La Pediatra expedientada Isabel Bellostas planta cara al Colegio de Médicos de Madrid ¡¡¡Bravo por ella!!!

La Pediatra Isabel Bellostas expedientada con un año de inhabilitación como médico por parte del Colegio de Médicos de Madrid, recurre esta arbitrariedad y denuncia el acoso a que es sometida por el simple hecho de advertir del peligro de administrar algunas vacunas a niños autistas o enfermos.
Bravo por Isabel, por no ceder a las coacciones de uno Colegio de Médicos sin principios !!!!

La Dra. Bellostas recurre en alzada la resolución de su expediente disciplinario.

La Dra. Bellóstas ha recurrido dentro de plazo la resolución del Colegio de Médicos que se había hecho pública en días pasados.

Recordemos que hace unas semanas se hizo público en numerosos médicos de comunicación la resolución por la que se sancionaba a la doctora y se la tachaba de “antivacunas”.

Yendo por partes es profundamente inmoral y contrario a Derecho hacer pública una sanción que no es firme, pues supone un escarnio y un quebranto personal y profesional para el afectado antes de que ejerza su derecho al recurso. El derecho a recurso, tanto en derecho penal como en derecho sancionador, es uno de los pilares de garantías que establece el orden constitucional, y no hay que olvidar que los Colegios profesionales, no son ni Administraciones Públicas en sentido estricto, ni tienen capacidad judicial, por lo que en cualquier caso, sus decisiones son revisables por la justicia.

Hace mucho que desaparecieron los tribunales de honor -prohibidos por nuestro ordenamiento jurídico- y las técnicas inquisitoriales de justicia -donde lo que importaba era la eficacia y no las garantías, y donde el proceso, las pruebas y la posibilidad de recurso se situaban en mínimos-.

A la Dra. Bellostas es acusada de ser “antivacunas” sin ser cierto y de defender lo siguiente a través de expresiones sacadas de contexto:

  1. No se debe vacunar a niños autistas.
  2. No se debe vacunar a un niño enfermo.
  3. La vacuna de la Hepatitis B debería ser retirada del calendario vacunal infantil.
  4. No se debe vacunar genéricamente y sistemáticamente.
  5. Hay que tener precaución con las embarazadas

Las anteriores afirmaciones tienen su amparo en la ciencia y en el conocimiento científico actual, por lo que no cabe censura ni reproche por muy discrepante que sea con la particular visión que tengan otros integrantes del Colegio de Médicos, que también tendrán derecho a opinar, pero no a imponer sus propios criterios.

La actitud de la Dra. Bellostas es de perfecta calidad humana y científica y no vulnera el Código deontológico, sin que exista informe razonado que explique porqué y en base a qué pruebas practicadas se le hace reproche.

El expediente además confunde prescripción con divulgación, bien por error o por mala fe, pues cuando el médico habla, divulga y forma e informa a los pacientes, no lo hace en el ejercicio de prescripción, sino como garantía previa del consentimiento informado de los pacientes y en defensa de su derecho. No parece ético ni razonable promover un modelo de medicina en el que el paciente no tenga información para decidir o reciba solo información sesgada e interesada.

Son muchos los procesos administrativos y judiciales que han terminado en condena, sanción o multa contra la industria farmacéutica por “malas prácticas” científicas y comerciales en casi todo el mundo -España parece ser una excepción-, y no parece razonable que se de crédito solo a la información que presenta la industria con poco o ningún control administrativo y que gasta casi 600 millones de euros al año -1’6 millones de euros cada día- en “transferencias de valor” -pagos y gratificaciones a médicos, asociaciones y empresas- de dudosa ética y legalidad.

Advertir no vacunar sistemáticamente, es un consejo perfectamente leal, pues las vacunas como cuestión médica, deben ser aconsejadas en función de las características personales del paciente y de forma adecuada a cada caso y contexto. La vacunación sistemática e indiscriminada, no está basada en criterios científicos ni en un principio de lealtad con el paciente, ni de responsabilidad por parte del médico.

