Desmontando al Dalai Lama

Dalai Lama y Bush

Esta es la imagen actual más famosa del Dalai Lama.

Pero ¿Quién es realmente [Tenzin Giatso] Jefe espiritual del budismo tibetano, considerado por sus seguidores la reencarnación del bodhisattva Avalokitesvara?

Comencemos por dilucidar qué es ser Dalai Lama.

Desde 1642 hasta 1959 los Dalai Lama ostentaron además el poder temporal en el Tíbet. Al morir cada Dalai Lama, los monjes (lamas) del Monasterio Amarillo designan a su siguiente reencarnación en un niño de corta edad, interpretando una serie de signos con arreglo a su religión; no se trata, por tanto, de una dinastía de monarcas hereditarios, sino de la máxima magistratura personal de un régimen teocrático.

En el interregno entre la muerte de un Lama y la mayoría de edad del siguiente, el Monasterio ejerce directamente el poder designando a un regente, al tiempo que se ocupa de la educación del futuro jefe.

Llanuras del Tibet e Himalayas

Ge-dun-grup-pa (?-1474) fue el primero, fundador de la secta budista de los monjes amarillos y del sistema sucesorio de la reencarnación de los lamas. Sonam Gyatso, III Dalai Lama (1543-88) fue en realidad el primero que asumió el título de Dalai (palabra mongola que significa «gran océano»). Al convertir al jefe mongol Altan Khan y a toda su tribu, asentó definitivamente la hegemonía de la secta en el Tíbet, extendiendo su influencia sobre Mongolia, China occidental, Bután y Sikkim.

Ngawang Gyatso, V Dalai Lama (1617-82) fue el primero en asumir el gobierno temporal del Tíbet además del liderazgo espiritual. Dicho cambio tuvo lugar en 1642, al destronar el príncipe mongol Gusri Khan al rey del Tíbet y titularse él mismo rey; en realidad, Gusri se limitó a ejercer un protectorado militar sobre el Dalai Lama, que era quien gobernaba efectivamente. Al morir Gusri en 1655, el Lama pasó a controlar el poder en solitario, si bien su autoridad religiosa estaba limitada por la de otro dignatario budista, el Panchen Lama. Fue este V Dalai Lama quien construyó el Palacio de Potala en Lhasa, desde donde han ejercido el poder sus sucesores hasta el siglo XX.

Su sucesor Tshangyang Gyatso, VI Dalai Lama (1683-1707), desbarató el prestigio adquirido por los monjes amarillos con su comportamiento disoluto y mujeriego. El emperador chino aprovechó la ocasión para intervenir en Tíbet, poniendo coto a su influencia espiritual sobre Mongolia y la propia China. En 1720 los chinos invadieron el Tíbet y sometieron al Dalai Lama a una relación de vasallaje, que perduró hasta la desaparición del Imperio Chino en 1911.

Thupten Gyatso, XIII Dalai Lama (1876-1933), fue un gobernante despótico, cuya torpeza diplomática le enfrentó con las grandes potencias de la zona. Jugó la baza del acercamiento a Rusia, viéndose atacado por una expedición británica que le obligó a refugiarse en China (1904); más tarde, reconciliado con los británicos, sufrió el ataque de China y hubo de refugiarse en la India (1910). Regresó al Tíbet en 1913, al recuperar el país la independencia por la caída de la dinastía Manchú en China (1911). Aliado ahora de los británicos -mientras el Panchen Lama representaba los intereses chinos-, quiso emprender una política modernizadora en terrenos como la educación o la defensa, pero el conservadurismo de los lamas frustró sus intentos de reforma.

Fotograf�a actual del Dalai Lama

Thupten Gyatso, XIII Dalai Lama (1876-1933), al morir se identificó a su sucesor en el niño Tendzin Gyatso, XIV y actual Dalai Lama (1939 – ) nacido en una familia pobre de origen tibetano en la provincia china de Quinghai (1935). En 1950, cuando aún no había cumplido la mayoría de edad, los comunistas chinos invadieron el país; Tendzin Gyatso, declarado mayor de edad antes de tiempo, asumió el poder y se refugió cerca de la frontera con la India; pero, al no recibir ayuda exterior pese a su llamamiento a la India de Nehru y a las Naciones Unidas, hubo de aceptar la tutela comunista, firmando en 1951 un tratado que convertía al Tíbet en «provincia autónoma» de China.

