7 comentarios en “El ex-policia José Martínez Díaz se arriesga por conciencia enfrentandose al propio Gobierno por sus “Leyes Mordaza”

  1. 30–11-2029. Hace frío. Mucho frío. Tengo 76 años y me acaban de dar “la salvadora”, una píldora que esta noche me llevará al otro lado a cambio de un subsidio familiar para mis hijos y nietos. Estas son mis últimas palabras antes de que me venza el sueño y me incineren. La experiencia es rápida e indolora. No se permiten los duelos. No se permite sufrir. Todo empezó con la “década de los bobos”, la de esos dos presidentes… ¿Cómo se llamaban? Sí, hombre, sí… El de las cejas… El de la barba… Ya ni me acuerdo… Todo comenzó cuando la falsa crisis, cuando la estafa global se cebó con los países cuyos gobernantes se la creyeron… Cuyos gobernantes fueron obedientes con los estafadores… Eso que después conocimos con más indignación de la que padecimos durante el engaño… Es lo que tiene la verdad: o te llena de cólera o te sume en la paz más profunda. Pero no hubo paz, nuestras mentes y nuestros corazones habían olvidado durante aquellos años el asidero de la serenidad… Ahora, en cambio, todo es suave y sutil. Hasta la muerte. Los nuevos derechos humanos nos eximen del dolor. La ciencia, la farmacopea, es la garante de la normalidad. En algo hemos avanzado. ¿O no? No lo sé. Ya sé muy pocas cosas… Y no quiero dormirme sin dejar testimonio. Recuerdo que todo estaba en manos de los bancos. Hasta nuestras vidas. Los partidos políticos se quedaban sin créditos, que después se condonaban, si iban contra la banca. Las televisiones y radios, la prensa en general, lo mismo. La banca y las grandes fortunas vivían de la gente corriente, los que pagaban por existir y se empobrecían por existir… Muy pocos protestaron. Y se les criminalizó… Hubo una oportunidad para torcer el rumbo de esta infamia. ¿Cómo fue aquello? Cuando nos quisieron convertir en máquinas… Las máquinas eran mas rentables porque ni pensaban ni se quejaban. Las máquinas eran el trabajador perfecto. El neoliberalismo lo quiso… Teníamos los derechos de las máquinas. Función y reparación… ¿Quiénes lo decidieron? Aquella nueva sangre azul… Azul, como la de los ofidios… Corría por las monedas. Sus corazones bombeaban réditos… Sus mentes no distinguían entre la hectárea de maíz, la oveja, el barril de petróleo o el equipo de obreros… Tengo sueño, mucho sueño… La teología de las finanzas tenía su catecismo… ¿Qué estoy diciendo? Su catecismo… Esto se acaba… Se acaba dulce y lento… Hubo una oportunidad…

    Ricardo García Nieto

    http://lacomunidad.elpais.com/ricardogarcianieto/2013/11/30/esto-se-acaba

    Me gusta

  2. manuela briz

    Me ha gustado mucho su protesta o alegato, sobre todo lo que estan haciendonos,es muy valiente y directo ,estoy totalmente de acuerdo tenemos que organizarnos y echarlos lo antes posible ,acabemos con ellos.

    Me gusta

  3. partisano

    Felicidades por su valentia , espero y me incluyo que tomemos ejemplo todos . Seguir soportando esta dictadura disfrazada de democracia , solo nos llevara a la desesperacion y a la miseria .

    Me gusta

  4. Cuando le cortaron una mano, le dijeron: pronto crecerá de nuevo; vemos brotes verdes. Y la mano no creció.
    Cuando le amputaron un pie, le dijeron: hay luz al final del túnel; aún puedes avanzar con el otro pie. Pero no avanzó.
    Cuando le quitaron la mano que le quedaba, le dijeron: la situación exige sacrificios, aún te queda un pie.
    Cuando lo dejaron sin piernas, le dijeron; la situación está cambiando, pronto podrás volar.

    Los discursos se reproducen. Los miembros amputados no.
    Dejar inválido un país debiera contemplarse en el Código Penal con más severidad que un escrache.

    Ricardo García Nieto.

    http://lacomunidad.elpais.com/ricardogarcianieto/2013/12/2/mentiras-y-amputaciones

    Me gusta

  5. tito

    “Pretender mantener la paz a toda costa equivaldría a decir que las gentes honradas no tienen derecho a ofrecer resistencia a ladrones y piratas, ya que esto podría originar desórdenes y derramamientos de sangre… Cuando ocurren estas desgracias no hay que culpar de ellas a quienes defienden su derecho sino a quienes lo atropellan… Si el hombre inocente y honrado tuviera que entregar por amor a la paz todo cuanto posee y no ofrecer resistencia a quien le pone violentamente las manos encima, ¿qué clase de paz sería la que reinaría en el mundo?”

    John Locke (1632 – 1704) fue un pensador inglés considerado el padre del empirismo y del liberalismo moderno.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s