LA GRAN MENTIRA DE LA ESCLAVITUD Y EL GENOCIDIO ESPAÑOL EN AMERICA (la otra versión)

Que conste que no estoy de acuerdo al 100 % ni he comprobado mas de lo posible los datos que aqui se ofrecen. Pero finalmente he decidido incluir este articulo por tener otra versión totalmente diferente a la que siempre nos han dado: en cosas mas gordas nos han engañado asi que no es descartable a priori que el asunto del genocidio español tambien pudiera ser en parte, un engaño promovido por el mundo anglosajon. 

Fdo: Cazadebunkers

De todas las mentiras que he escuchado a lo largo de mi vida sobre asuntos históricos, quizá entre las que más me molestan estén las relativas al papel ejercido por España en América. Las que conforman la “Leyenda Negra” que acusa a España de genocida y esclavizadora de los pueblos americanos durante la Conquista. Y me molestan porque son acusaciones falsas e infundadas, que a base de ser repetidas e introducidas con calzador en el ideario popular, hemos acabado por creérnoslas hasta los propios españoles.

Todo proceso histórico conquistador o colonizador conlleva el uso de la violencia y de las armas. Si bien el Imperio Romano invadió y conquistó España desde el siglo III A.C., arrasando y aniquilando a nuestros antepasados celtíberos, lusitanos, astures o cántabros, a nadie con un mínimo de inteligencia se le ocurriría hoy decir que Roma es la culpable de “la aniquilación de España” y del “sometimiento injusto” de nuestro pueblo. Más bien, los españoles mantendremos una deuda eterna con Roma por habernos dejado un legado inigualable tras su paso, latinizándonos y regalándonos su influencia y su organización. Algo parecido, o quizá de superior magnitud, sucedió en lo que respecta a la transmisión de riqueza a América tras nuestra llegada. La diferencia, sin embargo, es que el Imperio Romano no tuvo la mala suerte de contar con un enemigo anglosajón que volcara sobre él durante siglos infinitas mentiras y leyendas destinadas a diezmar su legitimidad y grandeza incontestables.

También los propios Tlaxcaltecas ayudaron a Hernán Cortés a derrotar a sus enemigos de Tenochtitlán (los Aztecas de Moctezuma), y los Aztecas, a su vez, combatieron junto a los españoles en posteriores colonizaciones…La historia, como vemos, es al final una sucesión de conquistas, y si bien se cometieron algunos casos aislados de maltrato durante los periodos de introducción y de Conquista (inevitables teniendo en cuenta las gentes, las circunstancias y la época) España no ejerció sobre los nativos americanos ningún tipo de genocidio ni esclavitud generalizado. Muy al contrario, podemos decir (y avalarlo con documentación y hechos contrastados de la historia), que España fue el único país de Europa que siempre protegió en su Conquista a los nativos de todos nuestros territorios de Ultramar, garantizándoles una vida digna y unos derechos integrales.

Pocos años después de nuestra llegada a tierras americanas, y en virtud de nuestra condición de Reino católico (clave en nuestra posterior relación con los indígenas), y del impulso de nuestros frailes Franciscanos y Jesuitas, fuimos los propios españoles quienes dictamos multitud de normas, leyes y decretos oficiales que protegían a los indígenas de cualquier abuso. Y fue la propia Reina Isabel la Católica quien determinó tras el primer viaje de Colón, que los indios nativos no debían ser considerados esclavos, ni siquiera gentes colonizadas, sino súbditos de pleno derecho de la Corona Española, como habitantes de las nuevas provincias recién descubiertas.