A los 11 años y ya nombrado Dalai Lama, él entabló amistad con Heinrich Harrer, temible SS del oficial y Nazi Heinrich Himler. Lejos de la imagen de la famosa película con Brad Pitt, Harrer era un miembro élite del SS cuando conoció al Dalai Lama de 11 años y se convirtió en su tutor en el “mundo exterior del Tíbet.”

Mientras que sólo el Dalai Lama conoce los contenidos de las clases privadas de Harrer, los dos siguieron siendo amigos hasta que Harrer murió de vejez a los 93 años en el 2006. Claro está, esa única amistad no define al carácter de una persona, pero es interesante en el contexto de amigos posteriores.

Hitler con Heinrich Harrier

En la imagen Harrier se encuentra a la derecha de Adolfo Hitler

Heinrich Harrer tiene 21 años cuando, siendo estudiante en Graz, la cuna del nazismo en Austria, entra a formar parte de las SA, las secciones de asalto, una organización ilegal en Austria, implicada en atentados y asesinatos, encargada de asegurar el orden en las manifestaciones nazis y de reventar las de los partidos adversarios.

Corre el mes de octubre de 1933. Hitler está en el poder desde hace seis meses. Harrer tiene 26 años cuando inicia su procedimiento de adhesión a las SS. En el mes de marzo de 1938, Alemania se anexiona Austria.

Los personajes de la foto son: Andreas Hekmair y Ludwig Vörg, ambos alemanes; Heinrich Harrer y Fritz Kasparek, austriacos. Los dos primeros, que pronto se convertirán en miembros de las SS, plantaron al pie de la pared una bandera con la cruz gamada. Los otros dos forman parte desde hace dos años del Ordensburg, los centros de formación de los cuadros del NSDAP, donde Hitler formaba a las «bestias rubias» que «mostrarían al mundo la superioridad de Alemania».

Hitler les saluda emocionado: «Chicos, chicos, qué habéis hecho…». Heinrich Harrer, a la derecha del Führer, responde: «Hemos escalado esa pared para llegar, a través de su cima, hasta nuestro Führer». Esta frase, pronunciada por Harrer, está extraída de un libro publicado en 1938 por el NSDAP. Aunque ahora Harrer dice que fue redactada por la propaganda nazi.

Dalai Lama y Heinrich Harrier en 2006

En una imagen del año 2005 con Heinrich Harrier

La relación del Dalai Lama con Augusto Pinochet

En abril de 1999, junto con Margaret Thatcher, y antiguo Embajador de Beijing, el Presidente y Director del CIA, George H.W.Bush, el Dalai Lama demandó al gobierno Británico la liberación de Augusto Pinochet, el antiguo dictador fascista de Chile y cliente de CIA de muchos años que estaba visitando a Inglaterra. El Dalai Lama urgió que Pinochet no fuese obligado a ir a España, donde sería procesado por crímenes cometidos contra la humanidad. El Dalai Lama también mantenía relaciones cercanas con Miguel Serrano, jefe del Partido Socialista Nacional de Chile, un defensor de algo llamado Hitlerismo esotérico.


La relación del Dalai Lama con la CIA

Como el autor Michael Parenti observa en su trabajo, Friendly Feudalism: The Tíbet Myth (Feudalismo Amistoso: El Mito Tibetano), “durante los años ’50 y ’60, la CIA activamente respaldó la causa tibetana con armas, entrenamiento militar, dinero, apoyo aéreo y toda clase de ayuda.”

La Sociedad Americana para una Asia Libre con base en EE.UU, una pantalla de la CIA, publicó la causa de la resistencia tibetana, con el hermano mayor del Dalai Lama, Thubtan Norbu, desempeñando un papel activo en el grupo.

