LAS CLOACAS DE INTERIOR

Las malas prácticas y la corrupción en el Ministerio del Interior a partir de las grabaciones entre el ministro Jorge Fernández Díaz y Daniel de Alfonso que reveló el diario Público en junio de 2016. Con testimonio en exclusiva de dos comisarios y un sargento de la guardia civil, desvela una red de intereses y corruptelas que va más allá de la persecución a los enemigos políticos, que configura una trama de favoritismos y corruptelas que implica a policías, jueces, fiscales y empresarios: una estructura dentro del estado que ofrece sus servicios a los más poderosos. El documental repasa también las malas prácticas en el Ministerio del Interior desde el inicio de la transición

Muere el Dr. Hamer y con él las posibilidades de curación de cáncer de millones de personas.

Murió el domingo y hasta hoy viernes ni siquiera yo me había enterado. Ni un solo medio de comunicación ha dicho nada sobre la muerte de la persona que tenía el entendimiento y la solución a los millones de muertos de cáncer en el mundo.

Declarado hereje por la “Ciencia oficial” sus estudios sobre la enfermedad llevaban años salvando vidas. Y la inquisidora “Ciencia” hasta le metió en la cárcel. Ahora, en su muerte, lo ningunean, que vergüenza.

Pero seguro que su legado, la NUEVA MEDICINA GERMÁNICA, podrá seguir salvando a millones de personas que están siendo engañados por esa “Ciencia oficial” que les vende quimioterapia venenosa y bien se lucra por ello.

La Dra. Maria Teresa Ilari y mi amigo Lluis Botinas describen inmejorablemente la triste noticia.

Miguel Celades Rex


 

LA PARTIDA DE UN SABIO

La dramática noticia de la partida del Dr. Hamer, el domingo dos de julio, nos tomó por sorpresa y en aislamiento: un DHS se llama en Nueva Medicina Germánica.
 
El DR. RYKE GEERD HAMER, insigne médico, sabio y maestro, con el descubrimiento de las 5 leyes biológicas y la estructuración científica de la Nueva Medicina Germánica, ha iniciado una revolución y una evolución, necesarias y urgentes, del ejercicio de la medicina en el mundo.  Transformación que no tiene vuelta atrás.
A pesar de nuestra profunda congoja, prevalece un intenso sentimiento de gratitud, que nos ha acompañado desde que nos pusimos en contacto con la Ciencia Curativa Germánica. 
Sabemos que su alma ha alcanzado la libertad que no logró tener en vida, sin embargo no hubo forma de limitarlo, ni amarrar su mente y sabiduría.
Con su partida física de este mundo, comienza un nuevo ciclo para la humanidad, y especialmente para quienes seguimos sus pasos en el aprendizaje de ser auténticos seres naturales. Nos deja en herencia una gran y amorosa tarea: continuar con su legado. Y seguramente su magnífica alma, quedará cerca de todos aquellos que queremos cumplirla o al menos lo intentamos. 
A título personal y creyendo interpretar los deseos de todos sus seguidores en Nicaragua, expresamos nuestro más sentido pésame a los hijos, esposa y amigos más cercanos por esta sensible pérdida física, y confirmamos nuestro compromiso con Hamer, con su familia y con la humanidad de seguir fielmente su obra y honrarla en el estudio, la práctica y la enseñanza, ahora con más ahínco.
Dra. Leonor Gallardo y Dra. María Teresa Ilari
 

______________________________ __________________

-TRADUCCIÓN RÁPIDA DE LA NOTA DE DUELO DE HELMUT PILHAR EN LA PAGINA GERMANISCHE HEILKUNDE-
“Un grande entre nosotros se ha ido. Estamos atónitos ante el hecho de que nuestro querido y admirado Dr. Hamer,  un médico y hombre exquisito al que conocimos, nos ha dejado.
El Dr. Hamer ha muerto a los 83 años, el domingo 02.07.2017 por la noche .
Estamos profundamente agradecidos y orgullosos de haberte conocido  y  transitado contigo, como amigo paternal y sabio maestro, una parte del camino.
Gracias , querido Gerd, lloramos por ti ! 
PS Por deseo de Hamer el entierro será en Alemania
Los demás detalles de la despedida, se los comunicaremos”

Sorprendido. Impactado. Conmocionado. Sobrecogido. Shockado. Helado. Triste. Afligido. Indignado. Irritado. Furioso. Cabreado. Y más. Todo esto y mucho más he ido sintiendo a partir de llegarme el primer rumor de su muerte, una llamada a las ocho de la mañana del martes 4 de julio de 2017. Otra a las once. Luego a las trece. De nuevo a las quince horas. Cada una citando vías de información diferentes pero, lamentablemente, complementarias y convergentes. Ya no cabía la menor duda sobre la terrible realidad: Hamer, el Doctor Ryke Geerd Hamer, había fallecido.

El único detalle que me ha llegado: murió el domingo. Supongo que en Noruega, donde había encontrado refugio (¿asilo?) en marzo de 2007, según recoge la Wikipedia, que acabo de consultar y que está recién actualizada: “Mettmann, 17 de mayo de 1935 – 2 de julio de 2017”. Pone, pues, dónde nació pero no el lugar de su fallecimiento, que doy por sentado ha sido donde, afortunadamente, ha podido vivir a la luz del día los últimos diez años de su vida. Tras más de dos décadas de marginación, de ostracismo, de ridiculización, de persecución, de enjuiciamientos, de dos encarcelamientos (cumplió 12 meses de prisión en Alemania de 1997 a 1998, y, detenido en Málaga, fue extraditado a Francia el 18 de octubre de 2004 saliendo de la cárcel en febrero de 2006) que sumaron casi dos años y medio de prisión, y de más de un año de clandestinidad –“No resistiré un tercer encierro”, decía- hasta poder instalarse con relativa tranquilidad en el país nórdico.