Llegada de Cristóbal Colón a América

Llegada de Cristóbal Colón a América

Y nos tomamos tan en serio los españoles la aplicación de justicia sobre los indígenas del Nuevo Mundo, que la Monarquía Hispánica inmediatamente acometió las reformas necesarias para regular su trato de forma oficial. De esta manera, nada más dos décadas después de iniciarse el Descubrimiento (el 27 de diciembre de 1512), España abolió la esclavitud indígena mediante las “Leyes de Burgos”, en las cuales se emitieron las ordenanzas necesarias “para el gobierno con mayor justicia de los naturales, indios o indígenas” y se estableció que el Rey de España tenía derecho a “justos títulos de dominio del Nuevo Mundo, pero sin derecho a explotar al indio, que era hombre libre y podía tener propiedades, pero que como súbdito debía trabajar a favor de la Corona sin mediar la esclavitud, retribuido y con libertades garantizadas, a través de los españoles allí asentados. España anteponía la evangelización de los nativos a cualquier otra materia, nativos a quienes consideraba hermanos cristianos, dejando a un lado las excepciones salvajes que efectivamente se pudieran dar y de las que de ninguna manera fue culpable España como unidad.

Pero las “Leyes de Burgos” no fueron unas leyes aisladas en lo referente al trato a los indígenas, y treinta años más tarde (1542), España emitía las “Leyes Nuevas” ( o Leyes y ordenanzas nuevamente hechas por Su Majestad para la gobernación de las Indias y buen tratamiento y conservación de los indios), en las que entre otras cosas se regulaba aún más en detalle el trato a los nativos, proclamando de nuevo su libertad y suprimiendo igualmente las encomiendas. Eran normas emitidas por los propios españoles y que restaban derechos a los pobladores españoles en beneficio de los indígenas, algo inédito en aquel momento y digno de asombrosa admiración…En esas “Leyes Nuevas”, el Emperador Carlos I mandó constituir una comisión que determinara la limitación de los derechos de los españoles en sus encomiendas y el sistema y forma en que se llevaban a cabo las Conquistas (no podían violarse los derechos indígenas en ese proceso). En dichas leyes, también se regulaban los tributos que los indígenas debían aportar al Estado, como súbditos del Rey que eran y no como esclavos.

Plano de Lima en 1687, por entonces una de las ciudades más avanzadas del mundo

Plano de Lima en 1687, por entonces una de las ciudades más avanzadas del mundo

En resumen, en lo relativo al trato a los indígenas, las “Leyes Nuevas” aportaban lo siguiente:

Sobre la esclavitud:

* Cuidar la conservación y gobierno y buen trato de los indios

* Que no hubiera causa ni motivo alguno para hacer esclavos, ni por guerra, ni por rebeldía, ni por rescate, ni de otra manera alguna.

* Que los esclavos existentes fueran puestos en libertad, si no se mostraba el pleno derecho jurídico a mantenerlos en ese estado.

* Que se acabara la mala costumbre de hacer que los indios sirvieran de cargadores (tamemes), sin su propia voluntad y con la debida retribución.

* Que no fueran llevados a regiones remotas con el pretexto de la pesca de perlas.

* Se dictó orden a la armada española para la persecución y castigo de las naves esclavistas inglesas, holandesas y portuguesas que infectaban el caribe con destino a las colonias anglosajonas y a Brasil.

Sobre las encomiendas:

* Que los oficiales reales, del virrey para abajo, no tuvieran derecho a la encomienda de indios, lo mismo que las órdenes religiosas, hospitales, obras comunales o cofradías.

* Que el repartimiento dado a los primeros Conquistadores cesara totalmente a la muerte de ellos y los indios fueran puestos bajo la real Corona, sin que nadie pudiera heredar su tenencia y dominio.