El segundo hermano mayor del Dalai Lama, Gyalo Thondup, estableció una operación de inteligencia con la CIA en 1951. Fue actualizado más tarde como una unidad guerrillera entrenada por la CIA cuyos reclutas se lanzaron en paracaídas de regreso al Tíbet, según Parenti.

Agencia de Inteligencia

Según los documentos desclasificados de la inteligencia de los EE.UU. publicados a fines de los ’90, “durante la mayor parte de los ’60, la CIA proveyó al movimiento tibetano exiliado con u$s 1.7 millones al año para operaciones contra China, incluyendo un subsidio anual de u$s 180.000 para el Dalai Lama.”

Con la ayuda de la CIA, el Dalai Lama huyó hasta Dharamsala, India, lugar donde ha vivido hasta la actualidad. Hoy en día, él sigue recibiendo millones de dólares en apoyo, no de la CIA, pero de una organización de frente de la CIA más incocua, fundada por el Congreso de EEUU, el NED.

El NED ha sido decisivo en cada desestabilización de la Revolución de Color apoyada por EEUU desde Serbia a Georgia a Ucrania a Myanmar. Sus fondos se usan para apoyar a los medios de oposición y campañas de relaciones públicas globales para popularizar los candidatos favoritos de la oposición.

Como siempre…

Como en las otras Revoluciones de Colores recientes, el Gobierno de EEUU está avivando las llamas de desestabilización contra China mediante la financiación de organizaciones de protesta de la oposición dentro y fuera del Tíbet a través de su brazo, la Fundación Nacional para la Democracia (NED, siglas en inglés)

Allen Weinstein, el primer Presidente del NED, comentó al Washington Post que, “mucho de lo que nosotros (el NED) hacemos hoy fue hecho encubiertamente por la CIA hace 25 años.”

William Blum, historiador de la inteligencia Americana, declaró, “El NED jugó un papel importante en el asunto Irán-Contra de los años 80, financiando a componentes claves del misterioso “Proyecto Democracia” de Oliver North. Esta red privatizó a políticas extranjeras de EEUU, hizo guerra, organizó armas y drogas, y participó en otras actividades igualmente encantadoras.

William Blum

William Blum

Dos Premios Nobel de la Paz juntos
Dos Premios Nobel de la Paz juntos
Y aqui dos buenos amigos
Y aqui dos buenos amigos

La organización de independencia pro-Dalai Lama más destacada de hoy en día es la Campaña Internacional para el Tíbet (ICT, siglas en inglés), fundada en Washington en 1988.

Desde 1994, el ICT ha estado recibiendo fondos del NED. En el 2005, el ICT otorgó su premio anual Light of Truth a Carl Gershman, fundador del NED. Otros ganadores del premio de la ICT han incluido a la Fundación Alemana Friedrich Naumann y al líder Checo Vaclav Havel. La junta directiva de la ICT está compuesta por antiguos oficiales del Departamento de Estado de EEUU, incluyendo a Gare Smith y Julia Taft.

Entre proyectos relacionados, el NED financiado por el gobierno estadounidense también apoya al periódico Tibet Times, el cual sale de la base de exilio del Dalai Lama en Dharamsala, India. El NED también financia el Centro de Multimedia Tíbet para la “difusión de información que aborda la lucha de derechos humanos y democracia en el Tíbet,” también basado en Dharamsala. El NED también financia al Centro Tibetano para los Derechos Humanos y Democracia.

En resumen, las huellas dactilares del Departamento de Estado de EEUU y de la comunidad de inteligencia de EEUU están sobre el recrudecimiento del movimiento Liberar al Tíbet y los ataques chinos anti-Han de marzo.