La Dra. Bellostas no ha “negado la administración de vacunas” ni “se posiciona en su contra”, sino que advierte de los riesgos conocidos a través de las fichas técnicas y la literatura científica aceptada. No vacunar a un niño es una opción válida que no constituye en sí un riesgo cierto ni para los niños ni para la sociedad. Al menos no se desprende de la prueba practicada, ni de ningún informe aportado, ni de un supuesto consenso que no existe o de existir es un consenso ficticio.

A propósito de la falsa epidemia de sarampión que se usa para alarmar a la población y vender la necesidad de vacunar, los datos epidemiológicos dejan al descubierto las vergüenzas de la propaganda.

  1. El sarampión es estacional y tiene su pico en los meses de marzo y abril. El pico de 2019 es significativamente inferior al de 2018 y 2017. No existe por lo tanto motivo de alarma ni hay relación alguna con la población vacunada o no vacunada. En su máximo pico, en España hubo 41 casos en mayo de 2018 y 27 en abril de 2019.
  2. La mitad de los casos de sarampión es de personas mayores de 20 años. El 11% de los casos es en menores de un año que no han recibido la vacunación porque no está indicada en esa edad.
  3. La mortalidad es de 13 casos en un año de entre casi 12.000 casos de enfermedad en toda la UE lo que indica una mortalidad de 1/1000 y una incidencia de 22 casos de enfermedad por cada millón de habitantes. Esto no puede considerarse una epidemia ni mucho menos motivo de alarma. Sí que es motivo de alarma los 190.000 casos de fallecimiento por causas médicas en la UE cada año.
  4. El 86% de los casos se corresponde con personas no vacunadas, lo que nos deja un 14% de casos en personas vacunadas, es decir personas a las que la vacuna no ha protegido. Es decir, ni siquiera con una cobertura vacunal del 100% (superamos el 95% de cobertura) se erradicaría la enfermedad ni se evitarían casos.
  5. Poner en riesgo -por pequeño que sea- a toda la población infantil, o limitar a libertad y los derechos civiles y de consentimiento de los pacientes, no parece razonable en este contexto. En el caso de la meningitis, la nueva vacuna sin ser garantía de una reducción de morbilidad o de mortalidad, supone un coste sanitario tres veces superior que la no vacunación

El coste económico, político y democrático de esta aventura de totalitarismo vacunal aparenta irracional y desproporcionado. Negar la utilidad y pertinencia de la vacunación sistemática e indiscriminada no impide que se empleen las vacunas. La vacunación es una responsabilidad de los pacientes o de los padres que son los que libremente deben alcanzar el convencimiento y la información divulgada por la Dra. Bellostas no impide que los interesados tomen la determinación de vacunarse. Lo que sí es una obligación de las autoridades es informar a los ciudadanos y hemos tenido que denunciar al Ministerio ante el Consejo de Transparencia por no contestar las solicitudes de información presentadas en torno a las vacunas.

El Colegio de Médicos de Madrid tramita la denuncia ante una supuesta petición de una asociación de afectados de autismo y no obstante pasa muy por encima de la cuestión y la relación entre vacunas y peligros -autismo incluido- queda indemne. Parece que el Colegio de médicos no quiere entrar en el debate científico ni resolver las legítimas dudas que los ciudadanos podemos tener, y se conforma con humillar a una doctora que no ha hecho daño a nadie, probablemente a sabiendas de que el debate científico lo tienen perdido y solo les queda como consuelo placer sádico del abuso de posición y del prevalimiento.

Tendremos que esperar a la resolución del recurso de alzada que de no ser favorable a la Dra. Bellostas reparando el perjuicio que se le ha causado, motivará un recurso jurisdiccional donde sí, obligaremos a un debate científico y doctrinal serio que deje zanjadas todas las cuestiones planteadas y se reconozca el derecho de los ciudadanos a informar y a ser informados en un asunto donde se pone en juego dos de los elementos más preciados y frágiles de la humanidad: los niños y la libertad.

El orín de mujeres pobres va a la cara de las mujeres ricas

El pipí de mujeres pobres va a la cara de las mujeres ricas con cremas de cosmética de lujo.
Hoy mismo he recibido el agradecimiento de una joven mujer por haber solucionado un recurrente y agresivo acné con solo dos días de ponerse su propio pipí en su cara.
Pero la industria farmacéutica y la de los cosméticos ha de negociar con todo: Fetos abortados, pipis, placentas…
Pobres diablos, para que tanta especulación!!!!!!
Si os vais a morir igual.
Al menos compartamos todos nuestros conocimientos para sentirnos bien y que les den!!!!
Josep Pamies

¿Cuanto vale un cuerpo humano en el mercado negro?

