¿Cómo legalizar cualquier fenómeno, desde la eutanasia hasta el canibalismo?

En la actual sociedad de la tolerancia, que no tiene ideales fijos y, como resultado, tampoco una clara división entre el bien y el mal, existe una técnica que permite cambiar la actitud popular hacia conceptos considerados totalmente inaceptables.

Esta técnica, llamada ‘la ventana Overton’ y que consiste en una secuencia concreta de acciones con el fin de conseguir el resultado deseado, “puede ser más eficaz que la carga nuclear como arma para destruir comunidades humanas”, opina el columnista Evgueni Gorzhaltsán.

En su artículo en el portal Adme, pone el ejemplo radical de cómo convertir en aceptable la idea de legalizar el canibalismo paso a paso, desde la fase en que se considera una acción repugnante e impensable, completamente ajena a la moral pública, hasta convertirse en una realidad aceptada por la conciencia de masas y la ley. Eso no se consigue mediante un lavado de cerebro directo, sino en técnicas más sofisticadas que son efectivas gracias a su aplicación coherente y sistemática sin que la sociedad se dé cuenta del proceso, cree Gorzhaltsán.

Primera etapa: de lo impensable a lo radical

Obviamente, actualmente la cuestión de la legalización del canibalismo se encuentra en el nivel más bajo de aceptación en la ‘ventana de posibilidades’ de Overton, ya que la sociedad lo considera como un fenómeno absurdo e impensable, un tabú.

Para cambiar esa percepción, se puede, amparándose en la libertad de expresión, trasladar la cuestión a la esfera científica, pues para los científicos normalmente no hay temas tabú. Por lo tanto, es posible celebrar, por ejemplo, un simposio etnológico sobre rituales exóticos de las tribus de la Polinesia y discutir la historia del tema de estudio y obtener declaraciones autorizadas sobre el canibalismo, garantizando así la transición de la actitud negativa e intransigente de la sociedad a una actitud más positiva.

Simultáneamente, hay que crear algún grupo radical de caníbales, aunque exista solo en Internet, que seguramente será advertido y citado por numerosos medios de comunicación. Como resultado de la primera etapa de Overton, el tabú desaparece y el tema inaceptable empieza a discutirse.

Segunda etapa: de lo radical a lo aceptable

En esta etapa, hay que seguir citando a los científicos, argumentando que uno no puede blindarse a tener conocimientos sobre el canibalismo, ya que si alguna persona se niega a hablar de ello será considerado un hipócrita intolerante.

Al condenar la intolerancia, también es necesario crear un eufemismo para el propio fenómeno para disociar la esencia de la cuestión de su denominación, separar la palabra de su significado. Así, el canibalismo se convierte en ‘antropofagia’, y posteriormente en ‘antropofilia’.

Paralelamente, se puede crear un precedente de referencia, histórico, mitológico, contemporáneo o simplemente inventado, pero lo más importante es que sea legitimado, para que pueda ser utilizado como prueba de que la antropofilia en principio puede ser legalizada.

Tercera etapa: de lo aceptable a lo sensato

Para esa etapa, es importante promover ideas como las siguientes: “el deseo de comer personas está genéticamente justificado”, “a veces una persona tiene que recurrir a eso, si se dan circunstancias apremiantes” o “un hombre libre tiene el derecho de decidir qué come”.

Los adversarios reales a esos conceptos, es decir, la gente de a pie que no quiere ser indiferente al problema, intencionadamente se convierten para la opinión pública en enemigos radicales cuyo papel es representar la imagen de psicópatas enloquecidos, oponentes agresivos de la antropofilia que llaman a quemar vivos a los caníbales, junto con otros representantes de las minorías.

Expertos y periodistas en esta etapa demuestran que durante la historia de la humanidad siempre hubo ocasiones en que las personas se comían unas a otras, y que eso era normal.

Cuarta etapa: de lo sensato a lo popular

Los medios de comunicación, con la ayuda de personas conocidas y políticos, ya hablan abiertamente de la antropofilia. Este fenómeno empieza a aparecer en películas, letras de canciones populares y videos. En esta etapa, comienza a funcionar también la técnica que supone la promoción de las referencias a las personajes históricos destacados que practicaban la antropofilia.

Para justificar a los partidarios de la legalización del fenómeno se puede recurrir a la humanización de los criminales mediante la creación de una imagen positiva de ellos diciendo, por ejemplo, que ellos son las víctimas, ya que la vida las obligó a practicar la antropofilia.

Quinta etapa: de lo popular a lo político

Esta categoría supone ya empezar a preparar la legislación para legalizar el fenómeno. Los grupos de presión se consolidan en el poder y publican encuestas que supuestamente confirman un alto porcentaje de partidarios de la legalización del canibalismo en la sociedad. En la conciencia pública se establece un nuevo dogma: “La prohibición de comer personas está prohibida.”

Esta es una técnica típica del liberalismo que funciona debido a la tolerancia como pretexto para la proscripción de los tabúes. Durante la última etapa del ‘movimiento de las ventanas’ de Overton de lo popular a lo político, la sociedad ya ha sufrido una ruptura, pues las normas de la existencia humana se han alterado o han sido destruidas con la adopción de las nuevas leyes.

Gorzhaltsán concluye que el concepto de las ‘ventanas de posibilidades’, inicialmente descrito por Joseph Overton, puede extrapolarse a cualquier fenómeno y es especialmente fácil de aplicar en una sociedad tolerante en la que la llamada libertad de expresión se ha convertido en la deshumanización y donde ante nuestros ojos se eliminan uno tras otro todos los límites que protegen a la sociedad del abismo de la autodestrucción.

6 comentarios en “¿Cómo legalizar cualquier fenómeno, desde la eutanasia hasta el canibalismo?

