La peligrosa vacuna del Papiloma Humano: La vacuna de Érika

La vacuna de Érika

  • Érika, campeona de gimnasia rítmica y superdotada

  • La batalla del condecorado doctor que pide el fin de la vacunación masiva de adolescentes

  • Por ella, ‘pido que prohíban la vacuna del papiloma’. Lleva recogidas 29.127 firmas

  • La joven, de 16 años, ha quedado en silla de ruedas

erika

Con tres años sabía leer. “Mami, ¿quiénes son los merovingios?”, preguntó tras ojear un Muy Interesante del revistero. En el colegio le midieron 144 de cociente intelectual. Superdotada. Devoradora de libros y películas. Un crack de las matemáticas. Promesa de la gimnasia rítmica, del taekwondo… Era Érika hasta los 14… Hasta que le pusieron la vacuna.

-Mamá, ¿qué me está pasando? -quiso saber tras el segundo pinchazo, de tres, contra el virus del papiloma.

Su delgadez iba a más. Había pasado de 55 kilos a 45, las costillas le marcaban las camisetas como un dibujo. Nadie sin embargo se explicaba qué le sucedía a la niña 10. Sus piernas, que tantas medallas y trofeos le habían dado, con el tiempo se fueron volviendoquietas como las de una estatua. Y ahí sigue Érika hoy, con 16 años cumplidos, sentada en una silla de ruedas. Sin triunfo que celebrar.

-¿A quién se le ocurrió ponerme eso? -repite ella apenada en el salón de su casa en Alicante.

Fue la propia Consellería de Sanitat de Valencia, mediante una carta (marzo de 2013), la que recomendó a los padres que pusieran la vacuna a Érika. Se trataba, según la misiva oficial, de una medida “segura” y “preventiva”.

Más tarde llegarían las sombras en su retina, las figuras borrosas y distorsionadas como espejismos. Los olvidos y los vértigos, los dolores en su cerebro adolescente… Y la chiquilla que no paraba de preguntarse: “¿Qué me está pasando? ¿Por qué?”. Aquellas tres dosis de líquido transparente serían el principio de otra vida. De otra Érika.

En medio de la tormenta antivacunas, su historia añade una dimensión nueva, diferente, a la polémica de estas semanas. “El caso de Érika, otra niña perfectamente sana que enferma tras ser vacunada del papiloma, me obliga a alzar la voz contra este atropello a la salud pública que se está cometiendo impunemente…”, se expresa con toda crudeza el catedrático de Salud Pública de la Universidad de Alicante, el doctor Carlos Álvarez-Dardet. Con Érika por bandera, el que fuera presidente de la Sociedad Europea de Salud Pública y del Journal of Epidemiology and Community Health, publicación de impacto internacional, ha colocado en internet una campaña que golpea: “NO a la vacunación masiva de niñas contra el virus del papiloma”. Tal vez la vacuna, de todas las conocidas actualmente, que más controversia sigue levantando en todo el mundo. 29.127 firmas de toda España (este viernes) ya se han sumado a la campaña para intentar “frenar” lo que el galeno califica de “sinsentido”.

Érika, con 11 años (centro), tras concluir una prueba de gimnasia rítmica antes de la vacuna.ÁLBUM FAMILIAR

No quiere Álvarez-Dardet que le confundan con los antivacunas, al estilo de los que apoyaron a los padres de Pau, el niño catalán que murió el pasado 27 de junio tras contraer la difteria, o con los heterodoxos de bata blanca que pregonan que las vacunas en sí mismas son malas. No va de eso. Él apoya su rebelión inmunitaria en datos y razones científicas. “Los padres están vacunando a sus hijas confiados en que los especialistas saben lo que les conviene. Pero esta vacuna (la del papiloma) es un auténtico fraude. ¡Están experimentando con nuestros hijos!”, mantiene alto y claro quien ostenta, entre otros reconocimientos, la Orden Civil de Sanidad, la máxima distinción que en España se concede en el ámbito de la salud.

-Inútil, insegura, peligrosa. ¿Por qué?

-La infección por el virus del papiloma humano (VPH) esfrecuentísima. De hecho, casi el 90% de las mujeres la tienen en algún momento de sus vidas. La causan unos 100 tipos distintos de virus. El 70% de las infecciones remiten por sí solas en el plazo de un año. Y más del 90% lo hace en dos o tres. De las que perduran, sólo el 5% progresarán hacia lesiones precancerosas. Los tipos de virus que potencialmente pueden evolucionar hacia un cáncer son unos 15. La vacuna, teóricamente, protege contra dos de ellos que están en el origen del 51% de los cánceres de cérvix en España. Y está aún por ver cuánto cubre y durante cuánto tiempo. Frente al resto de virus la vacuna no protege… (Los riesgos serían mayores que los beneficios).