Fuente: http://siemprerebelde.wordpress.com/2008/04/18/revelaciones-sobre-el-dalai-lama/


————-

Dalai Lama, la CIA y sus siervos esclavos
Autor: Jose Agapito Ramirez
Fecha de publicación: 21/03/08

Imprimir

A raíz de que el  Dalai Lama recibió del gobierno estadounidense la más alta condecoración (Medalla de Oro del Congreso), el gobierno chino se sintió ofendido y protestó la doble moral del gobierno de Bush, por haberle otorgado a un traidor y agitador, que como refugiado político, se dedica a actividades secesionistas bajo el disfraz de la religión.

Las religiones han tenido una estrecha relación no sólo con la violencia sino también con la explotación económica. Por cierto, es a menudo la explotación económica la que necesita la violencia. Así fue con la teocracia tibetana, hasta 1959, cuando el Dalai Lama presidió por última vez  el gabinete laico del Tibet. Donde la mayor parte de la tierra arable seguía organizada en propiedades señoriales religiosas o laicas, trabajadas por siervos.

Incluso un escritor como Pradyumna Karan, simpatizante del antiguo orden, admite que “una gran parte de los bienes raíces pertenecía a los monasterios, y la mayoría de estos amasó inmensas fortunas… Además, monjes individuales y lamas pudieron acumular grandes riquezas mediante su participación activa en el comercio, los negocios y los préstamos de dinero.”

La riqueza de los monasterios beneficiaba a los lamas de rango superior, muchos de los cuales eran vástagos de familias aristocráticas, mientras que la mayoría del clero inferior era tan pobre como la clase campesina de la que provenía. Esta desigualdad económica, determinada por la clase, dentro del clero tibetano, era muy parecida a la del clero cristiano en Europa medieval. Junto con el clero superior, se beneficiaron los dirigentes laicos. Un ejemplo notable fue el comandante en jefe del ejército tibetano, que poseía 4.000 kilómetros cuadrados de tierra y 3.500 siervos. También era miembro del gabinete laico del Dalai Lama.

El gabinete laico tenía un ejército profesional, aunque pequeño, que servía de gendarmería para que los terratenientes mantuvieran el orden y capturaran a los siervos escapados. A menudo arrebataban a jóvenes muchachos tibetanos a sus familias y los llevaban a los monasterios para que fueran preparados para ser monjes. Una vez que se encontraban allí, quedaban obligados de por vida.

Un monje, Tashí-Tsering, informa que era práctica común en los monasterios que los niños campesinos sufrieran abusos sexuales. Él mismo fue víctima de repetidas violaciones cuando niño al poco tiempo de ser llevado al monasterio a los nueve años. Las propiedades monásticas también reclutaban a niños campesinos para la servidumbre de por vida como empleados domésticos, danzarines y soldados.

Durante todos los años 60 la comunidad tibetana exiliada se embolsó secretamente 1,7 millones de dólares al año de la CIA, según documentos publicados por el Departamento de Estado en 1998. Una vez publicado este hecho, la propia organización del Dalai Lama publicó una declaración en la que admitió que hubo millones de dólares de la CIA durante los años 60 para enviar escuadrones armados a Tibet a fin de debilitar la revolución maoísta. La parte anual del Dalai Lama fue 186.000 dólares, convirtiéndolo en un agente a sueldo de la CIA. La inteligencia india también lo financió así como a otros exiliados tibetanos. Se ha negado a decir si él o sus hermanos trabajaron con la CIA. La agencia también declinó todo comentario.

En la actualidad, sobre todo a través de la Fundación Nacional a Favor de la Democracia (NED) y otros conductos que suenan más respetables que la CIA, el Congreso de EEUU sigue destinando más de 2 millones de dólares al año a tibetanos en India, y más millones para “actividades democráticas” dentro de la comunidad exiliada tibetana. El Dalai Lama también recibe dinero del financista George Soros, que ahora maneja la Radio Europa Libre/Radio Libertad, creada por la CIA, y otros institutos.