Y es que, como decía el historiador e hispanista estadounidense Lewis Hanke, uno de los mayores expertos sobre Hispanoamérica: “Ninguna nación europea se responsabilizó de su deber cristiano hacia los pueblos nativos tan seriamente como lo hizo España. Y no solo cuidamos más que ningún otro país nuestra relación con aquellos nuevos compatriotas, sino que el nacimiento del Imperio Español en América supuso, de facto, en inicio de uno de los periodos más prósperos de la historia universal. Un periodo en el cual la ciudad de México llegó a convertirse en la urbe más grande y rica del planeta, o en el que cuando llegaron las independencias, España había creado un legado que convertía a Hispanoamérica en la región más próspera del planeta, con un nivel de vida y una economía incluso superiores a las de la Europa de entonces y con unas ciudades (como Lima, Santa Fe de Bogotá o México), mucho más importantes que Londres, París o la Roma de aquel momento…Y fuimos quizá tan respetuosos y precavidos, que podemos afirmar que los problemas reales de las independencias americanas no fueron causados por España, sino por los trágicos y mal llamados “libertadores”, que en nombre de una falsa igualdad arrebataron a los indios sus derechos y sus tierras comunales, amparadas por las leyes y los derechos que los españoles habíamos decretado siglos antes.

Nuestra labor en América no tuvo absolutamente nada que ver con genocidios o esclavitudes, y sin embargo sí mucho que ver con el florecimiento en América de una nueva cultura que venía a cambiar para mejor la que nos encontramos al llegar. Descubrimos sociedades tecnológica y humanamente 3000 años atrasadas, generalmente inconexas entre ellas, que en su práctica totalidad practicaban el canibalismo y los sacrificios humanos, y a las cuales situamos a la cabeza del mundo en pocos siglos. Y es España la responsable de haber trasladado a América el urbanismo, el derecho, las economías estructuradas, la agricultura, las universidades, las catedrales, las técnicas arquitectónicas, la influencia del Renacimiento, la imprenta, la rueda, la escritura, la música o la fe, entre otras infinitas cosas. Fundamos 23 universidades en América que daban educación a casi 200.000 alumnos de todas las clases sociales y razas (Portugal no fundó ninguna en Brasil durante su periodo colonial, mientras que la Inglaterra colonial de entonces, por ejemplo, hasta ese momento se había preocupado más bien poco por educar a sus indígenas), y a través de la península, hacíamos llegar a América todas las corrientes intelectuales y las artes que la grandiosa España de entonces absorbía.

CAPITULO XII del testamento de ISABEL LA CATOLICA: «Por cuanto al tiempo que nos fueron concedidas por la Santa Sede Apostólica las islas e tierra firme del mar Océano, descubiertas e por descubrir, nuestra principal intención fue, al tiempo que lo suplicamos al Papa Alejandro sexto de buena memoria, que nos hizo la dicha concesión, de procurar inducir e traer los pueblos de ellas e los convertir a nuestra Santa Fe católica, e enviar a las dichas islas e tierra firme del mar Océano perlados e religiosos e clérigos e otras personas doctas e temerosas de Dios, para instruir los vecinos y moradores de ellas en la Fe católica, e les enseñar e doctrinar buenas costumbres e poner en elfo la diligencia debida, según como más largamente en las Letras de la dicha concesión se contiene, por ende suplico al Rey, mi Señor, muy afectuosamente, e encargo e mando a la dicha Princesa mi hija e al dicho Príncipe su marido, que así lo hagan e cumplan, e que este sea su principal fin, e que en ello pongan mucha diligencia, e non consientan e den lugar que los indios vecinos e moradores en las dichas Indias e tierra firme, ganadas e por ganar, reciban agravio alguno en sus personas e bienes; mas mando que sea bien e justamente tratados. E si algún agravio han recibido, lo remedien e provean, por manera que no se exceda en cosa alguna de lo que por las Letras Apostólicas de la dicha concesión nos es infundido y mandado».

¿Qué se cometieron atrocidades e injusticias? Sin duda, sí. ¿Qué hubo quienes utilizaron su poder personal para esclavizar a veces a los indígenas? También. Pero el 95% de las muertes acaecidas por aquel tiempo en América no son producto de las armas españolas, sino de los virus y enfermedades (como la gripe, la viruela, la escarlatina o el sarampión), que inevitablemente se transmitieron de España a América y de América a España entre dos mundos que hasta ese momento habían estado permanentemente aislados entre sí.