Un corazón, por ejemplo, cuesta 119 mil dólares. El órgano más valioso es el riñón, que en Estados Unidos se valoriza en 262 mil dólares, en tanto que un hígado se consigue por 157 mil dólares.

Un par de globos oculares se cotizan a 1.525 dólares, y una mano a 385 dólares. Una arteria coronaria vale 1.525 dólares, un intestino 2.519 dólares y la piel se vende a diez dólares la pulgada cuadrada.

En países como Estados Unidos tienen menos del 10% de los órganos que esperan los pacientes que pueden recibir un trasplante, por lo que mueren 18 personas diarias aguardando la donación y lo que a su vez agudiza la demanda de órganos hacia un mercado negro, aumentando el trafico de órganos.

Hay quienes propugnan la legalización de un sistema de pagos o retribuciones a los donantes de órganos, lo que genera escalofríos en algunos sectores de la población, aunque hay países que sufren altas tasas de desempleo y de extrema pobreza, como es sabido en AfricaY Asia donde las personas se ven obligadas a vender mas de alguno de sus órganos como ultima medida para poder subsistir o mantener sus hogares.

Y en Latinoamérica es donde mas casos de trafico se han registrado en los últimos años, siendo estos mas preocupantes por la cantidad de secuestros especialmente de niños y niñas. Atribuyendo esto a la enorme “demanda insatisfecha de órganos humanos” por parte de grandes economías.

Hígados extraídos de niños vivos después de un aborto: el horror que es realidad

Es escalofriante lo narrado en LifeNews por el periodista David Daleiden, quien participó de incógnito en la grabación del video del Centro para el progreso médico de los dirigentes de alto nivel de Planned Parenthood, que admitieron estar involucrados en la organización del comercio de partes del cuerpo de los niños. Niños utilizados como piezas de repuesto, dados a luz intencionalmente vivos para retirarles sus propios órganos, en particular el hígado. No es una película de terror sino realidad. El Dr. Jörg C. Gerlach, cirujano con experiencia de la Universidad de Pittsburgh, desarrolló y publicó una técnica escalofriante para extraer hígados incontaminados de niños dados a luz vivos como consecuencia de abortos tardíos con una edad gestacional de entre 18 y 22 semanas. El “protocolo” de Gerlach para extraer el hígado es utilizado para los trasplantes experimentales de células estaminales de acuerdo con el “Current Good Manufacturing Practice” (GMP), lineamientos de orientación desarrollados por la U. S. Food and Drug Administration (FDA), otra rama de la HHS (Departamento de Salud y de servicios humanos de los Estados Unidos).

Los abortos asociados a nuestro protocolo fueron realizados por inducción médica de rutina; el parto fue provocado por la suministración local de prostaglandina” afirmaron Gerlach y su equipo del Centro Médico de la Universidad de Pittsburgh. “Dado que hemos obtenido el tejido de los abdominales intactos y removido quirúrgicamente los hígados en condiciones cGMP, el tejido pudo ser obtenido de modo estéril”.

Los lineamientos cGMP de la FDA exigen productos estériles para el trasplante de tejidos, lo que significa que el aborto debe dejar intacto el feto, con órganos internos no expuestos a agentes patógenos externos.

Los fetos fueron recogidos y transferidos conforme el actual esquema de buena práctica de fabricación (cGMP) para el tratamiento de células humanas”.

Las muestras fueron colocadas en sachets estériles conteniendo la solución de conservación epática de la Universidad de Wisconsin, y cada muestra fue transportada con hielo inmediatamente después del aborto para reducir al mínimo el tiempo de transferencia hasta el aislamiento celular”.

