestra permisión es tan supina como la estafa en la que vivimos.

    La dignidad en potencia no es dignidad sin actos.

    Hace cosa de un mes, la inspectora de mi trabajo me dijo que dejara de escribir estas cosas. Si no me equivoco, la libertad de expresión aún no ha sido derogada.

    Ricardo García Nieto.

    http://lacomunidad.elpais.com/ricardogarcianieto/2013/11/25/la-dignidad-potencia-es-dignidad-sin-actos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s