Por todo ello, creo que es deber de toda la comunidad Hispanoamericana conocer estos hechos, para no dejarnos seguir engañando por la leyenda negra creada por el mundo anglosajón y por quienes encabezaron las distintas independencias e hicieron creer a algunos que la bellísima historia común que tenemos no fue sino una vulgar y cruel escabechina. Con un poco de rigor histórico y cultura, descubrimos que lejos de ser aquello que esos dicen, la historia de España en América es uno de los periodos más hermosos y prósperos de la historia universal, porque España no fue a América para irse sino para quedarse, para construir y para fusionarse. Y fruto de ese aporte y de esa fusión son sus ciudades y sus gentes de hoy, que son el mejor ejemplo vivo de aquella gesta sin igual que hermanó para siempre a una comunidad de naciones que hoy engloba a 450 millones de personas.

Recogido de: http://laorejadejenkins.es/historia/la-gran-mentira-de-la-esclavitud-y-el-genocidio-espanol-en-america

FUENTE: “Guía políticamente incorrecta de la civilización occidental”, adaptación española basada en: The Politically Incorrect Guide to Western Civilization. Anthony Esolen y José Javier Esparza Torres. Ciudadela Libros, S. L. Madrid (2009). ISBN: 978-84-96836-56-3

83 comentarios en “LA GRAN MENTIRA DE LA ESCLAVITUD Y EL GENOCIDIO ESPAÑOL EN AMERICA (la otra versión)

  1. Es flipante como se puede publicar un articulo como este y quedarse tan pancho. Estudiar un poquito de historia prehispanica no le vendria nada mal a quien prtende justificar la “matanza”en el mal llamado nuevo mundo,Lo tuyo no se puede llamar eurocentrismo a secas, creo q tu justificacion raya en la ignorancia. y ademas es peligrosa para las mentes incautas.

    Le gusta a 1 persona

  2. Hace poco me suscribí a este blog. ¿Cómo hago para borrarme de tu lista? Eres libre de escribir, pensar y publicar lo que quieras, finalmente este es tu lugar de expresión. Del mismo modo yo soy libre de dejar de estar suscrita a tu blog.
    Lamento haberme equivocado, creí que tu línea era otra

    Le gusta a 1 persona

  3. Pasamos de la “leyenda negra” a la “leyenda blanca”. Es muy cierto que los Reyes católicos emitieron muchas leyes y cédulas reales que pretendían “proteger” a los naturales, precisamente se dieron muchas (algunos dirían que excesivas) normatividades al respecto y no era por otra cosa que por el excesivo y recurrente maltrato a los aborígenes americanos de parte de los colonizadores europeos, no sólo españoles. Lo que indicaba esta situación eran las constantes quejas de algunos miembros de las comunidades religiosas acentuadas en el nuevo mundo, como el caso más famoso del padre de las Casas. Es necesario recordar que, en primer lugar cuando se dio la conquista de América España no existía como Estado nacional, es decir, no era un país en el sentido actual del término y mucho menos la gente se decía o sentía española. En segundo lugar la conquista y posterior colonización de América fue una empresa privada, cada conquistador conseguía el capital financiero y asumía los riesgos de descubrir un nuevo territorio. Por eso por mucho tiempo se le cobró al indígena el capital invertido y la ganancia esperada. La corona recibía por medio de concesiones y ventas de derechos de conquista (se le llamaba el Quinto Real) su parte de la tajada de esta gran empresa. Por último, ese escritorzuelo cómo se atreve a comparar las conquistas del imperio romano a la empresa de germen capitalista de las por entonces nobles y perezosas gentes de Castilla y Aragon. Nota: los movimientos de independencia surgieron básicamente por una crisis de representatividad de la corona española al ser capturado Fernando VII por Napoleon Bonaparte y al no ser reconocido soberano su hermano José Bonaparte. La cosa es mucho más compleja, pero por ahí empieza la vaina, no por lo bueno o lo malo de la presencia española en América.