Un artículo de 1999 en el Washington Post señalaba que el Dalai Lama sigue siendo venerado en Tibet, pero… pocos tibetanos saludarían el retorno de los corruptos clanes aristocráticos que huyeron con él en 1959 y que incluyen al grueso de sus asesores. Muchos agricultores tibetanos, por ejemplo, no tienen interés en devolver a los clanes las tierras que obtuvieron gracias a la reforma agraria china. Los antiguos esclavos de Tibet dicen que ellos tampoco quieren que sus antiguos amos vuelvan al poder.

joseagapo@cantv.net

Fuente: http://www.aporrea.org/internacionales/a53559.html

————

La CIA, patrocinadora del Dalai Lama
michelcollon.info
Traducido por Juan Vivanco

Cuando Patrick French era director de la «Free Tibet Champaign» (Campaña por la independencia del Tíbet) en el Reino Unido, fue el primero que pudo consultar los archivos del gobierno del Dalai Lama en el exilio. Se llevó una sorpresa.¿Liquidaron los chinos a los tibetanos?

Llegó a la conclusión decepcionante de que las pruebas del genocidio tibetano perpetrado por los chinos se habían falsificado, así que dimitió de inmediato como director de la campaña por la independencia del Tíbet (1).

En los años sesenta, bajo la dirección del hermano del Dalai Lama, Gyalo Thondrup, se habían recogido testimonios entre los tibetanos refugiados en India. French comprobó que las cifras de muertos se habían añadido al margen posteriormente. Otro ejemplo: un mismo choque armado narrado por cinco refugiados distintos se había contabilizado cinco veces. Mientras tanto, la cifra de 1,2 millones de muertos por culpa de los chinos había dado la vuelta al mundo.

French afirma que eso es sencillamente imposible, ya que todas las cantidades correspondían a hombres y entonces sólo había 1,5 millones de tibetanos varones, por lo que hoy en día apenas quedarían unos pocos. Pero la población ha aumentado hasta cerca de 6 millones de habitantes, el doble que en 1954. Una cifra proporcionada tanto por el Dalai Lama como por las autoridades chinas, esta vez asombrosamente de acuerdo.

Los observadores internacionales (el Banco Mundial, la Organización Mundial de la Salud) también avalan estas cifras; sin embargo, todavía hoy el Dalai Lama sigue diciendo que los chinos fueron los causantes de la muerte de 1,2 millones de tibetanos.

¿Es el Dalai Lama una especie de papa del budismo mundial?

Conviene poner las cosas en su sitio. El 6 % de la población mundial es budista. Es poco. Además, el Dalai Lama no es el representante del budismo zen (Japón) ni del budismo del sureste asiático (Tailandia) ni del budismo chino. El budismo tibetano representa solamente la sexagésima parte (1/60) de ese 6 %. Por último, en el Tíbet hay cuatro órdenes monásticas separadas. El Dalai Lama pertenece a una de ellas, la «gelugpa» (sombreros amarillos). Es decir, estamos ante un papa con pocos fieles religiosos pero muchos adeptos políticos…

¿Quiénes son los patrocinadores?
De 1959 a 1972:

– 180.000 dólares anuales para sus gastos personales, en las hojas de pago de la CIA (documentos desclasificados por el gobierno usamericano; el Dalai Lama lo negó hasta 1980), y

– 1,7 millones de dólares anuales para organizar su red de solidaridad internacional.

Después se pagó la misma cantidad a través de la NED, una organización no gubernamental usamericana cuyo presupuesto depende del Congreso. El Dalai Lama dice que sus hermanos administran «sus negocios». La CIA reclutó a sus dos hermanos, Thubten Norbu (un lama de rango superior) y Gyalo Thondrup en 1951, al primero para recaudar fondos y dirigir la propaganda y al segundo para organizar la resistencia armada.