Celia y Henar, de Madrid; Raquel, de Valencia; Aurora de Jávea; Marina, de Murcia; Carolina, de Sevilla… “y tantas otras adolescentes” de 12, 13 y 14 años han sufrido los efectos adversos de la inmunización. “Estas niñas que se han quedado incapacitadas de por vida fueron vacunadas inútilmente”, prosigue el catedrático Álvarez-Dardet. Otras no podrán contarlo. Falta saber si las muertes de tres adolescentes -una de Gijón, y las otras dos de Tarragona y Valencia-han podido ser por complicaciones de la vacuna.

El mundo de Érika Carrilero, antes inmenso, se ha quedado reducido a un asiento con ruedas de 0,70 metros de ancho por 1,02 de alto. Depende de que alguien la levante, la asee, le ponga y le quite la ropa, la empuje y conduzca a la salida. “Ella intenta mantener la atención pero llega un momento en que colapsa, su cerebro desconecta y se agota completamente, como una muñeca que se queda sin pilas”, explica su madre, Annabel.

La alumna brillante en todo ni siquiera pudo terminar la ESO. Y tal vez por eso, por estar muy por encima del resto, algunos profesores llegaron incluso a pensar que Érika se estaba inventado los síntomas. “Tuvimos que oír de todo”, tercia dolido el padre. “Llegaron a decirnos que, como era superdotada y estos niños, según ellos, suelen dar problemas, nos estaba manipulando para evitar ir al colegio”. Es más, recuerda Israel: “Algún psicólogo nos dijo que probablemente se trataba de algún trauma que Érika habría sufrido en la infancia… Era todo surrealista, dolorosísimo“.

A día de hoy, según el registro de Farmacovigilancia, dependiente del Ministerio de Sanidad, 909 efectos adversos producidos por esta vacuna (algunos expertos duplican la cifra), introducida en España en 2007 y actualmente incluida en el calendario oficial de vacunación de todas las comunidades. En países como Francia, Japón o Dinamarca, las alertas también han ido a más. Síncopes, lupus, desmayos, convulsiones…, incluso fallecimientos. El 14 de junio de 2013, un mes antes de que a Érika le pusieran la segunda inyección, el Ministerio de Salud japonés decidió suspender la recomendación de la vacuna en todo el país tras analizar sus efectos secundarios. Habían detectado 357 casos graves en una muestra de 2.000. Y en Dinamarca, donde incluso han abierto cinco centros de rehabilitación específicos para estas niñas, llevan ya contabilizados -oficialmente- 1.500 adolescentes en estado grave. Un informe publicado en Austria tras el fallecimiento de una joven inmunizada conGardasil, una de las dos vacunas junto con Cervarix que más se utilizan, sostenía que su eficacia era “absolutamente desdeñable” a largo plazo.

“A nosotros nadie nos informó con claridad de los riesgos, más allá de que la vacuna podía dar algo de fiebre, alguna rojez alrededor del pinchazo, algún mareo, lo típico”, dice el padre de Érika. “No somos unos padres irresponsables”, tercia Annabel. “Yo soy enfermera y no estoy en contra de las vacunas. Nada de eso. Yo hablo de esta vacuna concreta, no de todas. Lo que hemos hecho ha sido fiarnos de los médicos y de las autoridades sanitarias. Y ahí están los resultados. No han sido claros. Falta mucha transparencia…”.

En Estados Unidos, paraíso de los lobbies farmacéuticos, al menos existe un programa oficial de vigilancia, llamado VARES, que se encarga de informar sobre los daños colaterales de las vacunas. Se investiga caso por caso. En enero de 2015 se tenía constancia de 38.217 reacciones adversas a la vacuna del papiloma humano, incluyendo 220 muertes, 1.284 discapacidades y 3.945 hospitalizaciones.

“Esta vacuna es un auténtico fraude. Están experimentando con nuestros hijos”, afirma un catedrático de salud pública

Al día siguiente de recibir la primera dosis, el 10 de octubre de 2013, Érika sufrió una crisis de migraña que la mantuvo encamada y a oscuras. No pudo ir a clases hasta final de curso. “No podía soportar los sonidos ni la luz, sentía mucho dolor en el abdomen, cansancio, la cabeza le estallaba…”, recuerda su madre. A pesar de ser enfermera, Annabel no terminaba de explicarse cómo una vacuna del calendario oficial estaba provocando tantos estragos en su hija. Los médicos y psicólogos “no encontraban nada” en el organismo de la chiquilla y terminaron achacando su malestar a un virus que ni siquiera fueron capaces de identificar. En marzo de 2014 empezaron los problemas para caminar y poco después Érika se quedó parada en una silla de ruedas.