    Me gusta

  4. Basta echar un vistazo a la población de centro y sudamérica: son mayoritariamente indios. Ahora miremos a norteamérica…ay, la inmensa mayoría son blancos.
    Está claro que fue al revés, pero ahí están los ingleses, proyectando. Asquito me dan.

    Me gusta

    1. Cómo se le ocurre decir que la mayoría de la población de centro y suramérica son Indios. ¿Usted ha venido por acá? De dónde sacó esos datos tan absurdos. Muéstreme su fuente, porque yo le puedo mostrar varios estudios antropológicos y sociológicos de diferentes universidades que desmieten de cabo a rabo lo que usted está diciendo.
      Los indios que quedaron se salvaron de “maravillas” de la colonización como la mita y la encomienda. Le sugiero darse una pasada por los libros para que vea qué es eso.

      Me gusta

  5. Hay que analizar desde el principio… Colón embarcó a reos y condenados en sus viajes, cuando llegaron, vinieron a saquear y a matar al que fuese por llevarse el oro y plata de aquí, después vinieron con su religión y su santa inquisición. ¿El resultado cuál es? No hay que comer cuento de sus historiadores Españoles, nunca van a ser honestos, la realidad de la conquista es irrefutable.

    Me gusta

  6. Justamente el artículo tiende hacia una postura colonialista imbricada en la modernidad. El problema con la conquista no es buscar al culpable y a los cómplices (tendencia cristiana sobre la culpa) si no profundizar en la conquista ideologizante y sus repercusiones en las transgresiones ontológicas de los sujetos. Es decir, la conquista no se trata de buscar a los culpables o “agradecer” a los no culpables por su “inclusión” a una cultura externa. Si no la violencia, no necesariamente explícita, con la que los conquistadores impusieron en los conquistados una cultura que ellos no necesitaban, ni querían. Es por eso que sigue existiendo una resistencia a someterse a una cultura occiental dentro de aquellos pueblos que alguan vez fueron conquitados por los occidentales.

    Me gusta

  7. este articulo es absolutamente falaz, los españoles cometieron el genocidio mas grande de la historia de la humanidad, acá cultibavamos en terraza como en gracia, teniamos teatro con mascaras como en grecia y un conocimiento del cosmos cercano a la fisica de einstein cuando llegaron con la fisica newtoniana y toda la barbarie de la inquisicion que ella justificaba, el oro y la plata servian para fabricar los utensilios las mascaras los adornos rituales y ustedes ya con el valor artificial puesto por el hombre blanco a esos metales y se llevaron todo y mataron el 75 por ciento de la población originaria en tan solo 150 años, GENOCIDAS que descubrieron? acá ya estabamos y con una vida social mucho mas evolucionada que en europa que quieren justificar con este articulo, nada justifica la barbarie que hicieron acá repito GENOCIDAS.

    Me gusta

  8. Para el autor; Baje de esa nube de superioridad disfrazada, informese in situ, y no trate de justificar los crueles errores del pasado, este medio debe ser para enterarse de lo que verdaderamente sucedió, de lo cual hay demasiadas evidencias, sencillamente, nadie los llamó, y con los” complejos monarquicos y eclesiásticos” no pueden justificar “cultura y educación” la educación se la transmite, que educación podrían habernos transmitido Francisco Pizarro y muchos otros que hoy están en los libros y que son una verguenza para la historia.

    Le gusta a 1 persona

  9. Estoy muy de acuerdo connlammayorboarte del texto. Es verdad que los mismos indígenas se levantaron junto con los españoles para acabar con el poderío azteca y las muertes subsecuentes se dieron mayormente por las enfermedades desconocidas en América. El daño vino después, con los criollos que se apoderaron de tierras que no eran de su propiedad .
    Sin embargo la finalidad no era esclavizar a los indios sino terminar con su identidad y así fue, acabaron con los que detentaban el conocimiento y después con todos sus códices; para acabar con una cultura no es necesario matarlos, simplemente despareces a sus líderes con sus escritos y ya.