La inmediatez era fundamental: “La logística de la transferencia del feto a la estructura de aislamiento no requería más de una hora y nuestro protocolo excluía el uso de células que habían sido aisladas más de 6 horas antes del trasplante. Al llegar a la estructura del cGMP, cada feto fue pesado, enjuagado con una solución de Yodo y puesto sobre una bandeja quirúrgica estéril”. Después fue cortado el hígado. Es una certeza médica que un niño de cinco meses abortado por inducción del parto está vivo en el momento del parto. En caso de recolección de órganos no puede ser utilizada la digoxina en el feticidio y el objetivo del protocolo de Gerlach es el de obtener células hepáticas frescas, vivas y limpias para el trasplante, reduciendo al mínimo el tiempo sin circulación.

En otras palabras, estos niños son matados cuando sumergidos en las bolsas para ser transportados o después que sus cuerpos fueron abiertos para extraer sus hígados.

Las publicaciones afirman que generalmente estos procedimientos de disección se llevan a cabo en un laboratorio de Sicilia, que pertenece y es administrado por el Centro Médico de la Universidad de Pittsburgh, pero parece que al menos una parte de este terrible trabajo se realizó o fue practicado en Pittsburgh. Los documentos para la recolección del hígado que Gerlach redactó en el 2012, 2015 y 2019 agradecen a sus colegas del departamento de obstetricia y ginecología de Pittsburgh por haber suministrado hígados fetales de los abortos de niños de cinco meses. La extracción de órganos formaba parte del programa de aborto de la Universidad de Pittsburgh. Los experimentos con el hígado en colaboración con la universidad fueron financiados desde el 2011 por el NIH (Instituto Nacional Sanitario) con unos dos millones de dólares. No podemos permanecer en silencio y no rebelarnos contra esta mentalidad de muerte difundida casi en todas partes, en la cual el niño en el vientre materno es considerado no una persona, sino un objeto, que puede ser despedazado sin problema alguno.

Fuente: https://rescatadores.live/2019/06/28/higados-extraidos-de-ninos-vivos-despues-de-un-aborto-el-horror-que-es-realidad/

Sandra Mozarowski fue asesinada y el principal sospechoso es Juan Carlos de Borbón

Sepultura de Sandra Mozarowski.

Enrique de Diego.

El interés por la actriz del destape Sandra Mozarowski y su misterioso final, precipitada desde la terraza de su casa, se ha desatado con tremenda fuerza. Una noticia anterior en Rambla Libre sobre la malograda joven, muerta a los 18 años tras 22 días en coma, ha recibido en los últimos días un número inusitado de visitas.

Ha llegado la hora de, en aras de la memoria y dignidad de Sandra, de establecer que su muerte no se debió a ningún “accidente fortuito”, no fue en ningún caso un suicidio y, por descarte, sólo queda que fuera un alevoso asesinato para el que el principal sospechoso es Juan Carlos de Borbón.

Sandra Mozarowski. /Foto: lasexta.com.

El 15 de septiembre de 1977 –tres meses después de la celebración de las primeras elecciones generales- el diario El País publicó una escueta nota en la que daba cuenta de que “la actriz de cine Sandra Mozarowski murió ayer sobre las siete de la mañana en la residencia sanitaria Francisco Franco a consecuencia de las graves lesiones cerebrales sufridas al caer desde la terraza de su domicilio. Ha permanecido dos semanas en estado de coma. Frente a los rumores aparecidos en la prensa, que convertían el accidente en un intento de suicidio, la familia de la actriz informó que había sido un accidente fortuito”.

Cuando hay mentira, se dan diferentes versiones. En el caso Sandra Mozarowski hubo, manifiestamente, mentira. Hubo también misterio: nunca se reveló el resultado de la autopsia. En cuanto a las versiones oscilaron entre el accidente y el suicidio, sin base alguna para ninguna de las dos opciones. Tatiana, la hermana de Sandra, siempre dudó de que su hermana se hubiese suicidado y siempre creyó que había sido asesinada.

Vemos, pues, que la teoría del accidente se endilga a la familia sin fundamento. El Doctor Llauradó, jefe del equipo que la atendió, cuando su actividad cerebral era nula, hizo declaraciones a la revista Lecturas: “sólo sabemos lo que nos han dicho los familiares o lo que hemos leído en algún sitio. El accidente se produjo mientras regaba las plantas, al sufrir un fuerte mareo”.

Sandra Mozarowski, icono del cine del destape.

