Los abogados de La Esfera de los libros borraron varios nombres de supuestas amantes del rey

Los abogados de La Esfera de los libros borraron varios nombres de supuestas amantes del rey

“La vedette”, “la decoradora mallorquina”, “las dos Palomas” (una cantante y otra modelo), “la estrella del destape de impresionantes ojos verdes”, “la actriz jovencita”, “un par de amigas aristócratas de juventud”, “otra de nuevo cuño” y “otra más que iba contando por Madrid que estaba esperando un hijo suyo”… el recién publicado libro de Pilar Eyre, La soledad de la reina, está plagado de pistas sobre los supuestos escarceos amorosos del rey Juan Carlos.

Sin embargo, según ha podido saber Vanitatis, el manuscrito original del libro de Eyre contenía todos y cada uno de los nombres de las supuestas amantes del rey. Tras un minucioso estudio, los abogados de la editorial, La esfera de los libros, optaron por eliminarlos bajo los ya referidos pseudónimos, con el fin de evitar cualquier atisbo de problema legal no ya con la Casa Real, sino con las propias protagonistas de la historia.

Así, los letrados recomendaron preservar, bajo el paraguas de estas insinuaciones veladas, los nombres de esas mujeres, cuya amistad con el monarca ya era de sobra conocida por gran parte de la opinión pública. Precisamente lo más difícil para la autora fue desligar la  gran leyenda negra que circula en torno a este tema, el ruido y la intoxicación informativa, de lo que realmente sucedió con el jefe del Estado español.

Tan sólo aparecen en el polémico libro seis nombres propios. La razón de incluirlos responde al hecho de que ya existen referencias sobre estas féminas y su amistad con el rey en diversos artículos y libros de reconocidos periodistas como Raúl del Pozo, Pilar Urbano o Carmen Duerto. Lady Di, Julia Steinbush, Corinne Sayn-Wittgenstein, María Gabriela de Saboya, la condesa Olghina Nicolis de Robilant (exmujer de Robert de Balkany) y Sara Montiel fueron, según refleja Eyre en su obra, algunas de las mujeres que presuntamente intimaron con don Juan Carlos.

Casa Real elude hacer declaraciones sobre la incendiaria obra

Cabe preguntarse, no obstante, cómo habrán sentado las 519 páginas que componen La soledad de la reina en el Palacio de la Zarzuela. Por lo pronto, desde Casa Real aseguran a Vanitatis desconocer el contenido del libro, al tiempo que rehúsan hacer declaraciones sobre el mismo. “No opinamos sobre este tema”, concluyen.

La actitud de la institución para con la obra es de total indiferencia. De hecho, a día de hoy no se han puesto en contacto con la editorial ni con la propia autora y todo apunta a que no tomarán acciones legales.

Un hermetismo total en torno al libro

Debido a lo delicado de los temas que trata la obra y con el fin de evitar las posibles presiones que de ello pudieran surgir, Pilar Eyre mantuvo en todo momento en secreto la escritura del mismo. Ni siquiera sus amistades más íntimas conocían de su existencia. Tanto es así que, según ha podido saber este portal, algunas de ellas se molestaron al ver la publicación de una obra que, según Eyre, “se ha escrito desde el respeto”.

El día que la reina Sofía descubrió los escarceos amorosos del Rey

El día que la reina Sofía descubrió los escarceos amorosos del Rey

“Enero de 1976. La reina Sofía se dispone a dar una sorpresa a su marido, de caza en una finca de Toledo, apenas a hora y media de Madrid, y lo hace acompañada de sus tres hijos”. Todos ellos llegan a la casa-palacio en la que se aloja el rey, un edificio cuya fachada aparecía ante sus ojos con las ventanas y persianas cerradas, mientras el inseparable perro de don Juan Carlos merodeaba por los alrededores. El dueño de la casona intenta impedirle el paso y tartamudea dubitativo ante las preguntas de la reina, que impulsiva abre la puerta de la habitación. “La sorpresa se la llevó la propia Sofía, que a partir de ese momento ve cómo todo su mundo se desmorona y se sabe traicionada por el hombre del que estaba ciegamente enamorada”.