    Me gusta

      1. Los que quedaron vivos, por lo menos en mi país fueron los que se replegaron en territorios de difícil acceso para los invasores, como desierto, montañas altas y de intrincados caminos y por supuesto la selva. Por eso quedaron para contar el rollo, todos los otros del altiplano y donde llegó la mano española o fueron masacrados o terminaron muriendo en las peores condiciones de esclavitud. Puede consultar qué eran la mita y la encomienda por estas tierras. La esclavitud sí existió, y se esclavizaron negros e indios y las cosas son tan absurdas todavía en España, en pleno siglo XXI la xenofobia alcanza límites absurdos especialmente con latinos y marroquíes. ¿Con los ingleses hubiésemos estado mejor? ¡¡¡Por favor, a estas alturas y todavía con ideas colonialistas!!! Ni con los ingleses ni con los españoles. Con nosotros mismos, nuestras cosmovisiones, nuestras sociedades, es decir los que hubieramos sido sin la mano negra que tanta desgracia, enfermedades y muertos dejó por estas tierras.

        Me gusta

      2. Les sugiero se lean “La Verdadera Historia de la Conquista de la Nueva España” de Bernal Diaz del Castillo, soldado y escribano de Cortez , que cuenta con detalle la conquista de vuestro héroe Cortes, las matanzas de vuestros antecesores, y el robo de todo el oro, para la “ Gloria de España “.

        Se que no son sujetos a la crítica, y que recibiré una andanada de emails insultándome y tratando de tapar el sol con un dedo. Son unos idiotas, defendiendo lo indefendible, las matanzas a los Tainos, Aztecas, Incas y demás culturas americanas, muchas de ellas más avanzadas que las europeas, en la astrología, construcciones de ciudades y palacios, limpieza e higiene desconocida en Europa, como la costumbre de bañarse todos los días, las magnificas construcciones de MachuPichu, que en Europa ni soñar, el magnífico acueducto desde el bosque de Chapultepec hasta la ciudad de Tenochtitlán, que Bernal Diaz del Castillo, dice en su obra, que no habia ciudad de Europa que se comparare a la Ciudad de México .

        Todo el oro que robo España, y fue tanto que no supieron que hacer con el, además de regalarlo a la “Santa Madre Iglesia Católica”, conozco España y el altar en oro puro de 24 kilates de la Catedral de Toledo es un ejemplo de lo que digo.robaron tanto que no supieron que hacer con el.

        Repito que me gusta vuestra pagina y sus temas, ´pero no están acostumbrados a que los refuten, por eso de antemano espero una lluvia de insultos, por el solo derecho universal DE DISENTIR CON BASE, sobre las mentiras que escriben, sobre la conquista de América por los españoles.

        Sobre este mi continente Latinoamericano

        .No el vuestro!

        Camilo Yaryura

        Me gusta

  10. Muy buen articulo. Yo fuí educado por la leyenda negra sobre España. Luego reflexionando y sobre todo viajando por América, empecé a pensar diferente. Aquí en Uruguay, mientras estuvo España y hubo curas, los indios tenían derechos, propiedad, etc. Cuando vino la República, perdieron todo y hasta los exterminaron. Esa es la verdad.

    Me gusta

    1. Joder! Coño ustedes no se cansan con esa fabula de que España la mal llamada Madre Patria de todos los latinoamericanos, jodio y acabo con todo aquí en America, coño, no traten de justificar lo injustificable!