Si hubieran sido los familiares quienes le hubieran transmitido que había sido un accidente no tendría ninguna duda, o no habría esa disyuntiva. En realidad, fue lanzada como cortina de humo por la prensa lacaya, que en el año 1977 era servil hasta la militancia. Lo de las plantas regándose junto al mareo trata de salvar una evidencia: la barandilla de la azotea es muy elevada, nadie puede caerse, salvo que se encarame, con mucha dificultad y gran agilidad, a fin de lanzarse al vacío. Cualquier otra cosa queda fuera de lugar por la ley de la gravedad.

La teoría del accidente se cae por su propio peso: lo dicho de la elevada barandilla y que no había ni una sola flor, por lo que Sandra nunca las pudo estar regando. ¿Por qué se propaló una mentira tan grosera? Hay testimonios gráficos de la azotea en tiempos inmediatamente anteriores a la muerte y no hay ni una sola flor ni se la espera.

Inma de Santis salió al quite con una teoría que justificaba el desvanecimiento, pero no la caída: ingesta de pastillas en su obsesión por adelgazar, que le afectaban al tiroides. Pero, en realidad, Sandra Mozarowski estaba entrada en carnes por la causa lógica de que estaba embarazada de cinco meses.

Sandra Mozarowski, actriz de éxito.

No, no hubo accidente. No pudo haberlo. Fue metafísicamente imposible. En la madrugada del 23 al 24 de agosto de 1977, cuando el bello cuerpo de Sandra se precipitó al vacío, muchos indicios sugieren que Sandra no tenía pensamientos suicidas. El actor Pepe Sancho, que se hizo muy amigo de ella a raíz de que Sandra participara en un capítulo de la serie Curro Jiménez, declaró a Diez Minutos:Me rebelo contra quienes piensan –o intentar hacer pensar o suponer- que ella intentó quitarse la vida”.

Ella, en su última entrevista para la revista Semana confesó al periodista Luis Milla que quería descansar una temporada y para ello tenía pensado marcharse a Londres, donde seguiría un curso de arte dramático: “Quiero centrarme un poco, orientar mi porvenir, quiero llegar a ser una actriz y no tener únicamente que exhibir mi cuerpo”.

Llena de planes de futuro

Es decir, tenía planes de futuro: se consideraba encasillada en los papeles morbosos de aquella eclosión tardofranquista del cine del destape y creía que podía aspirar a otros registros. Era, en cualquier caso una actriz de éxito y cotizada. Iba camino de ser una estrella. Según su representante, cobraba medio millón de pesetas por película y hacía muchas. En el año 1977, tres; un millón y medio de pesetas, una auténtica fortuna. No tenía problemas económicos y sí, como hemos visto, planes de futuro personales.

No se le pasaba por la cabeza abortar, y mucho menos, por tanto, suicidarse. En unas declaraciones que algunos entendieron enigmáticas y extemporáneas aseveró que “el aborto es un crimen. La vida humana es una cosa muy seria”.

Su hermano León (Lev) ha explicado el contexto: “Su amante –que era muy campechano- la dejó por otra, también muy conocida. Sandra amenazaba con dar a conocer su romance y descubrirlo todo a la prensa; llegó a contactar incluso con una revista del corazón italiana. Se puso muy insistente. Aún no estaba de cinco meses, le faltaba una semana”. El “campechano” es Juan Carlos de Borbón, la nueva amante del monarca, Bárbara Rey, quien era muy amiga de Sandra. Estaba, sin duda, despechada, pero también con planes de futuro. No quiere suicidarse, sino hacer pública su relación y la identidad del padre de la criatura que llevaba en sus entrañas.

El suicidio debe ser descartado por completo: todo eran planes de futuro, una mujer embarazada nunca se suicida pues tendría que luchar contra un instinto tan fuerte como el de la maternidad y el de la protección a su vástago. Faltó también otro elemento habitual en los suicidios: no hubo nota de despedida. Recientemente, se suicidaba en París una de las fundadoras de Femen, Okasana Chatchko, 31 años. Dejó la correspondiente nota: “Sois todos unos falsos”. Sandra Mozarowski no sufrió ningún accidente, ni mucho menos se suicidó. La única posibilidad lógica, por descarte, es que fue asesinada. Esa tesis fue planteada bajo el pseudónimo Tom Farrell, por el periodista Pablo Blas, en su novela “Escrito en un libro”: “No fue un suicidio ni un accidente. Fue un crimen de Estado. Estaba embarazada del Rey y la tiraron” (página 123, Escrito en un libro, Tom Farrell, Ed. Séneca). Pablo Blas utilizó pseudónimo porque temía por su vida. Literariamente, la tesis del asesinato ha sido utilizada por Clara Usón, en El asesino tímido, y por Marta Sanz, en Daniela Astur y la caja negra.