Éste es, tan sólo, uno de los pasajes, quizá el más impactante, del nuevo libro de Pilar Eyre, La soledad de la reina. Una obra que ha puesto patas arriba el Palacio de la Zarzuela, tocado ya de por sí por los últimos escándalos que afectan al duque de Palma, Iñaki Urdangarín. Eyre profundiza en su último libro en la personalidad de la reina Sofía y la presenta como una mujer sufrida y frágil, a quien su madre obligaba a perder peso, que se enamoró de Harald de Noruega, con el que estuvo a punto de casarse, y que presenciaba, con impotencia, cómo su marido reía y bailaba con amigas y exnovias varias.

Las otras sorpresas de la reina

Tras ese episodio, los reyes dejaron de compartir lecho y dormitorio, incluso planta del palacio. No era la primera vez que el rey “olía a tabaco, un poco a colonia, a licor fuerte, a cuero y a otra cosa más indefinible. ¿Cigarrillos perfumados, un algo fenenino?”. Tampoco sería la última. En otra ocasión, el rey ya estaba al tanto de la inminente llegada de su esposa al hotel de Granada en el que se alojaba. El alcalde del municipio, Kikín, fue el encargado de ponerlo sobre aviso. “Cuando el coche de doña Sofía atravesaba la ciudad camino de Loja, lo vio sentado en el comedor privado tomando una copa”.

Fue precisamente el regidor de la localidad el que ocupó el sitio de la dama que en ese momento acompañaba al monarca. Cuando la reina Sofía entró, don Juan Carlos “fingió disimular un bostezo y exclamó: ‘Tú por aquí, Sofi! ¡Vaya sorpresa más cojonuda!’, mientras le guiñaba un ojo al apurado Kikín, no repuesto del susto”. El libro desgrana, además, que la simple insinuación de la relación amistosa del rey con mujeres turbaba a doña Sofía, quien con el tiempo, y con los consejos de su madre, la reina Federica de Grecia, su suegra, doña María, y la abuela de su marido, la reina Victoria Eugenia, asumió que los españoles eran “muy malos maridos, y los Borbones ni te cuento“, tal y como le repetía esta última.

Pilar Eyre va más allá, y se atreve a afirmar que, tras la muerte de Franco, a don Juan Carlos “se le ofrecían todas“, unas 1.500 concretamente, bromea, haciendo hincapié, eso sí, en que un rey “está mucho más expuesto que cualquiera de nosotros a asedios y propuestas, Lo tenía muy fácil, la corona impresiona con su brillo”, señala.

Pilar Eyre: “La reina es una mujer engañada y con una vida conyugal que ha sido una auténtica tragedia”

Pilar Eyre: "La reina es una mujer engañada y con una vida conyugal que ha sido una auténtica tragedia"

La soledad de la Reina (Esfera de los Libros), la última obra de Pilar Eyre, se ha convertido en un singular y controvertido glosario de las presuntas aventuras extramatrimoniales del Rey de España, que según la propia periodista, han transformado a doña Sofía, con la que don Juan Carlos se casó en 1962, en una mujer que vive en silencio su propia tragedia griega. “La decoradora balear”, “la vedette”, “la estrella del destape de impresionantes ojos verdes”, “las dos Palomas” o “las aristócratas” son algunas de las mujeres con las que, tal y como relata Eyre, el Rey habría sido infiel a su esposa.

La princesa Corina Sayn-Wittgenstein, María Gabriella de Saboya, exmujer de Robert de Balkany, la condesa Olginha Nicolis de Robilant, o incluso la propia Sara Montiel aparecen en el libro como apasionadas amantes de Su Majestad, quien, según Eyre, decidió dar rienda suelta al gen Borbón [aquel que justifica que los descendientes de dicha dinastía son malos maridos] a la muerte de Franco, cuando se cumplían trece años de su enlace con la reina. “Desde entonces, doña Sofía es una mujer engañada, dolida y con una vida conyugal que ha sido una auténtica tragedia”, afirma ésta en conversación con Vanitatis.