      Me gusta

      1. No me canso de explicar a los que defienden la no existencia de la Leyenda Negra, la asi llamada extermio de los pueblos de America por los primeros europeos que fueron los españoles, que se lean el diario de Bernal Diaz del Castillo, asistente directo y escribano de Cortes, quien escribió “La Verdadera Historia de la Conquista de la Nueva España”, quien detalla el adelanto de los Mexicas sobre los españoles, quien llega a escribir que la ciudad de Techochtitlan, (Mexico) por su esplendor, belleza y riquezas era superior a ciudades europeas como Roma, Vencecia, Florencia, Madrid y Paris, pero eso no lo vieron asi Cortes y sus cristianos, que destruyeron tan grande, adelantada y maravillosa ciudad, para robarse el oro de los Aztecas y de todos los pueblos que le eran vasallos. A fuerza los “convirtieron a Cristo”, los despojaron de todo, fueron sus esclavos y acabaron con todo el gran conocimiento que se perdió por la sed de oro, de los “cristianos”, Si no hay leyenda negra, hay negra realidad del genocidio de todos los pueblos americanos por los españoles “cristianos”.. Solo se salvaron los que np pudieron “Evangelizar” por lo lejos que estaban los pocos que se salvaron.

        Me gusta

  11. – Por desgracia las cosas no son ni blancas ni negras. Que tras la llegada de los españoles, la población de la mitad sur del continente americano sufrió una drástica disminución de la población es innegable.
    Innegable es que la monarquía hispánica, comenzando por la reina Isabel, promulgo toda una serie de leyes que buscaban el respeto de las vidas y los derechos de los pueblos asentados desde antiguo en aquel continente; del mismo modo que lo es el que el Consejo General de Indias se esforzó en hacer que esas leyes se cumplieran.
    – Pero también hay que reconocer, que hubo una gran parte de castellanos que llegaron a aquellas tierras que buscaban enriquecerse lo más rápido posible y por encima de todo, ya fueran indígenas o compatriotas.
    – Si nos fijamos en las guerras civiles del Perú que enfrentaron a Almagristas con Pizarristas, y luego a Pizarristas con los enviados de la corona para eliminar o al menos modificar drásticamente las encomiendas. Veremos que en sus batallas son apenas unos centenares los castellanos que se alinean en un bando y otro, y decenas de millares de indígenas, los que se alinean con unos y otros castellanos. Eso es fruto de que los imperios y reinos que existían en la américa precolombina nacieron también de la imposición violenta de unos pueblos a otros, y que unos y otros deseaban luchar por imponerse a sus enemigos ancestrales, y todo esto también es innegable.
    – Una gran parte de los indigenas que murieron en los primeros decenios de contacto con los castellanos, y es cuando más terrible fue la destrucción de la población, lo fueron por las enfermedades llegadas desde Europa y para las que no tenían defensas; y también fueron muchos los que murieron realizando trabajos, sino forzados, muy insanos, y basta con imaginarnos el trabajo en las minas.
    – Reconozcamos que muchos castellanos, y en general castellanos pobres, no dieron un gran ejemplo de hermanamiento con los pueblos de la actual hispano-américa, pero también que se mezclaron genéticamente mucho más de lo que lo hicieron en el norte del continente, y si las violaciones fueron innumerable, también fueron innumerables los que se enamoraron, como lo hizo el propio Francisco de Pizarro.
    – Yo me siento hermano de todos los pueblos del mundo,y ¿porqué no?, y más cercano a los pueblos de hispano américa con los que comparto lazos culturales. Creo que la unión hace la fuerza y que aunque siempre es sano revisar la historia y aprender de ella, lo estúpido es centrase en aquello que nos separa y no en lo mucho que nos une a todos.
    – No creo que nadie tenga que pedir perdón a nadie por lo que hicieron personas que murieron hace centenares de años, a veces uno no comparte los valores de sus padres, porque habría de pedir perdón por lo que hicieron sus tatarabuelos. Simplemente debemos aceptar la historia y buscar en ella lo que no creemos que fuese justo, para intentar no caer en el mismo error.
    – Para aquellos mis hermanos del otro lado del océano, no nos guardéis rencor por el pasado, pensad, entre otras cosas, que si vuestra sangre esta mezclada, más cerca estáis vosotros de los castellanos que siguieron a Colon que nosotros, y eso no es ni bueno ni malo, sólo es innegable.
    – Lo que si me gustaría es que los de aquí y los de allá aprendamos la lección, porque aún quedan pueblos indígenas, pueblos y poblaciones con menos recursos ,de todo tipo, que los privilegiados que hasta tenemos un ordenador para comunicarnos y aun sufren presiones y persecuciones, y esto sucede en todo el mundo y también en hispano-américa.
    – Un abrazo para todos desde el pueblo de Isabel la Católica y de Vasco de Quiroga.