  1. “Esta técnica, llamada ‘la ventana Overton y que consiste en una secuencia concreta de acciones con el fin de conseguir el resultado deseado, “puede ser más eficaz que la carga nuclear como arma para destruir comunidades humanas”, opina el columnista Evgueni Gorzhaltsán”.

    A este respecto están muy bien traídas las palabras del ministro ruso de defensa, porque tanto el terrorismo islámico creado por occidente como las aberraciones vomitivas en relación a ciertos movimientos, modas y tendencias degeneradas y repugnantes, como bien se puede extraer de las lecciones de la historia -Sodoma y las desintegraciones de Grecia y Roma por ejemplo-, podrían cavar la tumba de occidente. Y la ideología delirante de género es el más criminal de los terrorismos contra el ser humano.

    Se trata de movimientos que bien podrían haber salido de instituciones como Tavistock, que son perfectamente conocidos por la inteligencia rusa y de los países no sometidos a los medios de propaganda occidentales, de ahí su reticencia hacia ellos, y que constituyen una de las principales armas de la ingeniería Social anglosajona. Movimientos que son anunciados entre la población como algo progresista y avanzado cuando son todo lo contrario.

    La telebasura va abriendo camino, a través de programas que ofrecen un contenido cada vez más zafio, ridículo, esperpéntico y bajuno, con el fin de crear una sociedad cada vez de más bajo nivel intelectual y cultural, obteniendo un individuo que no se respeta a sí mismo ni a los demás. Programas como Crónicas Marcianas, Gran Hermano y “Mujeres”, “hombres” y viceversa son claros ejemplos de ello.

    Un paso siguiente lo vemos cuando las ideaciones de los degenerados van pasando al ámbito de la “educación”, de la escuela, con la propaganda de las aberraciones más espeluznantes ya desde la más tierna infancia, con asignaturas como Educación para la Ciudadanía. Asignaturas como esta, con un nombre en apariencia tan progresista, inocula unos antivalores y disvalores con métodos que nada tienen que envidiar a lo que se describe en la célebre novela de Huxley, al tiempo que la calidad educativa va disminuyendo en cada generación y las asignaturas de adoctrinamiento van cobrando peso frente a las asignaturas que hacen pensar -como las humanidades- las que enseñan a pensar, como la lengua -pues pensamiento y lenguaje son dos realidades inseparables- o que desarrollan el pensamiento crítico y el razonamiento -matemáticas-.

    Junto a todo este trabajo de degradación del ser humano, en los últimos tiempos, hemos visto amplios recorte de los derechos laborales y las condiciones de vida de la clase trabajadora y los ciudadanos, cada vez más, hasta convertir al proletariado en un animal de granja deshumanizado. Se trata de la otra cara de la misma moneda, el neoliberalismo.

    Pocos son los que son capaces de hacer un diagnóstico claro y ver completamente la mátrix, por utilizar una metáfora. Generalmente ven solo una parte y adjuran de la otra, e insultan a los que le describen la otra. Generalmente desde la derecha son capaces a veces de hacer el diagnóstico concerniente a la ideología de género pero no del otro, el del neoliberalismo. Justo al contrario ocurre desde la pseudoizquierda. Los borregos están también adoctrinados para el enfrentamiento entre ellos, pues a río revuelto, ganancia de pescadores -vease guerra de sexos frente a lucha de clases, de mi comentario respecto al artículo de las feminazis-.

    El que se oponga a ambas formas de pensamiento será linchado por las propias masas borreguiles, se le tachará de antiguo de pasado, y se le arrojará los mantrás de machista o comunista, pues así es como se le ha enseñado desde la telebasura al borrego alienado que debe reaccionar a todo el que cuestione o disienta de la ideología impuesta por el sietema.

    Los propios borregos defienden las armas con las que la élite los someten, una técnica muy inteligente y una jugada perfecta.

    Hoy el capitalismo, ante el avance experimentado por la ciencia en el siglo XX, requiere de superestructuras más sofisticadas, de nuevos opios del pueblo. La pseudoizquierda ataca a la antigua religión, cuando la sociedad occidental es básicamente atea, así como sus élites.

    Hoy el capitalismo requiere de nuevas formas de religión, y los pseudoizquierdistas que más presumen de anticatólicos y que más se ensañan contra la iglesia son precisamente los más fanáticos extremistas talibanes defensores de la nueva religión que las élites han proporcionado al proletariado, haciéndoles un inestimable favor a estas. Y con esto vuelvo a recordar, de nuevo, las palabras del ministro de defensa ruso.

    Me gusta

  2. Estoy empezando a pensar, que vosotros o quien esté detrás de estas publicaciones, soís tan colaboradores a que esto se normalize.
    Pasó lo mismo cuando el mariconeo, era degradante y hasta cruel para casi toda la prensa, ¿Que paso en el club de Sevilla? ¿Cómo era posible que Gurruchaga, Vazquez y uno de los Morancos y hasta el aristócrata? fueron vilipendiados, que eran unos asquerosos, como hacian esas cosas, la gente se llevaba las manos a la cabeza…. Pasados unos pocos años se normalizó, la cosa, y ahora nos los ponen a todos los maricones pavoneandose como, si esto fuera normal.Señores que programaís en televisión, ya me da igual que sea las públicas que las privadas, pues están dirigidas por los mismos satánicos elementos, a esos señores que van con sus tacones bién altos, no se repudia la programación, para nada nos lo están normalizando, esto sigue al asombroso plan del NOM, que lento pero sin pausa sigue su malefico plan, para subyugarnos todavía mássssssssss. Os pongo o procuraré dar a conocer que como dige al principio, soís colaboradores, si es por ignorancia tiene perdón, pero esto yo lo interpreto con malicia y espero que me equivoque..

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s