Y a los que lo denunciemos nos tacharán de RACISTAS.

Una calle cualquiera en una ciudad europea un día normal… ¿Es todo normal?

13307253_1053695748044449_6975209369083735177_n

El verdadero significado de ‘racista’

“Muchas cosas formidables existen, y, con todo, nada más formidable que el ser humano” (Sófocles, Antígona 332-333). En efecto el ser humano es una especie animal curiosa y sorprendente, y además tiene la inmensa fortuna de ser muy rica y variada tanto en usos y costumbres como en sus diversas fisiologías corporales. Sin embargo desde hace un tiempo existen fuerzas homogeneizantes que clamando a la ‘unidad’ e ‘igualdad’ de todos entre todos están uniformizando esa riqueza milenaria y, por tanto, destruyéndola tal vez para siempre. No está muy lejos el día en que visitar un lugar y sus antípodas nos deje indiferentes ante lo uniforme de las costumbres y aspectos de sus respectivos habitantes.

Ante esta poderosa fuerza que se impone desde las instituciones estatales (herederas de los imperios en su forma y contenido) y sus 10502281_738618369535722_8879625190252671762_ncrecidísimos aparatos de propaganda y control mental, algunos preferimos resistir, no tanto por la seguridad en la victoria final sino por la voluntad de vivir con dignidad y conforme a nuestros principios el tiempo que podamos resistir.

Dentro del proceso aglomerante y despersonalizador propio de los estados y los imperios, uno en concreto resulta especialmente doloroso y amenazante: la disolución de las culturas, las costumbres y las razas humanas que les son propias, incurriendo así estos elementos globalizadores en un genocidio a escala planetaria. Y como siempre han hecho, para esclavizar el cuerpo antes se ocupan de esclavizar la mente, de modo que todo lo referente a raza, cultura, costumbre o tradición debe ser menospreciado, vulgarizado y ninguneado, cuando no etiquetado de peligroso y criminal.

En este sentido, todo aquel que habla de razas entiendendo que éstas existen ya es etiquetado de ‘racista’ peligroso dispuesto al genocidio; sin embargo, no ven el verdadero genocidio que ellos mismos promueven al negar la existencia de diferentes razas humanas y al prohibir el amor y deseo de pervivencia de las mismas. No entienden que las razas son portadoras, cada una de ellas, de una cultura, una tradición y unas costumbres que la hacen única, y que enriquecen el conjunto de la especie humana confiriéndole una adorable complejidad.

Que tal riqueza y complejidad de lo humano desaparezca, diluída en un marasmo de uniformidad artificial, parece no importarles a quienes vocean ‘racista’, ‘xenófobo’ o ‘retrógrado’ contra todo aquel que simplemente se atreva a distinguir entre razas humanas, entre indígenas y extranjeros o a valorar el pasado como maestro del presente y no como algo automáticamente rechazable.

Como suele pasar, en el trasfondo de esta controversia radica un mal uso de los términos, ya sea por los aparatos de propaganda (siempre superficiales) o por el eco que de éstos se hace la muy perezosa muchedumbre.

Así es como la palabra ‘racista’ que en principio definiría a quien comprende que existen diversas razas, sin más, se lanza con odio suponiendo que por el simple hecho de señalar diversas razas se desea el mal o el exterminio de alguna o varias de ellas, aun cuando etimológicamente el sufijo ‘-ista’ no indique nada parecido. Y es que la falta de términos que acoten conceptos provoca que una misma palabra pueda significar varias cosas, a veces contrapuestas, y de ahí a menudo surgen los conflictos. Es por ello que se torna realmente necesario y beneficioso la constante creación de neologismos, nuevas palabras, que acomoden un concepto que yace donde no le corresponde; y para ello el griego se presta con suma amabilidad; en cambio, el desconocimiento de esta antigua lengua, raíz de casi todas las lenguas occidentales, promueve el uso de ‘-ismos’ y el conflicto de pareceres hasta en los más sencillos diálogos.

Entonces digamos a las cosas por su nombre, y si éste no existe aún, pongamos nombre a las cosas. Dejemos a ‘racista’ como término neutro, designando simplemente a quien considera la existencia de
diversas razas humanas, dentro de la especie, y en el mejor de los casos sustitúyase por el término ‘genófilo’ (el que ama las razas) cuando uno promueve tanto su conocimiento fisiológico, cultural y espiritual como su preservación dentro de la riqueza y complejidad de la especie; y, genófobo (el que odia las razas) en el peor de los casos, cuando un individuo promueva el desconocimiento fisiológico, cultural y espiritual de una raza, como el odio y extinción de la misma. La virtud del genófilo será pues la ‘genofilia’ y el defecto del genófobo la ‘genofobia’.

Es de esperar que el uso continuado de estos términos evite conflictos artificales, ya que cada concepto existente hallaría su término que lo exprese con propiedad, y no como sucede ahora, que varios conceptos se agolpan sobre una misma palabra que no les puede dar espacio sin llamar a la discordia. Así debería hacerse pues con la xenofobia (el odio a los extranjeros), que no es peor que la ‘xenofilia’ (el amor a los mismos) por más que el término aún no se use con la frecuencia que debería; ambos extremos que deben ser resueltos por la saludable hospitalidad (en griego ξηνία ‘xenía’), que era algo de sagrado cumplimiento para quienes aún no conocían estado ni imperio ni sus devastadoras propagandas de un solo mundo bajo una sola costumbre.

Y es que es bien cierto que lo que para muchos es una pesadilla, para otros es un sueño y viceversa.

Fuente: http://creatumejortu.com/el-verdadero-significado-de-racista

Anuncios

7 comentarios en “Y a los que lo denunciemos nos tacharán de RACISTAS.

  1. La extrema derecha esta feliz, por fin han conseguido que los ciudadanos de a pie nos enfrentemos los unos a los otros como si “tu”, fueras el culpable de mis males y viceversa, mientras ellos, la oligarquia, la curia y el ejercito, nos roban, nos envenenan y nos matan. Las instituciones son el enemigo publico Nº 1, criminales genocidas vestidos de santurron, escondidos en paraisos fiscales, presentandose ante el mundo como salvapatrias, asesinos de niños con escolta.

    Me gusta

  2. conozco muy bien a los alemanes y tengo que decir en su defensa que cuando llegan a hacer esto(que no es otra cosa que defensa propia) es porque estan hasta los huevos de sufrir abusos.-

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s