    Me gusta

  12. O si muchas gracias por su gran legado de cultura y grandeza española, se los agradecemos, ahora tomen toneladas de oro junto con mas de 200 años de libertad y recursos.
    Y que les van a decir los europeos a los africanos en 200 años?, que ellos deben agradecerles a ustedes?.

    Me gusta

  13. En España tenemos mucho que agradecer, en ciertos sentidos al paso por estas tierras de pueblos célticos, Fenicios, Cartagineses, Romanos, Visigodos, Musulmanes… pero estas influencias culturales también entraron en muchas ocasiones a sangre y fuego, y también, en muchas ocasiones consiguieron adueñarse del control territorial aprovechándose del enfrentamiento entre los habitantes previos a su llegada, así ha sido la historia mundial a través de milenios, los pueblos (culturas, etnias…) se ponen en marcha en búsqueda de más tierras donde expandirse (por unos o por otros motivos) y someten con más o menos violencia a las poblaciones preexistentes.
    Dado que en este foro se hace referencia a las culturas prehispánicas del México actual, no se debería olvidar que también el Imperio Azteca se expandió sometiendo en ocasiones por la violencia a otros pueblos, los aztecas o mexicas no pudieron expandirse más al occidente por haber sido frenado por los tarascos, pero cualquiera de los dos imperios, Purepecha o Azteca, habría estado encantado de someter al otro por todos los medios. Cuando fue Hernán Cortés el que emprendió la conquista del Imperio Azteca, contó con el apoyo y colaboración de thascaltecas y totonacas (que suponían la mayor parte de sus fuerzas), pueblos sometidos por los Aztecas y con los que no se sentían muy a gusto.
    Leí hace mucho la impresionante obra de Bernal Díaz del Castillo, nacido a unos 25 kms de donde yo vivo, pero no me he quedado sólo en esa lectura, también en leído numerosos documentos del Archivo General de Indias, donde se relatan muchas de las injusticias que se comenten contra los pueblos prehispánicos en América, como esas injusticias son notificadas al Real Consejo de Indias, y como desde este se intenta tomar medidas para evitarlas.
    La historia es historia, sirve para aprender de ella e intentar mejorar para el futuro no para general y fomentar odios, que eso ya lo hicieron a la perfección Hitler, Stalin, Franco y tantos otros dictadores. No conozco país en el mundo que no se haya visto mezclado en atrocidades.
    Sería un poco tonto el divagar sobre que habría sido de mi país si los Aztecas hubieran conseguido una tecnología armamentística y de navegación superior a la de los europeos y hubieran sido ellos los que hubieran llegado a nuestras costas, pero si queréis podemos entrar en ese absurdo debate rencillista.
    La américa hispana no pasa por sus mejores momentos, sufrís de graves problemas económicos (a nosotros tampoco nos faltan), de gobiernos corruptos (tampoco nos falta algo de eso), de inseguridad ciudadana generada especialmente por el negocio de las drogas…, creo que sería más productivo que denunciarais y lucharais más contra esas lacras, que acordaros de lo que hicieron los españoles que fueron allí hace siglos y cuya sangre corre por vuestras venas.
    Y por último os recuerdo de nuevo que la corona y los intelectuales españoles de hace 500 años fueron los que se plantearon la legalidad de la guerra, de la conquista, o de la esclavitud y que legislaron contra ellas aunque esto se quedase en papel mojado antes de llegar a otro lado del océano.
    Por cierto como Mexicanos deberíais saber quien fue Vasco de Quiroga y lo que lucho por los derechos de los indigenas…

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s