La bomba atómica india: el Buda sonriente

Desde el principio, es decir, cuando resultó evidente que la revolución china triunfaría en 1949, USA trató de convencer al Dalai Lama para que se exiliara. Pusieron a su disposición el dinero y la logística necesarios. Pero el Dalai Lama y su gobierno querían que USA mandara un ejército al Tíbet como había hecho en Corea, y la propuesta les pareció demasiado blanda (Modern War Studies, Kansas University, USA, 2002). A pesar de todo los usamericanos lograron convencer al Dalai Lama de que se exiliara en 1959, pero aún había que convencer a India para que le concediera asilo. Eisenhower le propuso un «cambalache» a Nehru: India aceptaría al Dalai Lama en su territorio a cambio de una beca a 400 ingenieros indios para que se iniciaran en la «tecnología nuclear» en USA. El trato se cerró (2). En 1974 la primera bomba A india recibió el apodo cínico de… «buda sonriente» (3).

(1) Tibet, Tibet, P. French, Albin Michel, 2005.

(2) El comandante William Corson, responsable de las negociaciones, Press Trust of India, 10/8/1999.

(3) Raj Ramanna, ex director del programa nuclear de India, 10/10/1997, Press Trust of India.

Fuente: http://www.michelcollon.info/articles.php?dateaccess=2008-01-02%2018:31:49&log=lautrehistoire

Jean-Paul Desimpelaere es redactor de Solidaire, el semanario del Partido del Trabajo de Bélgica. Ha sido administrador de la Association Belgique-Chine de 1982 a 1998 y fundador y director de la agencia «Voyages Belgique-Chine» de 1985 a 1998. Está especializado en el estudio del Tíbet.

Fuente: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=64980

 

Anuncios

16 comentarios en “Desmontando al Dalai Lama

  1. me he quedado…mareada…..puf, lo que saco de conclusion es que no hay trigo limpio en los hombres poderosos y lideres del mundo y el dalai lama lo es, un premio nobel? es como hablar de una peli de disney…..eso es puro cuento, los verdaderos heroes de la paz, no reciben premios, luchan tras las trincheras, hacen el bien sin mirar a quien, no condenare a nadie, ni me creere todo lo que me cuentan, porque todo es bajo el cristal por el que miras, solo opino que nadie es perfecto y una publicacion asi, es muy interesante, pero no condicionante, un abrazo de luz a todos.

    Me gusta

  2. Otro cabron de mierda , su pueblo pasando penurias y el dandose la vida padre , otra prueba mas de lo que son todos los representantes de las religiones de este mundo ( pura basura ).

    Me gusta

    1. lo que quise decir es que no es el Dalai Lama ni mucho menos quien esclaviza a Tibet – una región con rica historia y cultura propias – sino que es China un país comunista, invasor y genocida el que lo hace. El Dalai Lama – decimotercero elegido generación tras generación tan solo es la autoridad espiritual y quien dirige el gobierno según su cultura milenaria. si quieres cuestionar eso está bien es un sistema mejor o peor que el nuestro pero la invasión por parte de otro pais es inadmisible.

      Me gusta

  3. Ustedes se llaman “cazadebunkers” pues deberían cazarse a sí mismos. Un gran artículo de desinformación los felicito. Si al Dalai Lama no les interesa los tibetanos, menos les interesa a ustedes. No es el Dalai Lama ni los tibetanos quien esclaviza a otros pueblos, sino al revés.

    Me gusta

      1. en algún punto sí. lo eligieron a él desde niño para desempeñar esa tarea, aunque más que esclavo se debería considerar un servicio y privilegio.

        Me gusta

  4. Siendo un artículo visto desde el punto de vista de un occidental, mal informado y pre-juicioso. Si se interesara en develar la realidad, se debería contra-restar información de varias posturas. China, siendo un gobierno absolutista se sabe que pagan millones de euros a medios, historiadores, investigadores para que hablen mal de Dalia Lama. Incluso intimida a los gobiernos de varios países para que nombren un huésped no bien recibido. Cito a un historiador que desgraciadamente olvidé su nombre: “”Si algún gobierno persigue, humilla, trata de matar, hace lo posible para desprestigiar a una persona… esa persona tuvo que haber hecho algo muy bueno para la humanidad para que eso pase”.
    Para entender más la situación de Tibet se debe de investigar más sobre el contexto socio-cultural. No se puede emitir un juicio de valor bajo el cristal tan percudido de una visión occidental…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s