La razón de los primeros adjetivos es que no me había llegado noticia alguna sobre que el Dr. Hamer tuviera problemas de salud que permitiesen augurar el triste desenlace. Y sabiendo que, sólo en el campo de “eso” llamado cáncer, las cinco Leyes Biológicas descubiertas desde 1981 por el Dr. Hamer hubiesen podido salvar más de doscientos millones de vidas arrebatadas por la Oncología oficial, los últimos calificativos están motivados por la re-confirmación de que las reglas de juego establecidas por la Modernidad y por quienes la aplican desde todos los cargos oficiales de (ir)responsabilidad, actúan –consciente o subconscientemente- contra la vida.

Quizás el dato más revelador que conozco lo proporcionó el propio juicio contra el Dr. Hamer en Alemania. En efecto, el juez ordenó localizar los 6.500 enfermos terminales de cáncer (incluso ahora, la gran mayoría de quienes deciden probar “la esperanza Hamer” están ya graves si no terminales, en particular por haber sido muy maltratados –desanimados, envenenados, radiados, mutilados,…- por la medicina oficial) cuyo historial había sido confiscado por la policía al detenerlo el 20 de mayo de 1997 en su casa. Esperaban encontrarse con que (casi) todos estaban muertos y poder así acusar con mayor fuerza al Dr. Hamer. Pero… resultó que ¡más de 6.000 seguían vivos… “milagrosamente”! Pero esto no evitó su condena. Ni tampoco han servido para cambiar la situación reconociendo “el enfoque Hamer”, las más de 30 verificaciones realizadas por grupos de profesores y de médicos en Universidades y en Hospitales de diversos países que, arriesgando su carrera y su prestigio, han confirmado en cada ocasión la validez (prácticamente al cien por cien) de las Leyes Biológicas del Dr. Hamer.

Considero que, más allá de las razones económicas y de las ambiciones profesionales, la razón profunda del rechazo oficial al Dr. Hamer es que una sociedad que se considera la mejor y la más libre que nunca ha existido, no puede aceptar que la causa de la enfermedad radique en los conflictos biológicos que genera la forma de vida creada por esta misma sociedad. Le es mucho más cómodo –además de mucho más rentable- acusar a microorganismos que nos atacan y/o a genes que mutan aleatoriamente y/o a proteínas que se vuelven locas y/o a cualquier otras “cosa”… a condición que sea externa. El Dr. Hamer obliga a tocar de pies al suelo, y lleva a cuestionar la realidad: relaciones de pareja o familiares o amistosas o laborales o vecinales o económicas o políticas o… Y esto resulta peligroso para quienes dirigen la sociedad en la que sobrevivimos y en la que crece rápidamente el número de pacientes que, pacientemente, padecen más enfermedades, y ello a un promedio de edad cada vez menor.

Desde 1991, la asociación Plural-21 (entonces C.O.B.R.A., organización que tuvo –entre otros- el honor de ser la primera en Catalunya en difundir Hamer) ha dado a conocer “el enfoque Hamer”, y actualmente es –que yo sepa- el único centro en el Estado Español que está haciendo formación en la Nueva Medicina Germánica (NMG), habiendo empezado justamente esta semana la Séptima Promoción. Además, hemos realizado diferentes actos en su apoyo: una concentración en 1995 delante del consulado de Austria en Barcelona, siendo finalmente recibidos por la cónsul, a la que argumentamos en defensa del Dr. Hamer, entregándole en mano una carta con los correspondientes razonamientos y datos; recogida en diversas ocasiones de firmas de apoyo y solidaridad, o bien para que le fuese concedido el Premio Nobel de Medicina; celebración de numerosas conferencias y de pase de documentales; sistemática sesión informativa cada semana; etc.

Un fuerte, triste y solidario abrazo,

Lluís Botinas
Presidente
Plural-21, Asociación para el cuidado de la Vida en un Planeta vivo

 


A la edad de 82 años, muere el médico alemán Ryke Geerd Hamer, fundador de la Nueva Medicina Germánica (NMG).

El doctor murió el pasado 2 de julio de 2017, producto de un accidente cerebrovascular, en Noruega. Según han informado diversos medios de prensa.

Ryke Geerd Hamer desarrolló en 1979 un cáncer testicular –del que se curó mediante la medicina normal–, y que interpretó como reacción de su organismo a la muerte traumática de su hijo un año antes, alcanzado por un disparo. Poco tiempo después, el doctor Hamer desarrolló una interesante teoría.

En los orígenes de la NMG la Universidad de Tubinga rechazó por unanimidad en 1982 la tesis que había presentado el médico alemán defendiendo sus “leyes”, lo que denominó “Das Hamer Syndrom” (el síndrome de Hamer). La esposa de Hamer, primera “paciente” tratada con la NMG, murió en 1985.

En 1986 fue inhabilitado para el ejercicio de la medicina, poco después fue condenado por seguir tratando a pacientes a pesar de su suspensión.

Los críticos de Hamer recuerdan que una de las personas que lo acompañaban en los programas, como testimonio de haber sido curada por la NMG, murió tres años después a causa del mismo cáncer del que aseguraba haber sido sanada.

A continuación, compartimos el video de una entrevista de TVE “Preguntas y Respuestas” presentado por Adelina Castillejo, en su capítulo titulado “Ganarle la Partida al Cáncer”, en entrevista al Dr Hamer sobre LA NUEVA MEDICINA GERMÁNICA y pacientes curados de cáncer tratados con dicha medicina.