Javier Bleda en su libro Mario Conde, la reclusión del éxito comenta este asunto: “Claro que a mí no me extraña que Pedro Jota termine metiendo al Rey en su desquite, aunque sea de forma pseudoperiodística-patriótica, porque para eso el Rey le dejó tirado con el asunto del vídeo con Exuperancia (parece que este Rey es aficionado, entre otras cosas, a dejar tirados a sus amigos, y tiradas a sus amigas, y a algunas desde muy arriba)”.

En el blog Historias de Mediocridad, Daniel Carretero ha impedido, con gran brillantez, que el de Sandra Mozarowski fuera considerado “caso cerrado” y las telarañas del olvido cayeran sobre él.

Sandra estaba embarazada de Juan Carlos. Antes de esa relación secreta y oscura, había proclamado que no había perdido la virginidad. Estamos dos meses después de las primeras elecciones y la actriz está amenazando con dar a conocer la historia y la paternidad en una revista del corazón italiana. Aquello hubiera sido un terremoto que hubiera hecho temblar a la monarquía. Hay que tener en cuenta que la mentira de un familia real unida, con un matrimonio feliz, se ha mantenido hasta antes de ayer, y esa falsa estabilidad fue presentado por los monárquicos más lacayos como argumento a favor de la institución en términos de ejemplaridad.

El principal sospechoso del asesinato es Juan Carlos de Borbón. Tenía el móvil –silenciar el escándalo- y los medios, los aparatos del Estado, el CNI. El Centro Nacional de Inteligencia –antes CESID- ha sido una proyección de Zarzuela y ha dedicado buena parte de sus esfuerzos a facilitar las infidelidades de Juan Carlos y a encubrirlas. Es conocido que los espías españoles, en la desmerecida función de mamporreros del emérito, montaron un discreto picadero en un chalet de Aravaca; también que Bárbara Rey denunció en Comisaría el intento de robo de las cintas en las que tenía grabado al Borbón en actitud indecorosa y haciendo revelaciones comprometedoras, y por las que el contribuyente español ha estado pagando muchos años, y que situó como jefe de la operación de nuestros James Bond a Manuel Prado y Colón de Carvajal.

Bárbara Rey temió por su vida. Consideraba a su examante Juan Carlos de Borbón capaz de matarla. ¿Pudo llegar el emérito al crimen por razones de Estado? Pudo. Es una obviedad. Quienes lo han tratado lo consideran capaz por vía interpuesta. No sólo Bárbara Rey, más recientemente, en plena vorágine del escándalo en marcha, también la examante y testaferro –comisiones del AVE a la Meca, gestiones a favor del Instituto Nòos, cuentas en Suiza y los terrenos en Marrakech- Corinna zu Sayn-Wittgenstein afirma en las escandalosas cintas que ha sido amenazada por el director del CNI, Félix Sanz Roldán. Y no sólo ella sino también sus hijos. Roldán lo niega, pero ¿a estas alturas, tras tantas mentiras zarzueleras, quién lo cree? La cuestión esencial es que Corinna considera a Juan Carlos de Borbón –quien disparó un certero tiro entre ceja y ceja a su hermano Alfonso, el 29 de marzo de 1.956, en Estoril- capaz de matarla. Alguien tiró al vacío desde un cuarto piso a Sandra Mozarowski causándole la muerte y el principal sospechoso es Juan Carlos de Borbón, o por sus propias manos o por vía interpuesta.

Fuente: https://ramblalibre.com/2019/06/29/sandra-mozarowski-fue-asesinada-y-el-principal-sospechoso-es-juan-carlos-de-borbon/

Bilderberg 2019: La élite financiera globalista se reúne en Suiza. Lista de asistentes y temas que tratarán