“Hoy en día, el Rey se lleva bien con todas sus ‘amigas’. Menos con una. Por el contrario, la reina anhela los días felices con su marido”, manifiesta la autora, quien llama la atención sobre lo “varonil” y “fogoso” de don Juan Carlos. “Ella se entera de la primera infidelidad de su marido poco después de que El Caudillo falleciera. Cuando ésta se produjo, pusieron dormitorios separados y no volvieron a funcionar como matrimonio nunca más. Tras ese episodio, se fue a la India con su madre y sus hijos con la intención de separarse. Luego volvió y aceptó su destino, a pesar de que desde entonces cada uno hace su vida”, prosigue la escritora y experta en Casa Real.

Sobre la relación actual de los Reyes, afirma: “No hablan en ningún idioma en especial, porque sencillamente no hablan. No tienen roce. Nunca ha planeado la sombra del divorcio, porque siempre han luchado por el trono de España y saben cuáles son sus responsabilidades y sacrificios. Doña Sofía, desde el primer desliz, se ha puesto su máscara y se ha limitado a actuar como una reina. No creo que acepte sus circunstancias, pero no le queda otra. Actualmente, su único objetivo es que su hijo sea rey. Es la mujer más sola del reino, esa es la frase que mejor la define”.

La mujer más sola de España

Pero el drama de la reina Sofía iría más allá.  “Es una mujer desgraciada, hasta el punto de que actualmente teme que se esté reproduciendo la misma situación que cuando, durante la época de Franco, la espiaban.  Ahora no para de llorar y, con todo lo que está sucediendo con lo de Urdangarin, piensa que tiene los teléfonos intervenidos”, afirma Eyre. “La reina no tiene amigas, ella misma lo dice de forma natural. No tiene a nadie en quien confiar: solo su hermana Irene y su prima Tatiana. No ha explicado sus penas a nadie. En torno al Rey, hay una camarilla, porque es un profesional de la seducción, todo el mundo le adora… Ella apenas habla español, nadie comprende sus emociones, sus aficiones”, añade.

En el libro de Pilar Eyre es el Rey, a través de sus hipotéticas relaciones extramatrimoniales, quien se convierte en piedra angular en la biografía de la soberana. En cambio, ella, según Eyre, siempre ha sido fiel a su marido. “No he conseguido demostrar las infidelidades que le atribuyen a la reina. Dicen que si un músico, que si tiene un piso en Londres con no sé quién, un indio, un arquitecto del entorno de El País… Nadie me ha confirmado esto”, concluye la periodista. Sin embargo, la reina nunca habría gozado del cariño de los amigos del monarca. “Los íntimos del Rey con los que he hablado no me han confesado tener mucha simpatía por ella. A ella tampoco le gustan”. De ahí la soledad de la reina.

Fuente: http://www.vanitatis.com

Anuncios

3 comentarios en “Los abogados de La Esfera de los libros borraron varios nombres de supuestas amantes del rey

  1. Bueno, sobre los demás datos no tengo información al respecto, así que no puedo opinar, pero sí sé que la reina habla español perfectamente, lo de “apenas habla español” me parece una hipérbole. Por lo demás, felicidades por la web, suelo seguirla, comparta o no todas las opiniones que aquí se vierten. Un saludo.

    Me gusta

  2. y que hay sobre su protagonismo en lo del Club Club Bilderberg???
    para mi que se le esta tratando de dejar como victima siendo que es un lobo feroz ¡¡¡¡¡ no me lo trago…

    Me gusta

  3. ya son conocidos los deslices de bragueta de su majestad. Lo peor de todo, es que se lo hemos pagado nosotros, sin ir más lejos, los 500 millones de pesetas que el Gobierno de Felipe González le pagó a Bárbara Rey para que no hablara. Y qué decir de sus 1.800 millones de euros de patrimonio que ha sido publicado en la revista FORBES? Este Borbón es una lacra para nuestro país..menos mal que ya está muy cascado y le queda poco.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s