Y ahí sigue hoy, tirando de ella Annabel, mano a mano con el padre. Y ahí sigue Rebeca, la benjamina, encerrada más de una vez en su habitación y de rodillas a los pies de la cama rezando por su hermana. “No es fácil para una niña pequeña suplir el rol de madre con sólo ocho añitos, asimilar que le toca cuidar a su hermana de 14”, cuenta con tristeza Annabel, la que en todo empuja a la familia mientras de la casa se encarga su marido.

Érika se acerca y nos enseña fotos de cómo era antes de aquel 10 de octubre en que todo empezó. En unas se le ve haciendo rítmica. En otras, con una de sus medallas colgadas del cuello. Suma 15, además de trofeos.

¿Cómo ves el mañana?

-Ufff. Creo que aún queda bastante para recuperarme…

Si tantas dudas acumula esta vacuna, ¿por qué se sigue administrando masivamente?

“Por la presión de las farmacéuticas y la dejación de responsabilidades por parte de las autoridades sanitarias y las sociedades científicas”, mantiene Carlos Álvarez-Dardet. “Los fabricantes y el Comité Asesor de Vacunas -teóricamente independiente, aunque está integrado por colaboradores de los laboratorios que financian sus actividades- incluso se han planteadorebajar la edad de vacunación a niñas preadolescentes de 11 años, extenderla también a los varones y, además, administrar las vacunas en los colegios (en algunas comunidades ya se está haciendo) para que no haya escapatoria”.

La escapatoria de Érika no es otra que dejar atrás la silla de ruedas. “Algo he mejorado, pero…”.

-Al recordar lo que te ha pasado, ¿en qué piensas más?

En a quién se le ocurrió ponerme esto.

El “sí” a la vacuna de los pediatras

La Asociación Española de Pediatría (AEP) “recomienda” administrar la vacuna contra el virus del papiloma a “todas las chicas adolescentes”. Se trata, según la AEP, de “un germen muy extendido que afecta a más de la mitad de las mujeres que tienen relaciones sexuales, aunque en la gran mayoría de ellas no les provoca ningún problema y vencen la infección genital sin tan siquiera haberla notado. Sólo cuando persisten los virus durante muchos años (20-30) en el organismo y si son de determinadas familias (tipos) es cuando pueden provocar un tumor maligno: el cáncer de cuello de útero o cérvix uterino. En España, este tipo de cáncer es poco frecuente”.@PacoRego

Eficacia

La vacuna, sostiene la AEP, “es eficaz si no se ha producido la infección y esto sólo puede garantizarse cuando aún no se han iniciado las relaciones sexuales. Por esta razón, son las preadolescentes y adolescentes las que potencialmente resultarán más beneficiadas de los efectos preventivos de la vacuna. Una mujer que ya haya sido infectada por los tipos de VPH que contienen las vacunas no responderá a la vacunación, pero sí en caso de infección por sólo alguno de ellos”.

Reacciones adversas

El riesgo de que esta vacuna produzca un efecto adverso grave “es extraordinariamente raro”. “Las únicas reacciones adversas comunes son el dolor y enrojecimiento en el lugar de la inyección, y fiebre poco importante. Dado que esta vacuna la reciben con frecuencia adolescentes, no son raras las reacciones vagales (mareos o lipotimias) en el momento de la vacunación. Uno de los riesgos más temidos de la vacunación es que equivocadamente traiga consigo una disminución en el seguimiento de los controles preventivos, mediante citologías vaginales, en la vida adulta”.

Todas las comunidades

Está incluida en los calendarios de vacunación de todas las comunidades autónomas. Y se administra a las chicas de entre 11 y 14 años (consultar calendarios). “Su empleo está admitido en niñas y mujeres de nueve años de edad en adelante. La pauta completa consta de dos o tres dosis y se finaliza en seis meses”.

Fuente: http://www.elmundo.es/cronica/2015/07/12/559ff73146163f0b2f8b459a.html

Un comentario en “La peligrosa vacuna del Papiloma Humano: La vacuna de Érika

  1. UNA MAS DE LAS MANIPULACIONES DE LOS ENEMIGOS DE LA HUMANIDAD…pero miren a los “curanderos” llamados medicuchos….si promocionan…si hacen dienero…si cumplen perversas consignas…conscientes o inconsientes.

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s